Cultura

cine

De trabajar en el campo a conquistar la Berlinale

El fragatino Carlos Cabós protagoniza ‘Alcarràs’, la nueva película de Carla Simón que acaba de ganar el Oso de Oro

Carlos Cabós (izquierda) interpreta a Cisco en el film.
Carlos Cabós (izquierda) interpreta a Cisco en el film.
S.E.

Tras su reciente e histórica victoria en la Berlinale, donde ganó el Oso de Oro, Alcarràs se postula ya como la película española del año y un futuro clásico, un éxito compartido entre su directora, Carla Simón, y su equipo, en el que figuran varios altoaragoneses como Carlos Cabós, Anna Aguilà y Raquel Ibort.

El primero de ellos es uno de los protagonistas de la cinta, cuyo rodaje se llevó a cabo en la población leridana y en otras localizaciones como la zona de Fraga, donde nació Cabós.

“Cuando me pasaron el guion le dije a Carla que me parecía un tostón y que no iba a funcionar, pero me equivocaba totalmente. Poco a poco fui entendiendo la idea hasta darme cuenta de que es una película arriesgada y valiente”, cuenta este inquieto agricultor y camionero.

Para él, esta aventura comenzó mientras disfrutaba de las fiestas de Aitona. Allí, uno de sus amigos, que se dedica al mundo del espectáculo, le recomendó que se presentara al casting del filme porque veía posibilidades y decidió hacerle caso.

“Pensaba que iba a ser un figurante más, pero resulta que encajaba como uno de los personajes principales, así que pasé todas las pruebas hasta que conseguí el papel”, recuerda.

Carla Simón tenía varios perfiles en su cabeza y no paró hasta encontrarlos. “A mí me veía como Cisco, porque tenemos varias cosas en común, aunque yo no soy de reblar tanto”, dice entre risas.

Carlos Cabós, en el casting.
Carlos Cabós, en el casting.
S.E.

Salvo Berta Pipó, todos los intérpretes de la película no son profesionales, por lo que el rodaje fue todo un reto.

“Yo me siento un poco intruso, porque sé lo que se sufre en el cine y todo lo que conlleva, así que muestro todos mis respetos a esta profesión”, comenta.

La película

Alcarràs está protagonizada por la familia Solé, que se entera de que a finales del verano debe abandonar la tierra que lleva cultivando desde hace tres generaciones.

El dueño quiere arrancar los melocotoneros y sustituirlos por paneles solares, así que la familia se reúne para una última cosecha, en la que las diferencias a la hora de enfrentarse a un futuro incierto hacen peligrar su unidad.

Además de centrarse en las relaciones familiares y sus conflictos, la película “enseña a la gente la vida en los pueblos, cómo es la producción de los alimentos, lo que suponen las pequeñas empresas y la importancia de la agricultura”, destaca Cabós, quien critica que estas costumbres “están desapareciendo”.

“Las compañías multinacionales se están apoderando de todo y no van a dejar ni las migajas. No piensan en la gente, solo en el dinero, y lo hemos permitido. Ahora ya es tarde y estamos pagando las consecuencias tanto económicas como de salud”, asevera.

El fragatino destaca que, además de “este mensaje tan de actualidad”, en la cinta “lo de menos son las frases”, ya que bebe mucho “del lenguaje no verbal, de miradas, de paisajes y, en general, de imágenes que hablan más que los propios personajes”.

Carla Simón “es una directora excepcional”

Carla Simón, el viernes en el aeropuerto de Barcelona.
Carla Simón, el viernes en el aeropuerto de Barcelona.
EFE

Trabajar con Carla Simón ha sido una gran experiencia para Cabós, porque es “una directora excepcional, superprofesional, meticulosa”, a la que no le hace falta exigir, porque sabe exactamente “cómo llevarte a su terreno”.

“Dos meses antes de que comenzara el rodaje, ya estuvimos trabajando todos juntos y haciendo varios ejercicios de convivencia para convertirnos en una familia de verdad”, rememora.

Y según se ha demostrado recientemente en el festival alemán, el objetivo se ha cumplido con creces, porque cuando el público y la crítica disfrutaron de la película en Berlín “se sorprendieron al ver que en los títulos de crédito no coincidía ningún apellido”, resalta.

Carlos Cabós llegó por los pelos a la fiesta que organizaron en Alcarràs, donde vivieron en directo la concesión del Oso de Oro. Y tras la satisfacción del rodaje y la emoción del premio, el fragatino no descarta volver a protagonizar una película.

“Yo tengo mi profesión y tendría que dejarla para volcarme en otro proyecto de cine, así que solo lo haría si me apasionara -confirma-, porque esta vida hay que vivirla con pasión”, algo que comparte con todo el equipo del nuevo éxito de Carla Simón.

Etiquetas