Balonmano

BALONMANO / ASOBAL

La portería de Bada, en competencia con las mejores

El trío Espinha-Arguillas-Broto acumula un 29 por ciento de paradas 

Miguel Espinha trata de parar un balón en el partido contra el Cisne.
Miguel Espinha trata de parar un balón en el partido contra el Cisne.
Roger Navarro

La suma importancia de las porterías en el balonmano está fuera de duda. Se puede decir que el portero es el jugador con más capacidad de influir en los partidos, pues cada gol implica la necesidad de superarle, sea en condiciones ventajosas o de mayor complicación para el lanzador. Y, como añadido, tiene una cierta influencia en el ataque, pues de él pueden partir pases de gol en forma de contraataque tras sus paradas.

El partido de Bada contra Cuenca recordó la trascendencia de las porterías por varios aspectos. El primero, las declaraciones previas de Lidio Jiménez en las que consideraba clave la aportación de Espinha en el cambio radical del equipo oscense de la pasada campaña a esta. Y el segundo, una actuación memorable de Leo Maciel, portero del equipo conquense y que suena para el Barcelona para la próxima campaña. Su cincuenta por ciento comió la moral de los oscenses y desniveló totalmente un partido en el que los locales fueron mejores. Y que también dejó patente que la portería actúa siempre en coordinación con la defensa y que sin un buen trabajo de ésta es complicado conseguir buenos éxitos bajo palos.

Hablando ya de la liga en general, se puede decir que la portería del Bada Huesca está ofreciendo un muy buen rendimiento y que está a la altura de la de sus equipos rivales en la pelea por los puestos de clasificación para Europa.

Según las estadísticas oficiales de la competición, los porteros del Bada han parado 294 balones de los 1021 que se han lanzado sobre su portería en las 27 jornadas que se llevan de liga. Ello supone un 29 por ciento de efectividad.

Sólo cinco equipos consiguen más efectividad en estas jornadas, con el Barcelona muy destacado en esta tabla, con un 37 por ciento de su portería.

Y entre los equipos de la zona alta igualan como mejores porterías con un 32 por ciento las de Logroño, con Rangel Luan y Jorge Pérez y la de Ademar, con Dino Slavic y Khalifa Gedbane. La de Cuenca, defendida por Leo Maciel y Samuel Ibáñez, consigue un 31 por ciento.

Las de Bada, con Miguel Espinha, Dani Arguillas y Jorge Broto, iguala con la del segunda clasificado, el Bidasoa, con José Manuel Sierra y Xoan Ledo. Ambas tienen un 29 por ciento de efectividad.

Y entre los equipos de la zona alta el que tiene peor números en su portería es el Granollers con Marc Guardia y Pol Sastre, que se quedan en un 27 por ciento.

Y hablando de forma individual, Miguel Espinha está siendo uno de los porteros más efectivos de la liga. El portugués lleva un 31,6 por ciento, una cifra que implica una buena regularidad y que lo sitúa entre los mejores del campeonato. Espinha aseguró en la primera vuelta que en la segunda pararía más con el conocimiento adquirido de los rivales y la impresión es que lo está consiguiendo y que últimamente ha elevado el nivel.

Además, Bada Huesca ha logrado en gran parte de los partidos que su portería sea mejor que la de su rival.

Y entre los rivales, además de los porteros del Barcelona, que están en porcentajes más elevados, destaca la aportación que tiene Dino Slavic en la portería del Ademar y Leo Maciel en la de Cuenca, hablando de los porteros que más tiempo han defendido las metas de sus equipos.

El final de liga será de nuevo un momento en el que los porteros tendrán mucho que decir en cada encuentro. Quien tenga porteros inspirados, tendrá un tesoro de cara a la pelea por esa cara y anhelada tercera posición. Este sábado, primer episodio de lo que resta. 

Etiquetas