Cultura

38 feria del libro de huesca

Ana Alcolea: “Al leer vivimos todas las vidas que el escritor escribió hace tiempo”

La autora zaragozana emociona con el discurso inaugural de la Feria del Libro, que sufre las inclemencias del tiempo

Ana Alcolea habló del valor de la palabra y la literatura en su discurso.
Ana Alcolea habló del valor de la palabra y la literatura en su discurso.
Javier Navarro

Ana Alcolea ha emocionado este viernes en la primera jornada de la 38 Feria del Libro de Huesca, que ha tenido que retrasarse por una intensa tormenta, todo un clásico de la cita literaria.

Pero la lluvia no ha podido con la gran fiesta de las letras, que desde este viernes y hasta el 12 de junio recibirá a más de 60 escritores en la plaza Luis López Allué.

El valor de la palabra y la literatura han primado a través de un gran número de literatos altoaragoneses, este viernes, en el discurso inaugural de la 38 edición de la Feria, a cargo de la escritora zaragozana Ana Alcolea.

La lectura de una de las Historias mínimas, del reconocido escritor oscense Javier Tomeo, ha servido para abrir oficialmente esta cita con los libros y todo aquello que les rodea, de la cual Alcolea ha recordado que en realidad es una fiesta porque “antiguamente se vendían o se cambiaban por vacas, ovejas, quesos y luego se celebraban los negocios con buen vino y buen baile”.

No sé si aquí bailaremos en el estricto sentido de la palabra, lo que sí haremos será intercambiar palabras, letras, libros. Esos objetos de deseo, que tantas veces estuvieron prohibidos para el gran público, porque siempre fue peligroso pensar”.

En este sentido, la escritora ha hecho hincapié en que “los libros fueron la manzana de Eva durante muchos años: eran peligrosos y empujaban directamente al infierno”.

El público se refugió en un toldo para escuchar atentamente las palabras de la autora zaragozana.
El público se refugió en un toldo para disfrutar de los actos..
Javier Navarro

Por eso, Alcolea, que principalmente está ligada a la literatura infantil y juvenil, ha subrayado el poder de las palabras para alcanzar la libertad: “Y es que el lenguaje y el pensamiento andan unidos y para alimentar al pensamiento hay que darle lenguaje, o sea, palabras, letras, y si están bien contadas, agrupadas, si se ponen con emoción y con vida, mucho mejor”.

Dio a conocer sus orígenes ligados, por vía materna, a la imprenta, la tinta, el papel... objetos cruciales en su infancia, puesto que ha confesado que “tardamos muchos años en comprar un coche, pero en casa había libros, enciclopedias para niños curiosos y novelas de Julio Verne, Charlotte Brönte, Gogol y Tolstói, por ejemplo. Y yo leía, leía y leía”. Un imprescindible para llegar a donde está hoy y que cabe recordar que, entre otros reconocimientos, tiene el Premio Cervantes Chico (2016) y el Premio de las Letras Aragonesas (2019).

Fiel defensora del libro en papel, porque “no me gusta que las palabras desaparezcan al cambiar de página en un soporte electrónico”, puso el acento en Santiago Ramón y Cajal, Ramón Acín, Ramón J. Sender, Luz Gabás, Manuel Vilas, Cristina Grande, Felisa Ferraz, Angélica Morales, Sandra Araguás, Mariano Gistaín, Severino Pallaruelo, Encarnación Ferré, José Antonio Adell, Mariano de Meer y en tantos otros. Con mención especial a Tomeo, “quien presentó mi primer libro en Zaragoza”, algo que ha remarcado como “muy especial y muy importante”.

Pero no solo ha subrayado a los artistas oscenses del pasado y el presente, también ha destacado sus paisajes por donde podemos viajar sin salir de casa, ya que ha insistido en que “al leer vivimos todas las vidas que el escritor escribió hace tiempo. Y digo escribió, no creó. Porque las vidas de los personajes las creamos los lectores con el escritor”.

De este modo, uniendo lectores y escritores, Alcolea ha pedido que “esta plaza (en referencia a la Luis López Allué) sea estos días lugar de peregrinación de almas”.

Las tres ferias aragonesas “por fin” salen a la calle

Foto de familia de autoridades y participantes en el acto.
Foto de familia de autoridades y participantes en el acto.
Javier Navarro

En la inauguración de la cita, que se ha vivido dentro de un toldo para la gran mayoría de los asistentes por la lluvia, también ha intervenido Víctor Lucea, director general de Cultura del Gobierno de Aragón.

“Por fin las tres ferias aragonesas han salido a la calle. Deseo que disfruten con el contacto de los libros, que se dejen aconsejar y que los palpen”, ha señalado.

Por su parte, Víctor Castillón, presidente de la Asociación Provincial de Librerías de Huesca, ha hecho un llamamiento a la población para que disfrute de la Feria y ha destacado la “unión entre las librerías”, a las que ha definido como “un eslabón fundamental en la cadena del libro”.

Etiquetas