Actualidad

aglomeraciones

El primer fin de semana sin alarma deja escapadas y botellones

En Barcelona se desalojó a más de 9.000 personas que participaban en aglomeraciones durante la noche del sábado

Una agente de policía pide a una pareja que se ponga la mascarilla, en la zona del Born de Barcelona, durante la noche del sábado.
Una agente de policía pide a una pareja que se ponga la mascarilla, en la zona del Born de Barcelona, durante la noche del sábado.
EFE

El primer fin de semana completo tras el fin del estado de alarma estuvo marcado por los desplazamientos de muchos ciudadanos que, tras meses sin poder hacerlo, aprovecharon para escaparse a la costa o al pueblo mientras que se volvieron a suceder algunas escenas de botellones y aglomeraciones.

Aunque los incidentes no fueron generalizados, en algunos puntos como la ciudad de Barcelona la noche del sábado se saldó con el desalojo de más de 9.000 personas que participaban en concentraciones multitudinarias y botellones.

Según informaron a Efe fuentes del Ayuntamiento de Barcelona, el principal punto de la capital catalana en el que se registró una concentración más masiva fue la playa de Sant Miquel, donde los agentes dispersaron a unas 2.000 personas.

En la ciudad de Madrid, que celebró el fin de semana sus fiestas patronales de San Isidro, el Ayuntamiento destacó que la celebración fue “ejemplar” sin que se hayan producido apenas incidencias destacadas y lejos de las imágenes de aglomeraciones masivas y botellones del pasado fin de semana.

En Salamanca, Pamplona, Aragón o Murcia también se registraron algunos incidentes como una macrofiesta con 151 personas en una fábrica abandonada en el barrio pamplonés de Echavacoiz o la detención de dos hombres tras una riña al cierre de los bares de una zona de ocio de la capital murciana.

El Gobierno insistió en lanzar un mensaje para que la ciudadanía disfrute pero siempre siguiendo las recomendaciones sanitarias, tal y como subrayó este domingo, el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, que advirtió a los jóvenes que participaron en grandes aglomeraciones que “deben ir con cuidado”.

Escapadas a la costa

Pero más allá de estas escenas, lo que más ha dejado este primer fin de semana sin restricciones a la movilidad entre comunidades son las escapadas, ya sea a la costa, a la montaña o al pueblo, y los reencuentros familiares tras meses sin poder hacerlo.

Un cierto retorno a la normalidad previa a la pandemia que se reflejó especialmente en las playas de Levante y en las carreteras: los desplazamientos para salir de Madrid desde el viernes aumentaron un 50 % respecto a los que se produjeron la semana anterior y son similares a los que se registraban un fin de semana de mayo anterior a la pandemia, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Un incremento que obligó a habilitar este domingo por la tarde carriles de sentido contrario al habitual en la autovía de Burgos (A-1), la autovía de Valencia (A-3) y la autovía de Extremadura (A-5), de entrada a Madrid, las tres carreteras con más problemas de tráfico, aunque las complicaciones han afectado a prácticamente todas las vías de salida de la capital.

Etiquetas