Comarcas

DÍA DE ARAGÓN- MEDIO AMBIENTE

Aragón cumple cuatro décadas en la protección de sus espacios naturales

El Gobierno de Aragón ha creado leyes, desde el nacimiento del Estatuto de Autonomía, para velar por la protección de sus espacios naturales 

Vista panorámica dentro del espacio del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.
Vista panorámica dentro del espacio del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.
D.A.

La provincia de Huesca atesora una gran diversidad de flora, fauna y formaciones geológicas que en la legislación medioambiental aragonesa, en los últimos 40 años ha dado lugar a ocho espacios naturales protegidos con diversas figuras de salvaguardia para velar por su conservación y mantenimiento.

La Red Natural de Aragón alberga en su extenso catálogo a 18 espacios naturales protegidos, de los cuales ocho pertenecen a la provincia y están encabezados por el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, gestionado por la comunidad autónoma desde el 2006 con un patronato, una junta rectora y un director.

El director general de Medio Natural y de Gestión Forestal del Gobierno de Aragón, Diego Bayona, recordó que hace 40 años el Parque Nacional de Ordesa era el único espacio con figura de protección de la región y “ahora el 30 por ciento de Aragón está protegido”.

A este espacio se suman los Parques Naturales de los Valles Occidentales, Posets-Maladeta y el de la Sierra y los Cañones de Guara. También la legislación aragonesa incluye a los paisajes protegidos de las fozes de Fago y Biniés y el de San Juan de la Peña y Monte Oroel. Además, el Alto Aragón incluye dos monumentos naturales emblemáticos, el de los Glaciares Pirenaicos y el de los Mallos de Riglos, Agüero y Peña Rueba.

Paisaje del Parque Natural de Posets-Maladeta.
Paisaje del Parque Natural de Posets-Maladeta.
D.A.

Sí que destacó de estas cuatro décadas, la importancia de la Red Natura 2000 “con especies y hábitats que requieren de protección” y en la que quedan integrados los Lugares de importancia comunitaria (LIC) hasta su transformación en Zonas Especiales de Conservación (ZEC) y las Zonas de Especial Protección para las Aves (Zepa). Según Bayona, “este año se celebrará el 30 aniversario desde que se pusieran en marcha las primeras directivas relacionadas con la Red Natura 2000, que integra en Europa la red de espacios naturales más grandes del mundo”.

Para el responsable aragonés de Medio Natural y Gestión Forestal, “el reto ahora es poner en marcha los 400 planes de gestión aprobados en enero del 2021, actualizarlos para que sean planes modernos y dinámicos, que se adapten a las necesidades de conservación y también a las necesidades del territorio para valorar sus recursos naturales”.

A su vez recordó que la Red Natura 2000 “pretende potenciar aquellas actividades tradicionales, normalmente agricultura tradicional, ganadería extensiva y gestión forestal tradicional que han dado lugar a esos valores naturales y paisajes”.

El desafío en estos momentos, según Bayona, “es ver cómo serán los espacios naturales en el futuro y los nuevos usos del territorio, por lo que tendremos que ir adaptando la legislación”.

Para los espacios naturales protegidos, se mostró seguro de que “se seguirán declarando otros nuevos mediante un apoyo territorial, un uso público asociado y el desarrollo socioeconómico asociado”.

Para ello, el Gobierno de Aragón invierte partidas anuales de dos millones de euros para ayuntamientos que se encuentran en espacios naturales protegidos y otros siete en gestión de infraestructuras y personal para atender estos espacios además de proyectos que surjan más allá de la inversión ordinaria.

En materia legislativa, la Comunidad Autónoma es titular de las competencias establecidas en los apartados 21 y 22 del artículo 71 del Estatuto de Autonomía de Aragón, aprobado por Ley Orgánica 5/2007, de 20 de abril, que recoge las competencias exclusivas en materia de “Espacios naturales protegidos, que incluye la regulación y declaración de las figuras de protección, la delimitación, la planificación y la gestión de los mismos y de los hábitats protegidos situados en Aragón” además de “Normas adicionales de la legislación básica sobre protección del medio ambiente y del paisaje”, según recoge el Decreto legislativo 1/2015, de 29 de julio, del Gobierno de Aragón.

También le corresponde al ejecutivo la competencia prevista en el artículo 75.3 del citado estatuto, sobre “Protección del medio ambiente”.

Por otro lado, la Ley 6/1998, de 19 de mayo, de Espacios Naturales Protegidos de Aragón, estableció un régimen jurídico de protección especial para aquellas zonas de Aragón que lo precisaran por su valor, singularidad, representatividad o fragilidad.

Posteriormente, la Ley 8/2004, de 20 de diciembre, de medidas urgentes en materia de medio ambiente, creó la Red Natural de Aragón y modificó la Ley 6/1998, de 19 de mayo, en cuanto al modelo de gestión de los Parques nacionales, de modo que se reflejó legislativamente la asunción en exclusiva por la Comunidad Autónoma de la gestión del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Por otro lado, La Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala fue declarada como tal por la Unesco en 1977 como una de las mejores representaciones de los ecosistemas de montaña del Pirineo, y en concreto de los sistemas naturales ligados a formaciones de erosión y glaciarismo, y por albergar especies de flora y fauna singulares.

Los humedales singulares, los árboles singulares, las reservas naturales fluviales y las áreas naturales singulares de interés cultural, local o comarcal, así como los lugares de interés geológico, son otras de las figuras que recoge el citado marco legal.

Por otro lado, la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad define los Geoparques o parques geológicos como territorios delimitados que presentan formas geológicas únicas, lo que está representado en la provincia de Huesca por el Geoparque de Sobrarbe-Pirineos. 

Etiquetas