Bajo Cinca

Piden una vacunación masiva en las comarcas fruteras de Huesca y Lérida

Se ha acordado su solicitud tras una reunión de responsables políticos del Bajo Cinca y del Baix Segre

Reunión de las comarcas altoaragonesa y catalana.
Reunión de las comarcas altoaragonesa y catalana.
JAUME CASAS

Las comarcas del Bajo Cinca en la provincia de Huesca y la del Baix Segrià en Lérida -las dos zonas de mayor producción de fruta de ambas provincias- han acordado pedir a sus respectivos gobiernos autonómicos que se ponga en marcha una vacunación masiva de toda la población de estos territorios antes de que se entre en el momento más álgido de la campaña de recogida de la fruta, a partir de junio. La petición pretende evitar que se repitan los problemas de contagios, confinamientos y restricciones que se produjeron el año pasado.

El presidente de la Comarca del Bajo Cinca, Marco Ibarz, y otros responsables políticos de esta comarca participaron la pasada semana en una reunión con el presidente del Consell Comarcal del Segrià, David Masot, y con otros alcaldes y concejales de municipios de estas zonas, para consensuar estrategias conjuntas para controlar la pandemia de covid19 de cara al próximo verano y evitar confinamientos perimetrales que afectan de forma muy negativa a las empresas del territorio. La reunión tuvo lugar en la localidad de Serós y se hizo a petición de los Ayuntamientos de Alcarrás y Aitona.

Los alcaldes y responsables comarcales de ambos territorios han acordado que plantearán al Gobierno de Aragón y a la Generalitat de Catalunya, que se ponga en marcha un plan piloto de vacunación para toda la población de los municipios frutícolas y agroalimentarios. Es una reivindicación que ya planteaban durante las últimas semanas desde algunos municipios del Baix Segrià y a la que se suma ahora el Bajo Cinca. “Lo que proponemos es que se siga vacunando por franjas de edad, para inmunizar primero a los más vulnerables y, a continuación, garantizar también la inmunidad de los trabajadores esenciales, la de los trabajadores de la fruta y otros sectores de la industria agroalimentaria”, ha señalado Marco Ibarz, presidente de la Comarca del Bajo Cinca, “entendemos que estamos es unas zonas con una problemática especial, sobre todo cuando empieza la campaña de fruta en verano. Es una zona con mucha movilidad y mucho flujo de población entre los pueblos y las comarcas, no solo por la fruta sino también por la gran cantidad de empresas frutícolas, ganaderas y cárnicas. Tenemos que plantear soluciones para evitar que se repita lo del año pasado”.

En la reunión también se ha mostrado la preocupación del sector frutícola por la falta de un plan de seguridad durante la campaña de recogida de la fruta, las dificultadas para contrata a trabajadores comunitarios i el riesgo de que, al igual que sucedió el año pasado, vuelvan a llegar muchas personas sin contrato que busquen trabajo en el campo en un año complicado en que las necesidades de mano de obra se han reducido drásticamente por culpa de las heladas del pasado mes de marzo. El presidente de la comarca del Bajo Cinca ha indicado que, en esta zona, sobre todo la parte norte, “se está notando que están llegando menos temporeros, debido fundamentalmente a que hay menos fruta por las pérdidas provocadas por las heladas y por lo tanto, hay menos trabajo. Muchas familias que vienen todos los años se han marchado a otras zonas ante la falta de contratos”, ha indicado Ibarz. 

Etiquetas