Sociedad

QUIÉN SOY

Charo Raya, "positiva" y "terrenal" en el textil

"Me gusta mucho crear, inventar, diseñar..., y todo lo que he hecho ha sido a base de currar", dice la modista

Charo Raya.
Charo Raya.
S.E.

Nació el 13 de diciembre, día de Santa Lucía, patrona de las modistas, y desde pequeña se acostumbró a la aguja. Se llama Charo Raya Ibar (Huesca, 1964) y cree que al nacer “ya iba marcada” para tener una vida dedicada al sector textil. “Mi madre siempre ha cosido, y a mi me ha gustado inventar..., desde cría, no he estado nunca quieta, me ha gustado hacer muchas cosas”.

Sus padres llegaron a Huesca desde la Huéscar granadina, muy jóvenes. Rememora sus años en el Colegio Pío XII y resalta “ese recuerdo de tener siempre una casa abierta y alguien dentro”.

Fue de las que inauguraron el IES Lucas Mallada “y en el verano del último curso, empecé a hacer Corte y confección del sistema Martí, un título que no es homologado, pero es muy reconocido. Lo trabajado se mandaba por una modista de Huesca a Barcelona, y allí te evaluaban y te daban el título”.

Tiene claro que “me condicionó ser mujer. Me gustaba mucho el diseño, me dieron algún premio, pero me tenía que ir de Huesca y esto Antonio Raya, no lo llevaba tan bien”. Siguió pues con la formación a distancia: patronaje industrial, diseño… “Me gusta mucho crear, inventar, diseñar… Igual he hecho ropa para teatro que un vestido de novia, o he forrado placas solares, he hecho pañoletas de San Lorenzo para mascotas, banderas, delantales… Trabajo sin barreras, hasta donde llegue”.

Lleva en el sector 33 años. “Empecé como franquicia, pero yo hacía ropa que gustaba más que la que vendía a través de la franquicia. Antes de establecerme ya le hacía ropa a Cabrero e Hijos, luego hostelería, batas de colegios…”. En Ramón y Cajal -“yo siempre en el Perpetuo Socorro”- tiene abierta al público Zarzamora desde hace años, y doce meses atrás “comencé con la academia, que es grata desde que empiezas hasta que te vas. Lo tengo lleno, de 9 de la mañana a 9 de la noche, grupos de dos horas. Hay un porcentaje muy pequeño que se quiere dedicar a esto, y algunos vienen como terapia, que la pandemia ha hecho mucho daño…”.

De su trayectoria profesional hace un balance “positivo, a pesar de las temporadas malas que pasas; soy autónoma, que es igual a sola, y si la lías, la lías sola. Además, yo soy muy positiva”.

Rememora con orgullo “cuando estuve enferma y tenía que llevar pañuelo, manga larga… Soy muy terrenal, me gusta solucionar el problema de aquí y con Mey Rabell, de Peluquería Savalli, creamos Oncovital”, una página web (https://www.oncovital.com/) con información y venta de turbantes y productos estéticos oncológicos, y una tienda de pelucas en la calle Fatas, 3-5. Con este proyecto ganaron la IV edición del Premio a la Cooperación entre Empresarias Aragón, en 2013.

De la pandemia de covid, explica que “la pasé trabajando, haciendo mascarillas y muchas cosas más. Di todo el servicio que pude. Era como si nos hubiera tocado vivir una catástrofe”.

Cree Charo Raya que el concurso de televisión Maestros de la costura “tiene bastante éxito y ha enganchado a gente a esto de la aguja”, y satisfecha con la marcha de su carrera, añade: “Cuando me metí en este mundo, no era nadie y todo lo que he hecho ha sido a base de currar”.

Etiquetas