Comarcas

COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

“En 25 años en el valle, es la primera vez que accedo a un alquiler social”

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Vistas desde el piso del guía de montaña en la localidad de Chía.
Vistas desde el piso del guía de montaña en la localidad de Chía.
S. E.

Los inquilinos de los dos apartamentos públicos de Chía están encantados en sus respectivas viviendas, acondicionadas dentro de la convocatoria del Plan Provincial de Cooperación Económica de Obras y Servicios (POS) del pasado año, impulsado por la Diputación de Huesca.

Ambos valoran la iniciativa consistorial de reformar estas viviendas, ubicadas encima de los locales del Ayuntamiento, para asentar población. Después de un cuarto de siglo en la zona, él (G. D. C.) y, tras más de 30 años con idas y venidas, ella (L. S. R.), estos pisos sociales les permiten trabajar y vivir en el Valle de Benasque accediendo a una vivienda por un precio asequible.

Guía de montaña y barracos de profesión, G. D. C. lleva más de 25 años en el Valle de Benasque, si bien las temporadas de verano las hace en Guara. Con la perspectiva de este cuarto de siglo, constata los problemas para acceder a una vivienda fija en la zona. “En los últimos años, cada vez hay más dificultad para encontrar alojamiento porque hay un problema con los apartamentos turísticos. Cuesta mucho encontrar un piso para todo el año. Los precios, sobre todo en la zona de Benasque, se han disparado”.

Casa consistorial, donde se encuentran los apartamentos.
Casa consistorial, donde se encuentran los apartamentos.
S. E.

Mientras buscaba vivienda, le hablaron de estos apartamentos públicos en Chía. “Tienen un precio muy bueno y me decidí a coger este piso. Lo mantengo todo el año por la dificultad de buscar, aunque me vaya en verano”, explicó.

Respecto a las condiciones de la vivienda consideró que “es aceptable y acorde con el precio. De los dos pisos, el de la vecina está nuevo, aunque aquí han reformado y pintado”, detalló. La ubicación del piso, pese a los 3 kilómetros de puerto que lo separan de la A-139 hacia Benasque, “se nota el precio del gasoil”, le resulta atractiva. “El pueblo está bien. La gente me ha aceptado bien y el sitio es encantador. Está en un alto con más horas de sol y las vistas son estupendas”, nos cuenta enviando varias fotos otoñales desde la ventana del apartamento.

Es la primera vez que accede a un alquiler social, explica, agradeciendo el interés del Ayuntamiento de Chía por acondicionar viviendas asequibles. “Sería interesante que se ampliara a otros pueblos porque daría facilidades a la gente que viene aquí a trabajar”, concluye esperando que cunda el ejemplo.

L. S. R. salió de La Habana hace más de 30 años para aterrizar en Castejón de Sos, de donde había salido su bisabuelo para luchar en la Guerra de Cuba un siglo atrás. En este tiempo, no solo ha vivido en el Valle de Benasque, pero aquí tiene familiares y amigos y se encuentra muy a gusto. “Ya había vivido en Chía dos años. Mi hermana vive aquí y ya había intentado quedarme. Me enteré de que una oficina que había la iban a convertir en piso y me vine”, explica en alusión a su apartamento, totalmente reformado.

“El piso está nuevo y tiene una habitación, suficiente para mí. Yo puse los muebles y, comparando con los precios que hay, aunque podría mejorarse el aislante, está muy bien”, considera.

Técnico deportivo, aunque se dedica a la hostelería, su intención es quedarse en Chía el mayor tiempo posible. “Yo quería estar aquí cerca de mi hermana. Son 7 años de contrato y el problema de esto es que no se sabe si habrá que sacarlo a sorteo o no cuando termine el plazo. Siete años pasan volando”, dice.

“Me gusta vivir aquí. Este piso es muy luminoso. Tiene muchas ventanas y veo el Turbón, el Gallinero y la Sierra de Chía. Por esto estamos aquí los que vivimos aquí”, indica enamorada de la belleza que la rodea.

Impulso municipal

Chía aumenta de población despacio pero progresivamente y, en estos momentos, la población está entre las 85 y las 90 personas, calcula el alcalde, Enrique Barrau. “Desde que se hizo la delimitación de suelo hace un año y medio se han comprado varias casas. Tenemos así unas bases y un poco de orden. Estamos apuntados -agregó- para un pequeño plan general y hacer algún área”, relata, mientras asegura que en un año, se han comprado en Chía más de media docena de casas y bordas. “Se habrían podido vender más”, cree.

El alcalde cree que se vive bastante bien en Chía. “No hay ningún parado. Hay bastantes niños, que bajan a Castejón al colegio y al instituto, pero en general se tienen bastantes servicios”, indica, mientras alude a otras actuaciones realizadas recientemente. Dentro del mismo Plan Provincial de Cooperación Económica de Obras y Servicios (POS) del pasado año, además de culminar los apartamentos públicos, Chía incluyó la sustitución del pavimento de la calle La Iglesia. Además, el Ayuntamiento ha invertido en la mejora de las pistas que dan la vuelta a las montañas y, hace dos años, en la instalación para poner nuevos contadores. Entre las próximas inversiones, el alcalde prioriza mejorar la captación del agua “porque hay muchas segundas residencias y eso supone más necesidades”, explica.

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Chía ha iniciado recientemente las obras para la construcción de la depuradora, un proyecto que comenzaron con el Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga), y que han podido culminar con la ayuda de la Diputación Provincial de Huesca (DPH). La inversión en esta infraestructura ronda los 80.000 euros, detalla. También se refiere a otras obras previstas como la pavimentación de varias calles.

A través de estos proyectos, Barrau espera ofrecer a los vecinos de Chía las mejores condiciones para vivir en la localidad y animar a otros muchos, como los dos que habitan los apartamentos sociales, a trasladarse a este bello enclave del Valle de Benasque.

Etiquetas