Aragón

obras públicas

La A-68 entre Figueruelas y Gallur entra en servicio

Los 14 kilómetros de autovía potencian el Corredor Cantábrico-Mediterráneo

Àbalos y Lambán, participan en la puesta en marcha del tramo Figueruelas-Gallur de la autovía A-68.
Àbalos y Lambán, participan en la puesta en marcha del tramo Figueruelas-Gallur de la autovía A-68.
EFE

La provincia de Zaragoza cuenta con 14 nuevos kilómetros de autovía tras la puesta en servicio este miércoles del tramo de la A-68 entre Figueruelas y Gallur, que potencia el corredor Cantábrico-Mediterráneo.

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos y el presidente de Aragón, Javier Lambán, junto a otras autoridades, inauguraron este miércoles esta infraestructura, reivindicada desde hace más de 30 años por los municipios de la zona y que ha supuesto una inversión de más de 60 millones de euros. De esta manera, restan aproximadamente otros quince kilómetros desde Gallur hasta Mallén para completar el desdoblamiento de la N-232, lo que permitirá circular de manera continuada por unos 83 kilómetros de autovía, desde Zaragoza hasta prácticamente Alfaro (La Rioja), una vez finalicen en el último cuatrimestre de 2022 las obras.

Ábalos insistió en la importancia de invertir en el eje carretero del corredor Cantábrico-Mediterráneo, pues supone la conexión de 10 millones de habitantes y el 21 por ciento del PIB nacional.

La actuación entre Figueruelas y Gallur supone la duplicación de la calzada y el acondicionamiento de la N-232, con alta siniestralidad, a lo largo de 14 kilómetros, que se unen a los 28 ya en servicio entre Zaragoza y Figueruelas.

Ábalos cifró en 650 millones la inversión para mejorar las comunicaciones en Aragón, con más de 50 kilómetros nuevos de autovías, a los que este verano se sumarán más de 100 kilómetros de autopista en Zaragoza con la liberación de la AP-2,

Lambán destacó que la puesta en servicio de la A-68 supone la “realización de una reivindicación” mantenida “con fuerza” en la comunidad durante 30 años. 

El tren Avlo inicia su actividad

El servicio de alta velocidad de bajo coste de Renfe, Avlo, calienta los motores ante su inminente estreno comercial el próximo 23 de junio en el corredor Madrid-Barcelona, con cuatro circulaciones diarias por sentido, y realizó este miércoles su primer viaje de prueba con pasajeros y en su trayecto paró en la estación zaragozana de Delicias. Con el Avlo y un precio de partida para los billetes de 7 euros por trayecto -dos menos frente a los 9 euros previstos inicialmente- y un máximo de 65 euros, Renfe se propone “democratizar” el servicio de alta velocidad, según el director de Área de Negocio de Alta Velocidad y Servicios Comerciales de la operadora ferroviaria, Francisco Arteaga. El Avlo prevé dar el salto a los corredores que unen Madrid con Levante y Sevilla en 2022.

Etiquetas