Cultura

FESTIVALES

Música en la piel de Francisco de Goya y sus contemporáneos

Los Músicos de su Alteza presentaron su concierto ‘Caprichos’ en la Colegiata de Bolea

Luis Antonio González y Olalla Alemán actuaron en la monumental Colegiata de Bolea
Luis Antonio González y Olalla Alemán actuaron en la monumental Colegiata de Bolea
María Navas

La Colegiata de Bolea acogió la noche del lunes otro de los conciertos organizados por el XXX Festival Internacional en el Camino de Santiago. Los Músicos de su Alteza presentaron ante el público su programa Caprichos. Música en tiempos del joven Goya, un suceder de piezas musicales que fueron compuestas y estrenadas cuando el pintor aragonés era todavía mozo.

Según explicó la formación, “Goya era un joven, aficionado a la música como a toda clase de espectáculos y placeres que constituían la ‘buena vida’ (a la que alude en una carta a su amigo Martín Zapater, cuando habla de ‘campicos y buena vida’)”. Una afición que disfrutaba antes de desarrollar su sordera, y que manifestó con el uso de imágenes musicales en sus cuadros.

Los encargados de interpretar estas composiciones fueron la soprano murciana Olalla Alemán y el músico zaragozano Luis Antonio González, al clave. Una formación minimalista, apropiada para la música de cámara, música de proximidad, con unas interpretaciones que maravillaron a los asistentes.

El repertorio, compuesto por autores y obras más y menos conocidas, comenzó con el bilbilitano José de Nebra, “a quien tal vez Goya llegara a conocer personalmente”, según el grupo, que tocaron una sonata de su sobrino, Manuel Blasco de Nebra.

José Ferrer y Joaquín Laseca también formaron parte del repertorio con sus sonatas. Así como la curiosa y burlesca El cuco y el antecuco, una jota de picadillo, escrita por Francisco Javier Gibert, maestro de Capilla del Monasterio de las Descalzas Reales, en Madrid. Asimismo, fueron destacables las composiciones de Wolfgang Amadeus Mozart y Joseph Haydn. “Goya, como cualquiera de sus contemporáneos cultos, conoció música suya”, añadieron.

Nuevos proyectos

Los Músicos de su Alteza presentaron este programa al hilo del 275 aniversario del nacimiento de Francisco de Goya. Un programa que como ellos afirman es “un viaje, un camino que lleva por varios países y por diferentes géneros de composición”. Un viaje paralelo al de los caminantes del Camino de Santiago, que para ellos son una metáfora de la vida.

La formación agradece la existencia de este tipo de festivales para que pueda seguir viva la cultura, a la que consideran “un bien de primera necesidad, no solo obviamente para que quienes nos dedicamos a ella podamos comer, sino que es un alimento espiritual irrenunciable para la vida humana”. 

Etiquetas