Deportes

ATLETISMO

Hinaco no pierde comba en el parón

Los atletas han vuelto a las pistas sin objetivos competitivos a corto y medio plazo

Hinaco no pierde comba en el parón
Hinaco no pierde comba en el parón
S.E.

HUESCA.- La desescalada y la reapertura de las pistas esta misma semana, aunque con una zona cerrada por obras, han devuelto la sonrisa a los atletas de Hinaco Monzón. Especialmente a los grupos más destacados dirigidos por Phondy y Richy Verdugo, algunos de ellos incluidos en el plan de Deportistas de Alto Rendimiento y que han visto truncadas las ilusiones que tenían puestas en esta temporada.

El denominado "Phondy Team", con una veintena de atletas, aprovechó los dos meses de confinamiento para mantener la forma por el sistema de "tele entrenamiento" y varios días a la semana de forma grupal. "Psicológicamente era muy duro porque todos esperaban el momento de salir a la calle y tenían mucha morriña. Esos entrenamientos desde casa eran un soplo de aire fresco y se pasaban volando", recuerda Phondy.

El problema, tras haber vuelto a pisar las pistas, es entrenar sin tener un objetivo concreto a nivel de competición. "Ahora el objetivo es mantenernos lo mejor posible a nivel físico, seguir la planificación que teníamos y que no se quede cortada. Así haremos hasta el verano porque lo normal es que no haya nada. Haremos una transición para volver en septiembre y si hay algo entonces veremos qué hacemos pero sin prepararlo de forma específica. Es posible que para los sub-18 y sub-20 haya algo, pero ahora mismo hay mucha incertidumbre", apunta el preparador.

Phondy lamenta este corte tan brusco que se ha producido en un año cargado de expectativas a nivel nacional e internacional. "Con la temporada tan bonita que teníamos... Ahora de lo que se trata es de que todo el trabajo bien hecho y asmilado tenga continuidad".

En cuanto al regreso a la actividad en la pista, "se nota que la gente ha perdido chispa y rutina, aunque me sorprendió gratamente ver que estaban todos mejor de lo esperado. Ya tenía buenas vibraciones de los entrenamientos en casa, pero había que transferirlo".

La preparación se cortó justo unos días después de que Pol Oriach, la joya de la corona del grupo de Phondy, se proclamara campeón de España de cross, gran objetivo invernal, y con el Mundial de Kenia en el punto de mira para iniciar una nueva etapa y ante una distancia también novedosa, los 3.000 obstáclos.

"Cuando no hay objetivos, la autoexigencia no es la misma, sobre todo para obtener ritmos competitivos y coger sensaciones de nuevo. Es como estudiar cada día pero sabiendo que no hay exámenes. Eso es lo más duro después de estar dos meses encerrados en casa", observa Phondy.

Así que en este momento, e independientemente de lo que aparezca por el camino, "hay que ir pensando en la temporada de cross, que se inicia en noviembre, y en intentar ir al Europeo. Como digo, la pena es todo lo que se ha quedado detrás y también que atletas como Pol Oriach o Noemí García no hayan podido trabajar sus pruebas. En su nueva categoría tienen que pasar a los 3.000 obstáculos, son mil metros más de distancia, 28 obstáculos y siete rías. y se necesita una adaptación que se ha visto truncada".

EL GRUPO DE RICHY VERDUGO

Tampoco ha perdido comba el otro grupo de atletas de Hinaco, bajo la dirección de Richy Verdugo, que ha mantenido el trabajo en casa primero y en la calle y en las pistas después estos dos últimos meses. Entrenamientos, charlas, información, videollamadas y contacto directo, especialmente con el medio centenar de atletas cadetes, juveniles y júnior que prepara.

Entre ellos, el cuarteto de alto rendimiento que forman Laura Pintiel, Mario Revenga, Pablo Delgado y Marco Sampedro, así como Lara Solanilla o ese puñado de promesas con firmes posibilidades de subir al podio en campeonatos de España.

Y lo mismo que apuntaba Phondy, sin competiciones y por tanto complicado encontrar objetivos. "Ni a corto ni a medio plazo hay nada claro. Más bien hay que pensar en el año que viene. La esperanza a la que nos tenemos que agarrar es que tiene que recuperarse la normalidad. A los atletas más pequeños les cuesta más asumir esta situación, pero a los más mayores todo lo que hagamos les sirve porque son deportistas acostumbrados a trabajar a largo plazo, que es en el terreno que ahora nos tenemos que mover", apunta Verdugo.

Considera el técnico que es probable que haya campeonatos de España individuales de categorías menores pero tampoco tiene la certeza e incluso no es muy partidario de acudir. "Por poca gente que vaya, entre atletas, entrenadores y familiares cada campeonato puede reunir a más de 1.500 y por lo que hemos hablado, muchos familiares son reacios porque hay actuar con mucha prudencia".

Los atletas anteriormente citados, por su condición de DAR, sí han podido ejercitarse con más normalidad. "El planteamiento es entrenarnos hasta julio como si de una temporada normal se tratara. Y después volver en septiembre para comenzar la nueva temporada. Damos por perdido el 2020", señala Verdugo.

El preparador también lamenta lo que se ha perdido por el camino: la posibilidad de un triplete en el nacional sub-20 de vallas, la conquista de un nuevo oro de Laura Pintiel y sobre todo el Mundial de Kenia con una posible participación histórica de Hinaco. "Era seguir la línea que llevábamos con esta generación y con los sub-18 que vienen por detrás", destaca el entrenador, después de una excelente y exitosa temporada de pista cubierta que abrían las puertas a unas "excelentes expectativas".

"Nos da mucha pena porque los sub-20 son un grupo de atletas que terminan Segundo de Bachillerato y van a irse a estudiar fuera, lo cual es una dificultad añadida. Pero por lo que hemos hablado, todos quieren seguir en el atletismo. Tienen ilusión de empezar una etapa nueva y en eso vamos a trabajar", afirma Verdugo.

Etiquetas