Jacetania

OJO AVIZOR

El sueño del Canfranc cada vez más real

La conversión de la estación en hotel para 2022 impulsa la petición de la reapertura del tráfico internacional

Visita de la fachada principal de la Estación Internacional, que se convertirá en un hotel de 104 habiataciones
Visita de la fachada principal de la Estación Internacional, que se convertirá en un hotel de 104 habitaciones
Ricardo Grasa

La historia de Canfranc alcanzó un punto de inflexión en septiembre de 2017, cuando el Gobierno de Aragón sacó a licitación un único contrato para las obras y la explotación del edificio de la Estación Internacional, junto a las labores de recuperación de la explanada de los Arañones. Todo ello se adjudicó a la UTE Acciona-Avintia, con un presupuesto de 28 millones de euros.

Cuando la iniciativa empezó a andar, se hablaba de “la razón de un sueño” y ahora “el sueño continúa”, como dijo el alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, con la ilusión de que pronto “las paredes hablen”, tras el reciente inicio de las obras para convertir la célebre estación en un hotel de lujo en diciembre de 2022, lo que sumado a la conclusión de los trabajos de urbanización, seis meses antes, completará un proyecto que resulta cada vez más visible, una vez que en abril entrasen en servicio la nueva estación de tren y su playa de vías. 

Actualmente, todas las miradas se centran en el proyecto de rehabilitación de la Estación Internacional con destino a uso hotelero, que fue redactado por la empresa Ingennus Urban Consulting y contempla tanto la restauración exterior del inmueble, sus marquesinas y andenes perimetrales (parte ejecutada), como el acondicionamiento interior para albergar un hotel de 104 habitaciones.

El presupuesto del proyecto hotelero que gestionará el grupo Barceló es de 12,5 millones de euros (IVA no incluido), que se dividen en dos partes: cerca de 8,2 millones para las obras pendientes de acondicionamiento interior que dieron comienzo el pasado miércoles y 4,3 millones (IVA no incluido) para la separata ejecutada relativa al exterior de la Estación Internacional.

La inversión realizada en los últimos años en el edificio de la estación es de 14,2 millones de euros, entre los que figuran 9,8 para los trabajos que ahora arrancan (8,2 para el interior y 1,6 para la cubierta y la estructura) y 4,3 millones para la parte ejecutada relativa a fachadas y marquesinas. Entre 2005 y 2009, se destinaron otros 7 millones de euros a consolidar el edificio.

Además, se invirtieron 182.000 euros en la restauración de los lienzos del vestíbulo en colaboración con la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Aragón, situada en Huesca. 

En 2014, se restauró el lienzo norte; en 2015, el tercio norte de los lienzos este y oeste; en 2016, el tramo central de los lienzos este y oeste; y en 2017, el lienzo sur y el tercio sur de los lienzos este y oeste.

Hotel de lujo

El proyecto hotelero contempla 104 habitaciones distribuidas en dos plantas. La superficie construida del edificio rehabilitado es de 9.108,96 metros cuadrados. El vestíbulo de la estación mantendrá su uso y acceso público como paso a la nueva estación de viajeros y allí se ubicará el mostrador de recepción del hotel. 

El paso subterráneo que une el pabellón de acceso con el vestíbulo queda sin uso, por lo que no se actúa en esta zona, pero sí se rehabilitan las fachadas y la cubierta del pabellón de acceso situado delante de la estación.

La planta baja del futuro hotel tendrá una superficie útil de 2.620 metros cuadrados. En el ala sur, próximo al vestíbulo, se situarán el núcleo de escaleras y ascensores para clientes, así como los aseos. 

Aparte, se van a habilitar una zona de estar de 177 metros cuadrados, el comedor y buffet con una superficie aproximada de 360 metros cuadrados, la zona de cocina, los vestuarios del personal y los cuartos de instalaciones.

En el ala norte de la planta baja, habrá otro núcleo de escaleras y ascensores de clientes. Seguidamente, se podrán encontrar cuartos de instalaciones, una zona wellness de 431 metros cuadrados, que cuenta con una piscina cubierta, 5 cabinas de tratamiento y gimnasio. 

También habrá una sala de uso múltiple de 166 metros cuadrados, que se puede dividir en 3 salas independientes, y una biblioteca de 121 metros cuadrados situada en el torreón norte.

La planta primera del hotel, de 2.099 metros cuadrados, y la segunda, de 1.851 metros cuadrados, contarán con 52 habitaciones cada una. Hay 10 tipologías de habitaciones en función de la superficie, la distribución y la capacidad. 

Entre las 104 habitaciones del hotel, hay 4 suites, 4 habitaciones dobles con salón, 87 habitaciones dobles y 9 habitaciones individuales. Cuatro habitaciones dobles son accesibles a personas con movilidad reducida.

En paralelo a las obras de conversión de la estación en un hotel, se van a realizar trabajos de reparación de la cubierta y la estructura del edificio. La actuación tiene un plazo de ejecución de 18 semanas y permitirá reparar elementos de la estructura metálica y la de hormigón, además de intervenir en puntos de entrada de agua.

Urbanización

Hoy en día, se trabaja también en las obras de urbanización exterior de la explanada de los Arañones, que abarca 14 hectáreas y presenta un presupuesto de 6,2 millones de euros. Los trabajos comenzaron en agosto de 2020 y está previsto que concluyan en junio de 2022. 

Se ha ejecutado en torno a un tercio de las obras, estando prácticamente completados el desmontaje y la retirada de elementos ferroviarios existentes en el ámbito de actuación, así como unos 400 metros del vial provisional para acceso rodado a la nueva estación de viajeros, incluyendo los servicios asociados.

Se continúa con la ejecución de las redes de evacuación de aguas residuales y fecales, quedando pendiente menos del 30% de las mismas, para a continuación comenzar con la ejecución del resto de servicios (abastecimiento de agua, conducciones de telecomunicaciones, suministro eléctrico, alumbrado público y suministro de gas), la pavimentación de viales y las zonas peatonales.

El Ayuntamiento de Canfranc aprobó la nomenclatura de los nuevos viales de la plataforma ferroviaria, que en su mayor parte pasan a tener nombres relacionadas con el tren. De hecho, el vial principal será el Paseo del Ferrocarril. También habrá un Paseo de la Libertad y cuatro travesías: la del viajero, la del trasbordo, la del peregrino y la de los Pirineos.

La iniciativa contempla además la creación de tres plazas. La más cercana a la Estación Internacional será la plaza Mayor; la proyectada más al sur se llamará Plaza Lola Pardo, en reconocimiento a los espías que lucharon por la libertad en la II Guerra Mundial; y la tercera plaza, la situada más al norte, será la del homenaje a los trabajadores de la estación.

La historia tendrá su espacio propio en el entorno de la Estación Internacional, ya que el antiguo depósito de locomotoras está llamado a albergar la futura sede del Museo del Ferrocarril de Aragón en territorio oscense. 

El museo se centrará en los coches de viajeros y cómo se trasladaban los pasajeros en las diferentes épocas del siglo XX, un aspecto en el que tiene mucha experiencia la icónica estación, al inaugurarse en 1928.

Nueva estación

El pasado día 15 de abril se pusieron en servicio la nueva estación de Canfranc y su playa de vías, unas obras diseñadas para la ansiada recuperación del tráfico ferroviario internacional, que se interrumpió en 1970. Dichas infraestructuras implicaron una inversión de 9,7 millones de euros (más IVA) y contaron con la cofinanciación de la UE a través del Mecanismo Conectar Europa.

La nueva estación de viajeros está ubicada en el interior del hangar oeste de trasbordo de mercancías. En el diseño de la misma, se ha respetado la visión de la sucesión de pórticos metálicos de manera que el entramado metálico sigue siendo protagonista. 

Se respetaron las cerchas originales y se ha construido una sobreestructura encima de la original que sirva para atender las necesidades constructivas actuales, conservando el valor patrimonial del hangar. 

La nueva terminal se ha diseñado como una caja depositada en el interior del hangar y como un recinto transparente en las zonas públicas. En paralelo a la estación se sitúa el hangar este de trasbordo, donde se ubican las vías centrales y los andenes laterales, de 200 metros, que están conectados a través de un paso subterráneo.

En la nueva estación hay cuatro zonas diferenciadas: una de uso público en la que se integran los accesos principales, vestíbulos, venta de billetes, atención al público…; otra de uso interno dotada de almacenes, espacios para instalaciones, espacios de control, vestuarios, comedor…; una tercera para el personal de gestión de tráfico; y una última para servicios con zonas libres, cuartos de limpieza o zona de residuos.

Camino de Santiago

Dentro de las obras del entorno dela Estación Internacional, se proyectó la puesta en marcha de un centro de acogida e información del Camino de Santiago, que ya está finalizado, se levanta en las antiguas cocheras francesas y contó con un presupuesto de 500.000 euros. Se trata de una actuación muy simbólica, ya que fue el primer edificio recuperado.

 Cuando abra sus puertas en fecha por definir, está llamado a impulsar el paso de los peregrinos por el valle del Aragón, junto al nuevo albergue creado en Canfranc Pueblo.

Etiquetas