Aragón

#CONTRALADESPOBLACION

Una "autopista" de megas para volver al pueblo

El medio rural resalta la oportunidad que brinda contar con internet de calidad para el asentamiento de población

Una "autopista" de megas para volver al pueblo
Una "autopista" de megas para volver al pueblo
S.E.

HUESCA.- Con unos 80 vecinos, Castelflorite es un pueblo totalmente conectado a internet con fibra óptica. Lo necesitan aunque solo sea para regar, porque estos agricultores monegrinos levantan la "tajadera" con una aplicación desde el móvil.

Toda la Comunidad de Regantes de San Pedro controla el campo desde el sofá de casa o desde cualquier lugar. Fue una de las primeras localidades en las que se instaló la fibra óptica con el Plan de Extensión de la Banda Ancha, impulsado por la Diputación Provincial de Huesca, para llevar internet de calidad a 321 núcleos de más de 20 habitantes. Este programa llega a su fin y, la apuesta de la Diputación Provincial de Huesca es continuar con otro para dar servicio a los de menos de 20 vecinos.

La fibra óptica abre posibilidades de futuro en los pueblos, estima el alcalde de Castelflorite, Pedro Loscertales, que se pregunta por qué no podría instalarse una tienda virtual desde allí como la famosa Aceros de Hispania con la que Ricardo Lop fue pionero en 1999 en el comercio electrónico y vende cuchillos a todo el mundo desde Castelserás (Teruel).

Pero las posibilidades son infinitas y la pandemia ha acelerado los procesos de teletrabajo y también el deseo de mucha gente de volver al medio rural. Además, la necesidad de los escolares y estudiantes de la teleformación o incluso de avanzar en la telemedicina evidencian la urgencia y el acierto.

Ese deseo de conectar con el medio rural se ha notado en los últimos meses, en los que Robres o Aínsa-Sobrarbe han aumentado su población. Desde marzo hasta principios de noviembre, Robres ganó 33 vecinos hasta sumar 532 habitantes y Aínsa, 52 hasta los 2.332.

El alcalde de este último municipio, Enrique Pueyo, atribuye el incremento de población a razones como "la llegada de gente de entre 25 y 40 años, profesionales autónomos que buscan una vida más tranquila en lugares con menos población y con ese espíritu libre de contacto con la naturaleza". Por otro lado, a la posibilidad con la que mucha gente se ha encontrado en esta pandemia de poder teletrabajar y, en este sentido, cree que la implantación de la fibra lo ha permitido.

La pandemia ha disparado la demanda de internet en el medio rural. La empresa que ha desarrollado el Plan de Extensión de la Banda Ancha de la Diputación, registró un incremento en la demanda de servicios entre junio y agosto de más del 100 % con respecto al pasado verano.

"Internet es la mejor carretera que se puede hacer a los pueblos", decía el alcalde de Albalatillo, José Andres Casaña, hace ya tres años en los comienzos de la sección #contraladespoblación de este diario. Entonces, se estaba iniciando ese Plan de Extensión de la Banda Ancha, que se completa ahora.

Nació precisamente para cubrir las zonas a las que no llegaban ni las compañías de telefonía por iniciativa propia ni el resto de programas ámbito estatal o autonómico, como el ConectAragón del Gobierno de Aragón, del que muchas localidades se han quejado porque llegaba al pueblo pero no a los domicilios. Embou, anunció que iba a desplegar la fibra en más de 100 localidades de todo Aragón. Ahora, la Diputación se encuentra a la espera de ver qué sucede con los planes de Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico para saber dónde pueden intervenir. Ahí donde no llega nadie. El presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, apuesta por seguir trabajando en "la universalización de la banda ancha".

Desde entonces, la mención a la necesidad de la implantación de la bancha ancha o de las oportunidades que ofrece cuando llega es una constante en el medio rural. Ansó, por ejemplo, con el objetivo de frenar la sangría de población que ha sufrido en los últimos 30 años participa en el proyecto "Smart Rural Areas in the 21st Century" (pueblos inteligentes), creado para impulsar soluciones ante la Europa vacía.

La extensión de la banda ancha es precisamente uno de los puntales sobre el que se sustenta un proyecto que apuesta por la generación de energía sostenible, la creación de una "coworking" y talleres para artesanos o la construcción de una "vivienda trampolín" para facilitar el asentamiento de la población, según resume su alcaldesa, Montse Castán.

El confinamiento ocasionó algún retraso en la llegada de la banda ancha a pueblos que se encontraban en pleno despliegue como Puyarruego. En otros, como en Charo, varias empresas pequeñas localizadas allí pudieron mejorar su gestión, como explicaba en abril María Teresa Castillón, de la empresa Sobrarlimp.

En Biscarrués, iniciaron en el primer trimestre del año un proceso de participación pública para luchar contra la despoblación y una de las demandas era precisamente la banda ancha. Daniel de Buen, uno de los poco veinteañeros vecinos del municipio, ponía el acento en la mejora de la carretera y en el servicio de internet.

Él, que vive entre Biscarrués y Erés, donde trabaja las tierras con su padre, explicaba la paradoja de que en Erés, con entre 7 y 10 personas, ya tenían fibra con el plan de la DPH, mientras que en Biscarrués, no. En esta localidad, llegó con el programa Conectaragón por lo que tuvo que quedarse fuera del plan provincial y funciona peor, indicaron los impulsores del programa de participación.

Expertos en despoblación como Vicente Pinilla, catedrático de Historia Económica de la Universidad de Zaragoza y coautor con Fernando Collantes de un libro sobre la despoblación, ponía el acento a principios de año en apostar por políticas que se diseñen "de abajo a arriba" y adaptadas al territorio. "Deberíamos contar con la gente, ver qué oportunidades le interesan y acompañarla con colaboración público-privada de abajo a arriba. Que no hay banda ancha, entonces tendremos que proporcionarla. Por ejemplo, qué pasa si en el hotelito rural no hay conexión a internet, entonces sí hay un lugar para las políticas".

Por su parte, Luis Antonio Saez, apuesta en general por una acción coordinada entre las administraciones para abordar la despoblación. De ahí, ha de salir el futuro plan para llegar a los núcleos con menos de 20 vecinos.

Etiquetas