Comarcas

COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

“¡Ya me gustaría poder hacer promociones de vivienda en pueblos pequeños!

#CONTRALADESPOBLACIÓN

La CEO Mari Carmen Espías, con los planos, habla con una técnica.
La CEO Mari Carmen Espías, con los planos, habla con una técnica.
Construcciones Espías.

MARI CARMEN Espías, CEO de Espías Constructora, está levantando en Monzón la primera promoción de viviendas de esta empresa, que fundó su padre en 1990 y que ella dirige desde 2015, después de formarse como delineante primero y arquitecta técnica después. Y la va a hacer en su localidad, en Monzón. Aunque los precios de los materiales han subido y el contexto económico es cambiante, ha apostado por tirar para adelante con el proyecto.

También se ha planteado construir en localidades más pequeñas, pero no es fácil. “¡Ya me gustaría a mí poder hacer promociones en un pueblo!”, expresa, entre otras razones porque se crio en Pueyo de Santa Cruz. Sin embargo, admite que es muy complicado, porque hay menos población y, por lo tanto, menos demanda.

DCIM\100MEDIA\DJI_0892.JPG Construcción del edificio de 17 pisos en Monzón.
DCIM\100MEDIA\DJI_0892.JPG Construcción del edificio de 17 pisos en Monzón.
Construcciones Espías.

De hecho, indica que se propusieron construir adosados en un pueblo de La Litera, pero no salió el proyecto porque “a quien tiene dinero no le gusta este tipo de vivienda sino una casa; y no hay tanta diferencia de precio porque el coste de construcción es el mismo y solo varía la repercusión del suelo”. Por ello, considera que es muy complicado construir vivienda en pueblos, donde se hacen más proyectos particulares.

En estos momentos, está ejecutando en Monzón un bloque de 17 pisos, de entre 2 y 4 dormitorios. ¡Y atención! porque uno de ellos es de cuatro habitaciones y 126 metros de terraza.

“Hay bastante demanda. Se sacó al mercado y ya vendimos sobre plano, que yo pensaba que hasta que no estuviera la estructura subida, no se vendería. Así que estoy muy contenta con la respuesta”, comenta, al tiempo que lo atribuye al hecho de que se encuentre muy céntrico, en la Avenida de Lérida, en la antigua nacional. De hecho, lo han llamado ‘Espacio Cabañera’ porque ahí se ubicaba el bar del mismo nombre.

“Era un proyecto que llevábamos desarrollando un año antes de empezar o más, pero entre los permisos y todo... Como ya teníamos pisos vendidos, a pesar del coste de los materiales y de la inflación, hemos respetado los precios a quienes se lo habíamos vendido”, explica. “Si algo nos define, es que tenemos palabra”, remarca Mari Carmen Espías. Según comenta, “los materiales han subido una media de un 30 %, pero la cerámica hasta un 60 %. Del hierro ya nos han avisado de que va a subir y el hormigón, el próximo año”, indica. Además, “como sucede con los coches, los plazos para el material se han alargado mucho y fabrican a medida que tienen los pedidos o hay que elegir lo que hay en stock”, indica. Su previsión es acabar la obra a finales de 2023.

Esta joven constructora se muestra ilusionada con la promoción de viviendas, en la que aún queda algún piso libre. De este modo, han diversificado la actividad que inició su padre. “Comenzó con chalés, después nos dedicamos exclusivamente a granjas y complejos ganaderos, hace unos años volvimos a la edificación de casas particulares y reformas integrales, y nos faltaba la promoción. Siempre me ha llamado la atención, porque creas hogares”, relata.

Con el lema ‘Hogares para vivir, espacios para disfrutar’, han intentado ofrecer pisos con espacio exterior, aplicando una de las lecciones de la pandemia. Según detalla, inicialmente plantearon 12 pisos y para ganar estos espacios, decidieron ampliar con otra parcela.

Carmen Espías comenzó a trabajar en la empresa familiar, a la que su hermano ya se había incorporado antes, mientras estudiaba en la universidad en Valencia. Es consciente de que pertenece a un sector muy masculinizado, aunque dice que cada vez hay más mujeres en la construcción, pocas a pie de obra. Como miembro de la Asociación de Mujeres Empresarias de la Provincia (Amephu), le gustaría contratar a más, pero les llegan pocos curriculums. En sus inicios a la gente le sorprendía que fuera ella a ver las obras y, a veces, le pedían hablar con el jefe. “Por suerte, desde que me inicié la situación ha cambiado mucho, y la gente ya me conoce”, comenta la CEO de Espías Constructora.

Etiquetas