Ribagorza

LA ENTREVISTA

César Bona: “Hay que educar en el uso ético y en el no uso de las nuevas tecnologías”

Reconocido maestro y escritor aragonés, participó en las terceras Jornadas de Prevención de Adicciones de la Comarca de Ribagorza

César Bona.
César Bona.
S.E.

El laureado maestro y escritor César Bona pidió en Benabarre, en las III Jornadas de Prevención de Adicciones de la Comarca de la Ribagorza, “una reflexión” profunda para adecuar la educación a la realidad actual. La pandemia ha forzado la revisión en muchos aspectos de la vida y debería alcanzar el educativo. “Para salir mejor, hay que parar, reflexionar y actuar”, apunta, incidiendo en el decisivo papel preventivo de la educación, también ante el mundo digital.

Premio Magister, Premio Crearte del Ministerio de Cultura y nominado al ‘Global Teacher Prize’ como uno de los 50 mejores maestros del mundo, César Bona reivindica el papel de la educación ante los mal llamados “nativos digitales”. “Se da por hecho que son nativos digitales, pero no es así. Hay que educarlos en el uso ético, responsable y en el no uso de las nuevas tecnologías. Ahí tiene que estar la educación como sistema de prevención esencial”.

Los niños deben estar previamente preparados para recibir la avalancha de contenidos de la red y ahí el papel del maestro es básico. “Reciben un aluvión de información y desinformación que tienen que recibir con un pensamiento crítico y con reflexión. Yo hago la analogía con un coche que no puedes conducir sin más. Pues igual con la tecnología, que es una herramienta pero para usarla hay que tener reglas de uso y ética. Por ello la educación ha de servir de prevención y para dar herramientas para la vida”, resume.

La vida y sus retos no para, pero la pandemia, ha revolucionado todavía más el día a día y las herramientas necesarias para lidiar con él, por lo que el cambio educativo es urgente. “Hay miles de docentes que desean esta educación basada en escuchar, en reflexionar, sin denostar los contenidos, pero estamos sumidos en una inercia dibujada por las propias administraciones de la cual es muy difícil salir y sería importante que la sociedad escuchara para propiciar el cambio”, apunta Bona, apelando a una educación más ligada a la vida.

“Mi opinión es que en año y medio la vida nos ha dado una oportunidad y no podemos cerrar los puños, los ojos y que la educación siga como estaba. Si en todos los ámbitos se ha consultado a expertos, también en la educación. Para salir mejor, hay que parar, reflexionar y actuar. Aludo una vez más a la reflexión. Buscar la relación entre los contenidos y la vida de los propios niños sería un logro. Hay que cambiar cosas y, entre ellas, cambiar la perspectiva en la sociedad”.

Sin demonizar la tecnología, Bona considera que incrementa problemas como el acoso escolar. “En el momento que hay más canales para que se propague el bien, los hay para que se propague el mal. Por eso educar en la ética es muy importante. El acoso que no se ve físicamente es más difícil de localizar y detectar” y se suma al convencional, lamenta. Respecto a la incidencia, pide empatía. “Si incide en un solo niño, la incidencia es grave”, concluye. 

Etiquetas