Actualidad

CONGRESO

El Periodismo de Altura sobrevuela por las vacunas y la realidad de Afganistán

En el encuentro celebrado en Castejón de Sos se recordó a David Beriáin y asistió su viuda, Rosaura Romero

Participantes en el Encuentro Periodismo de Altura.
Participantes en el Encuentro Periodismo de Altura.
S.E.

El recuerdo del reportero David Beriáin, asesinado en Burkina Faso y asiduo colaborador de esta cita, presidió el encuentro de Periodismo de Altura este viernes en Castejón de Sos, recuperado en esta vigésimo séptima edición en un momento crucial a nivel mundial. La pandemia y los problemas en Líbano, Siria o Afganistán, abordados en sendas mesas redondas, evidenciaron la transformación profunda hacia un mundo nuevo. Beatriz Barrabés, directora de RTVE en Aragón, invitaba a buscar “las oportunidades” que se abren tras la crisis, mientras Miguel Ángel Idígoras, excorresponsal de RTVE en Rabat y Londres, habló del peligro que puede originar “la desorientación” colectiva al desmoronarse los principios inamovibles de occidente. El organizador, Enrique Serbeto, consideró, al hilo de Afganistán, que “el liberalismo democrático está en situación de franca minoría”, ante la mirada impasible de Europa, como lamentó Amador Guallar, experto en Afganistán, “hasta que el problema llegue en forma de oleada migratoria o masacre con una bomba”, aseguró.

Beatriz Barrabés, Miguel Ángel Idígoras y Cristina Monge, con Enrique Serveto, en la primera mesa de debate.
Beatriz Barrabés, Miguel Ángel Idígoras y Cristina Monge, con Enrique Serveto, en la primera mesa de debate.
S.E.

Un tejido traído desde Burkina Faso por el propio Serbeto presidió el Periodismo de Altura en recuerdo de Beriáin, presente en un audiovisual con momentos de su paso por el encuentro en hasta tres ocasiones. “Es una persona muy querida. Tuve una relación personal muy buena con David, muy campechano, amigo de sus amigos. Vivió haciendo lo que quería. Quería hacer esto, quería esta vida, no quería otra, y buscó el medio que le ayudase a hacerlo que fue la Voz de Galicia. Fue un excelente reportero de guerra y un innovador que montó su propia productora”, apuntó Serbeto expresando “una tristeza enorme” por su muerte.

Rosaura Romero.
Rosaura Romero.
S.E.

La viuda de Beriáin, Rosaura Romero, recordó que le había acompañado a Castejón en un par de ocasiones. “Siempre nos hemos sentido muy acogidos. Le teníamos mucho cariño a este encuentro y cuando me llamó Enrique decidí venir porque había que estar aquí”, aseguró emocionada. El hondo reconocimiento a Beriáin cerró una jornada que inauguró el alcalde de Castejón, José Manuel Abad, en representación del Ayuntamiento, que colaboró en la organización con la Diputación Provincial de Huesca y la Asociación de Periodistas de Aragón.

“La tenacidad y la paciencia” son las recetas de Serbeto para atraer al plantel de participantes que, edición tras edición, se da cita en Castejón. “Siempre encuentro esa facilidad y amistad. No tengo más que agradecimiento para estos colegas que vienen aquí”, aseguró abriendo una jornada que, bajo el genérico ¿Cómo salimos de esta? Invitó a la reflexión. En primer lugar, se abordó El futuro después de la vacuna, “un debate abierto pero necesario”, consideró Serbeto, y en el que Barrabés apostó por un nuevo escenario. “Después del horror de la pandemia, terrible en pérdidas, sobre todo de vidas, se abre una oportunidad. Oportunidad en volver a mirar a lo público con el apoyo a la sanidad pública y la pregunta de si queremos crear una sociedad de cuidados, con un nuevo modelo de residencias. Y en lo económico, con la llegada de fondos europeos, incidir en la digitalización y las políticas ambientales, reconduciendo el rumbo de la sociedad”. Barrabés apeló a las políticas de estado frente a las cortoplacistas y a la responsabilidad individual, “la pandemia ha puesto el acento en la ciudadanía”, dijo.

Por su parte, Idígoras abundó en los riesgos de un cambio de orden mundial previo a la pandemia. “Son tiempos de pérdida de conceptos claros, de principios históricos incuestionables. No es solo la pandemia, no sabemos a qué atenernos. Lo que hace unos años era inamovible ya no lo es y esto crea temor, y el miedo puede generar violencia porque no sabemos cómo responder a esta situación”, aseguró poniendo el foco en las nuevas generaciones a quienes no se está transmitiendo seguridad. La politóloga Cristina Monge completó la primera mesa redonda.

Los problemas para los que no se han encontrado vacunas, el ejemplo de Líbano, Siria o Afganistán tomaron el relevo de más actualidad que nunca, ya que el tema, como confesó Serbeto, se escogió previamente a la crisis en Afganistán. Juan José Escobar, embajador de España en Bagdad; Natalia Sancha, ex corresponsal de El País en Beirut, y Amador Guallar, freelance y experto en Afganistán, abordaron este escenario. “Me invitaron antes de que pasase el desastre humano, político y económico para los afganos y los demócratas”, dijo Guallar, lamentando que el pueblo afgano haya perdido la fe en la democracia permitiendo a los talibanes apropiarse del país. Incidió también en la riqueza de los recursos afganos (petróleo, diamantes, etcétera) y cómo China se ha ido apropiando de ellos tratando con los talibanes y alejando a Estados Unidos. 

Etiquetas