Huesca

PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

Las últimas normas sobre los huertos generan incertidumbre

Hay interpretaciones encontradas de las directrices de la Delegación de Gobierno

Las últimas normas sobre los huertos generan incertidumbre
Las últimas normas sobre los huertos generan incertidumbre
P.S.

HUESCA.- La aclaración de la Delegación de Gobierno sobre la actividad en los huertos de autoconsumo y las situaciones en que "de manera excepcional" se autorizaban los desplazamientos a estos, ha generado cierta incertidumbre en los pueblos del Alto Aragón sobre la interpretación que darle a la "situación socioeconómica del interesado" y a que su producción sea "imprescindible para mantener la subsistencia".

"Yo creo que te da la carta blanca para que una persona esté allí", siempre que se cumplan con las medidas de seguridad y distancia social necesarias en esta situación de estado de alarma, sostiene un vecino de Sobrarbe con huerto, que prefiere no identificarse.

Otros consideran que en la práctica se sigue impidiendo el acceso a los huertos, como el alcalde de Santa Eulalia de Gállego, José Antonio Casaucau, que el miércoles difundió una carta abierta en la que acusaba a la Delegación de Gobierno de paternalismo y de considerar a los pueblos "como atrasados o simplemente pintorescos".

Juan Laborda, técnico de agroecología del Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional (Cerai) en Aragón, cree que "en la teoría se abren nuevos supuestos y se da un margen a los agentes (de los cuerpos de seguridad) para poder tener más manga ancha". Pero, añade, "también en la teoría la prohibición no se ha levantado si no que se han añadido excepciones", por lo que "la gente que no estaba yendo por miedo a denuncia seguirá sin hacerlo".

Cerai, Red de Semillas de Aragón y Amigos de la Tierra presentaron una solicitud a la Delegación de Gobierno para que se levantara la prohibición de ir a los huertos familiares en los pueblos y a la que se adhirieron una cuarentena de ayuntamientos y un centenar de asociaciones. En ella se alegaba, entre otros motivos, el papel que, en el mundo rural, juega el autoconsumo para la economía familiar.

Laborda critica que, en la última nota de la representación del Ejecutivo central en Aragón, "una vez más manda la aleatoriedad y se deja al criterio del agente de las Fuerzas de Seguridad del Estado", el decidir si el desplazamiento al huerto está o no justificado, según las excepciones a las limitaciones a la movilidad decretadas por el estado de alarma.

El vecino de Sobrarbe, que solo accede a dar su nombre de pila, asegura que en las redes sociales, los interesados en acudir a cuidar sus huertos, "están diciendo que, alegando que es tu necesidad, ¿quién te puede discutir que no lo es? ¿Vas a tener que presentar la renta? ".

Luis afirma que "hay pueblos pequeños en que los huertos están más aislados y la gente los ha preparado medio a escondidas", pero que también se han dado casos de "gente que ha llamado a denunciar porque ha visto a un vecino en el huerto".

Muchos han corrido ese riesgo porque la crisis santiaria y el estado de alarma ha coincidido con una época clave para el trabajo en los huertos. "Ahora es el momento de preparar la huertos porque, si no, este verano ya puedes poner lo que quieras más adelante, que igual ya no sale nada", advierte Luis.

Es más, destaca, "aunque dieran libertad ahora, a ver con qué velocidad la gente puede preparar para plantar. Porque la preparación de la tierra normalmente se hace en el mes de marzo y en abril". Y ahora mismo, debido a que llevan varias semanas descuidados y a que "esta primavera ha sido lluviosa como hacía años" que no se veía, "los huertos está tan mal, llenos de verde".

"Si ahora no nos dejan ir a plantar, lo que nos están condenando es a que no cojamos nada por lo pronto hasta septiembre", coincide Laborda.

En este sentido, Casaucau alertó en su carta que en otoño, "con la anunciada segunda oleada de contagios", podrían llegar uno o unos nuevos rebrotes de la enfermedad "con los huertos familiares agostados y los recursos del gobierno al límite".

Otros aspectos que causan recelos de las últimas indicaciones de la Delegación de Gobierno son el requisito de que, para poder ir al huerto, este ha de estar en el mismo término municipal de residencia y que las fuerzas de seguridad pueden requerir a quien esté en él documentación que demuestre que es el titular o tiene los derechos para explotarlo.

"Hay gente que no es propietaria del terreno y normalmente en el arrendamiento de esas pequeñas parcelas muchas veces no hay contrato y ni siquiera una renta", sostiene Luis.

Una vez más, lamenta Laborda, "se están tomando decisiones desde un punto de vista urbano centrista, ignorando la realidad de esa España Vacía que iba a estar en todas las agendas políticas".

Para el técnico de Cerai, "en la gran mayoría de pueblos de Aragón, es peor el remedio que la enfermedad", es decir, tener que desplazarse a una tienda o supermercado lleno de gente a comprar alimentos que se pueden obtener más frescos sin salir del pueblo. "El distanciamiento social es constante en los pueblos, tanto ahora en pandemia como antes", concluye.

"LA FACTURACIÓN HA CAÍDO, PERO TAMPOCO ES LA BANCARROTA"

"Para lo que pintaba, no va mal", asegura Jorge Guiral, de Huerta Barbereta, sobre las ventas estos días en este vivero de la ciudad de Huesca, uno de los de referencia de la provincia. Guiral indica que la facturación ha disminuido en esta época del año, una de las más importantes para el negocio, ya que es cuando se plantan las hortalizas que se recogerán en verano. "Todo lo que se consume entre mitad de verano y cuando llega el otoño y el frío hay que plantarlo ahora en los meses de abril y mayo", explica el viverista.

"La facturación ha caído pero tampoco es un fracaso y una bancarrota", afirma. Define la situación de su comercio como "un poco de bajón de ventas" y ve "lógico que la gente no venga como tendría que venir en esta época del año al vivero con todas las restricciones que hay y todas las limitaciones de movilidad", que incluyen los desplazamientos a los huertos familiares, si bien considera que, con la última aclaración de la Delegación de Gobierno sobre la posibilidad de acudir a estos cultivos, "han dado un poco de libertad para poder ir".

Sin embargo, añade, han contrarrestado la baja afluencia de público con la venta online, ya que ofrecen paquetes con todo lo necesario para preparar la huerta en estos meses: abonos, semillas, bulbos de flores, fertilizantes, productos fitosanitarios... El cliente tiene la opción de pasar a buscarlo o de recibirlo en su casa, lo que se limita a la provincia de Huesca. "Llevamos haciendo venta online siete u ocho años, pero este año se ha disparado debido al estado de alarma", indica Guiral, que cifra el porcentaje de su comercio por internet estos días entre el 50 y el 60 %.

Etiquetas