Actualidad

POLÍTICA NACIONAL

Sánchez cumple la mitad de su mandato y confía en que la coalición resista

El presidente tiene la intención de convocar elecciones a finales de 2023, cuatro años después de las anteriores

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.
Emilio Naranjo / EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llega este miércoles al ecuador de la legislatura pendiente de confirmar la aprobación de unos nuevos presupuestos, con mensajes de optimismo sobre la recuperación económica y convencido de que su alianza con Unidas Podemos resistirá hasta 2023.

Dos años después de la cita con las urnas del 10 de noviembre de 2019 y tras dejar atrás dos estados de alarma, España está recobrando la normalidad que le arrebató la pandemia de coronavirus, y desde el Ejecutivo se resalta que “quedan muchas cosas por hacer y se van a hacer” en lo que queda de mandato.

La legislatura alumbró el primer Gobierno de coalición de la actual etapa democrática, y a pesar de los roces entre los socios a cuenta de la reforma laboral o de muchas otras cuestiones, el pacto ha sobrevivido y, según afirman a Efe fuentes de Moncloa, Sánchez no tiene duda de que seguirá en vigor hasta que convoque unos nuevos comicios.

Lo hará, afirma repetidamente, cuando toca, a finales de 2023 y coincidiendo con la presidencia semestral española de la Unión Europea.

En el tiempo que resta hasta entonces, el Gobierno espera que los ciudadanos constaten los beneficios de las medidas sociales que ha ido aprobando, y que, tras la crisis provocada por la covid-19 y el ejemplo que considera que ha sido España en el proceso de vacunación, perciban nítidamente que se está logrando lo que se ha convertido ya en el lema de la actual etapa de gestión, una “recuperación justa”.

Confían en que eso permita dar un giro a las encuestas que vaticinan un escenario con el PP al alza, y que otras circunstancias como la polémica pública de este partido en Madrid soplen también a favor de las aspiraciones de Sánchez.

Con Pablo Iglesias ya como parte del pasado, no hay duda en el lado socialista de que la vicepresidenta Yolanda Díaz va a seguir intentando capitalizar iniciativas “de relumbrón” y les va a culpar de resistirse a ir más allá en algunas de ellas.

“Pero eso está asumido”, aseguran las fuentes antes de recordar que hasta ahora todos los roces se han ido puliendo y reconocer que conforme se acerquen las elecciones “el camino puede ser más tortuoso, pero se recorrerá hasta el final”.

Sánchez afronta la segunda mitad de mandato tras una drástica renovación de su Gabinete en la que apeó a pesos pesados como Carmen Calvo y José Luis Ábalos, y a colaboradores tan cercanos como Iván Redondo.

Su sustitución por Óscar López fue uno de los movimientos que contribuyó a cerrar heridas y lograr la unidad socialista, un objetivo que marcó el 40 Congreso Federal del partido.

La apreciación generalizada en el Gobierno es que parece que han pasado más de dos años, que la pandemia ha provocado esa percepción temporal y que, aunque ha robado meses de gestión, ha dado pie a medidas que han evidenciado las señas de identidad del Ejecutivo.

Los ertes, las decisiones en apoyo de los más vulnerables ante la crisis, la puesta en marcha del ingreso mínimo vital, la subida del salario mínimo... consideran que son ejemplo de esas medidas que van a ayudar a una recuperación.

Etiquetas