Cultura

CONFERENCIA

Nereida Torrijos aborda las supersticiones en las ‘Noches Mágicas’ del IEA

La investigadora participó la noche del miércoles en el ciclo de conferencias que recorre las creencias de la sociedad y la cultura de Aragón

Nereida Torrijos, la noche del miércoles en el jardín del IEA.
Nereida Torrijos, la noche del miércoles en el jardín del IEA.
Pablo Segura

Bajo el título Si vienes para mal, no pases del portal: creencias y supersticiones en Aragón, la investigadora de la tradición oral y profesora del IES Gallicum de Zuera, Nereida Muñoz Torrijos, ofreció la noche del miércoles, en el jardín del Instituto de Estudios Altoaragones (IEA) de Huesca, una nueva conferencia del ciclo Noches Mágicas sobre la oralidad como fuente inagotable de creencias y costumbres relacionadas con la protección del hogar y del individuo, y los rituales asociados a la brujería, la curandería y los remedios tradicionales.

Torrijos descubrió a los asistentes que algunas de las creencias y supersticiones “forman parte de su imaginario colectivo o familiar ya que muchos, sobre todo los mayores, pueden recordar las costumbres conocidas, pero que tienen guardadas en lo más profundo de su memoria” y advirtió que había algunas creencias “sorprendentes”.

“Lo curioso que es ver cómo algunos de estos rituales y creencias coinciden en las distintas zonas de Aragón e incluso sobrepasan las barreras del territorio autonómico“

La charla, que se estructuró sobre diversas historias recopiladas en distintos puntos de nuestra comunidad, como las comarcas de Sobrarbe, Somontano de Barbastro o Bajo Aragón-Caspe, puso de manifiesto “lo curioso que es ver como algunos de estos rituales y creencias coinciden en las distintas zonas de Aragón e incluso sobrepasan las barreras del territorio autonómico mientras otros están vinculados a zonas más pequeñas y adquieren un carácter local o autóctono”.

Torrijos defendió que los relatos que puso sobre la mesa “no habrían llegado hasta nuestros días de no ser por una cadena de transmisión conocedora de la importancia de contar lo escuchado porque mientras alguien escuche lo narrado, el mundo vivido se mantiene en el presente, aunque sea tan solo como recuerdo” e insistió en que “las personas más mayores de nuestros pueblos son conscientes de la importancia de contar aquello que los mayores les entregaron como fuente de sabiduría, como símbolo diferenciador y mantienen intacta su voluntad de continuidad”.

En este sentido, explicó a este periódico que, a pesar de que hoy en día vivimos sumergidos en la inmediatez, “los aragoneses sabemos que la escucha requiere tiempo, por eso en ocasiones, y el verano se presta para ello, paramos, nos juntamos en el pedriño y mayores y niños comparten vivencias, costumbres, recuerdos… Esos momentos son los que, por su carga emocional y por el vínculo intergeneracional, se nos quedarán grabados en la memoria”.

La investigadora demostró que la tradición oral es una de sus pasiones y que todavía encuentra historias cautivadoras, aunque lo que de verdad capta su atención es “ese momento único es la conexión que se establece entre la persona que narra y la que escucha. Ese darse cuenta de que estás asistiendo a un momento trascendental. Esa conexión con el otro y con el pasado es lo que, desde mi punto de vista, engancha de la tradición oral y hace que vayas donde vayas quieras ponerte a hablar para saber más sobre las gentes y costumbres del lugar”.

“Esa conexión con el otro y con el pasado es lo que engancha de la tradición oral y hace que vayas donde vayas quieras saber más del lugar”

El boche final a estas jornadas lo pone la noche del jueves (22 horas) el profesor de Historia Moderna, Juan Postigo, con una charla sobre Devociones populares.

Etiquetas