Monegros

COSAS DE CASA

AECC Monegros abre nueva sede en el décimo año de su creación

Cuentan con 250 socios y 40 voluntarios de toda la Comarca

De izquierda a derecha, de pie, Carmen García y Blanca Villanúa y sentadas, Elena Royo, Susana Molina y Sira Izárbez.
De izquierda a derecha, de pie, Carmen García y Blanca Villanúa y sentadas, Elena Royo, Susana Molina y Sira Izárbez.
M.B.

Es cierto que conocimos a la junta en marzo de 2013, si bien esta asociación contra el cáncer empezó a germinar en 2012, “estaba la asociación provincial y una en cada comarca, solo faltaba la de Los Monegros y fue Aurora Calvo, presidenta entonces, la que me propuso organizar una charla que tuvo mucho éxito y a raíz de allí empezamos”, explica Susana Molina, presidenta de la nueva junta, que cuenta con Elena Royo, Carmen García y Blanca Villanúa, acompañadas por la psicooncóloga y coordinadora del voluntariado de Huesca, Sira Izárbez. “En breve se va ampliar la junta”, comunican.

En estos diez años han llevado a cabo muchas actividades, charlas, cursos, talleres, mercadillos o servicios a los pacientes y familiares, “además de la Carrera contra el Cáncer, que en octubre será la sexta y que es la estrella de nuestras actividades, en la de 2019 tuvimos casi un millar de corredores”, apunta el grupo directivo, que nos recibe en las nuevas instalaciones.

Un espacio acogedor que cuenta con la sala de recepción, la sala de espera, la sala de juntas, otra para reuniones y un confortable despacho para la psicooncóloga, “con privacidad y donde atiende con cita previa y enseguida”, señalan.

En la AECC Monegros son muy conscientes, la mayoría por experiencia, de que deben estar cerca de las personas ya que el diagnóstico de cáncer está asociado a una amenaza para la salud con repercusiones en todas las esferas de la vida de la persona enferma y de sus familiares: a nivel social, laboral, económico y familiar.

“La experiencia de enfermedad conlleva, muy frecuentemente, la aparición de sentimientos dolorosos que pueden derivar en altos niveles de sufrimiento y en problemas de adaptación a la enfermedad tanto en las personas enfermas como en sus familiares. El soporte emocional debería por tanto iniciarse en el primer momento del diagnóstico. Desde la AECC creemos que es importante dar respuesta a las necesidades psicosociales que presentan las personas enfermas oncológicas y familiares en todas las fases de la enfermedad destacando, como objetivo común, mantener o recuperar la calidad de vida que está siendo afectada por la enfermedad y los tratamientos”, explica Izárbez, subrayando que se confiere una atención especial a aquellas personas que “necesitan apoyo económico o préstamos de materiales ortoprotésicos, que no pueden asumir nuevos gastos, o de extrema vulnerabilidad, encontrándose en riesgo de exclusión social, situación que se agrava con la enfermedad”.

Asimismo, destaca que, “esta situación se ve agravada en el mundo rural ya que existen menos recursos asistenciales y más aún en comarcas como Los Monegros con baja densidad poblacional, dispersión geográfica y orografía algo complicada”, explica destacando que actualmente están volcadas en el tema de la equidad, “no es lo mismo sufrir la enfermedad en una ciudad que en el ámbito rural”, por lo que ya tienen representantes en casi todos los municipios monegrinos, “en Alberuela de Tubo, Castejón de Monegros, Frula, Grañén, Robres, San Lorenzo del Flumen…y si tenemos que desplazarnos, vamos, tanto la psicooncóloga, como los que gestionan el servicio social, puesto que además de apoyo emocional también tramitamos todo el papeleo necesario”.

Todos los servicios que ofrece la AECC son gratuitos para el beneficiario. El único criterio de selección que se tiene en cuenta para ser beneficiario de las actividades asistenciales de la AECC es que se trate de personas con enfermedad oncológica y su familia, independientemente de la fase de la enfermedad en la que se encuentren, sexo, ideología o situación económica, “y sean o no sean socios”, añaden.

Asimismo, también ofrecen el servicio a los enfermos oncológicos que tengan que desplazarse a Zaragoza para recibir tratamiento de radioterapia de taxi y no en ambulancia. Desde hace un tiempo, el servicio de transporte comenzó a darse a través del taxi, con un máximo de tres personas por vehículo. “Este nuevo sistema supone una mejora en el servicio, la atención y la comodidad de los pacientes, reduciendo de manera importante los tiempos de espera”, indican desde la AECC Monegros, que informan que esperan que pronto se pueda hacer en la capital oscense.

En la actualidad cuentan con 250 socios y cuarenta voluntarios de todos los Monegros, “son un buen soporte a nivel de campañas de calle, de prevención o días puntuales como el Día del Cáncer de Mama”, dicen considerando que con estos voluntarios también están fomentando la acción de acompañamiento con formación para personas enfermas en casa, “y poder dar un respiro emocional a los cuidadores”.

Además, la AECC Monegros cuenta con la colaboración de los Ayuntamientos monegrinos. “En Sariñena les hemos facilitado el local, ayudamos en la Carrera y en todas las actividades que organizan”, manifiesta el alcalde, Juan Escalzo, que junto al presidente de la comarca, Armando San Juan y otras autoridades, apoyaron al colectivo en la inauguración de la nueva sede, “También colaboran muchas empresas y asociaciones de mujeres de toda la comarca”, recalcan desde la junta.

Por último, recuerdan que las actividades que realizan a lo largo del año para la concienciación e información de la población para luchar contra esta patología tienen como principales objetivos la prevención, la detección precoz y la investigación.

Etiquetas