Actualidad

ENCUESTA HENNEO / INTENCIÓN DE VOTO

El PP eleva a 4,5 puntos su ventaja sobre el PSOE y podría gobernar con Vox

Casado y Abascal se quedan al borde de la mayoría absoluta; Sánchez y Díaz tendrían casi imposible gobernar

Intención de voto y valoración del gobierno
Intención de voto y valoración del gobierno
Henar de Pablo

El PP de Pablo Casado ganaría hoy unas elecciones generales con 4,5 puntos de ventaja sobre el PSOE, y podría gobernar con los apoyos de Vox. Así lo señala la encuesta elaborada por el Instituto DYM para HENNEO que en el último mes refleja un claro crecimiento de los populares, un retroceso de los socialistas y de Vox, y un leve ascenso de Unidas Podemos.

Esta tendencia coincide con el congreso del PSOE que certificó el liderazgo de Pedro Sánchez y con el pacto para subir el salario mínimo, pero también con el constante incremento del precio de la luz y con los primeros compases de la negociación presupuestaria, enturbiada por las palabras de Otegi (Bildu) en las que relacionó el apoyo a las Cuentas con la situación de los presos de ETA.

Según el estudio, el PP obtendría el 29,2% de los votos y entre 124 y 129 escaños, 40 más que ahora. En segundo lugar, el PSOE de Pedro Sánchez lograría el 24,7% de los sufragios y de 96 a 100 actas, con lo que perdería entre 20 y 24. Por detrás aparecerían Vox (14,6% y de 46 a 50 diputados, ahora tiene 52) y UP (13,2% y de 31 a 34 escaños, frente a los 35 que logró en 2019). Más País tendría dos o tres escaños (ahora tiene tres) y Cs caería de diez a dos representantes.

En este escenario, la suma de PP y Vox aglutinaría al 43,8% de los votantes, frente al 37,9% de la actual coalición de socialistas y UP. Un hipotético pacto entre Pablo Casado y Santiago Abascal obtendría de 170 a 179 diputados, con lo que rozarían o superarían el listón de la mayoría absoluta (176 escaños), mientras que Sánchez y Yolanda Díaz pasarían de sus actuales 155 a 127-134 escaños, con lo que tendrían casi imposible permanecer en la Moncloa incluso con el apoyo de grupos minoritarios.

Con respecto a septiembre, Casado crece 3,1 puntos y el espacio liderado por Díaz sube cuatro décimas. El PSOE es el principal perjudicado y cae 1,3 puntos, mientras que Vox baja un punto. Si la comparación se establece con las generales de 2019, los populares avanzan 8,2 puntos, el PSOE cae 3,6, Vox pierde seis décimas y UP gana 0,2.

Los datos de intención directa y fidelidad ofrecen más detalles sobre el buen momento del PP. En febrero, el 24% de los votantes populares de 2019 decían que se decantarían por otras opciones o por la abstención. Ahora, en cambio, la fidelidad de su electorado ha escalado al 87,1% y Casado convencería también al 22,5% de los antiguos votantes de Cs, al 6,7% de los socialistas y al 6,4% de los electores de Vox. El PP se colocó en cabeza en mayo, coincidiendo con las elecciones madrileñas. Desde entonces, Casado se movió en el entorno del 28%, hasta que en septiembre, en el marco de las tensiones por el liderazgo del PP de Madrid, cayó al 26,1%. Superado ese episodio, repunta ahora hasta el 29,2%, su mejor dato.

En el caso del PSOE, la tendencia es la opuesta. Tras una subida en septiembre, después de la renovación del Gobierno, en octubre la fidelidad de su electorado ha caído del 73% al 69%, y tiene saldos negativos hacia el PP (6,7%) y hacia Unidas Podemos (0,5%). Y, sobre todo, es el partido que más indecisos tiene (12,7%) entre las cuatro mayores formaciones.

Vox, por su parte, prosigue su lento desgaste, suma su tercer barómetro a la baja, su fidelidad ha caído del 92% de julio a un 78%, el segundo más bajo, solo por delante del PSOE. La formación de Abascal pierde votantes hacia el PP y un 8,7% de sus electores de 2019 dice ahora que no votaría o que está indeciso.

Unidas Podemos encadena su quinto mes al alza y suma 3,9 puntos desde que Pablo Iglesias abandonó la política. El espacio morado está, por primera vez, por encima del resultado que logró en las generales de hace dos años. A falta de que Yolanda Díaz confirme si concurrirá a las próximas elecciones, el electorado morado muestra síntomas de activación y alcanza una fidelidad del 79%, casi veinte puntos más que en mayo, cuando apenas llegaba al 60%. El espacio morado arañaría algunos votantes del PSOE y, sobre todo, de Más País: el 9,4% de quienes votaron a Íñigo Errejón en 2019 se decantarían ahora por UP, mientras que solo el 0,7% de quienes apoyaron a Iglesias hace dos años cogerían ahora la papeleta errejonista, que cae en un mes del 3% al 2,2% -su mínimo desde febrero-.

En cuanto a Ciudadanos, encadena su tercer barómetro a la baja, cae dos décimas más -hasta el 3,7%- y retendría a menos de cuatro de cada diez de sus votantes. 

Etiquetas