Huesca

PATRIMONIO

Hispana Nostra, contra el derribo parcial del seminario conciliar de Huesca

El complejo del antiguo seminario está formado por catorce edificios, cinco patios, diecinueve fachadas y 16.000 metros cuadrados

Vista del antiguo seminario de Huesca
Vista del antiguo seminario de Huesca
Google Earth

La Asociación Hispana Nostra ha incluido en la Lista Roja del Patrimonio el seminario conciliar de Huesca, un conjunto monumental de gran valor histórico y patrimonial que afronta una amenaza de demolición y que ahora formará parte de esta lista que recoge cerca de 900 monumentos españoles que corren el riesgo de desaparecer si no se actúa de inmediato.

El Ayuntamiento de Huesca, la Diputación Provincial y la Universidad de Zaragoza prevén la demolición de varios edificios del conjunto, a excepción de la iglesia de la Santa Cruz, dos de sus fachadas y el porticado de uno de los claustros, declarados Bienes de Interés Cultural y las únicas partes del edificio protegidas, según un comunicado de la Asociación.

El complejo del antiguo seminario está formado por catorce edificios, cinco patios, diecinueve fachadas y 16.000 metros cuadrados que parten de la iglesia, la más antigua de Huesca, fundada en 1098, que se han ampliado con los siglos y que representan una importante parte de la historia ciudadana desde el siglo XI.

El Seminario Conciliar, que alberga la iglesia de Santa Cruz, la más antigua de Huesca, se utilizó como cuartel y hospital militar para las tropas de José Bonaparte durante la Guerra de la Independencia en 1809 y posteriormente retomaría la función de colegio mayor universitario hasta 1830, cuando tuvo que clausurarse para volver a la normalidad en 1875.

A finales del siglo XVIII, se reformó y amplió el edificio para acoger la nueva función del Seminario. De ella, el edificio creció en una planta y se construyó la escalera principal que todavía se conserva. En 1883 se amplió el Seminario Mayor con el segundo patio porticado y dos plantas de altura con muros de carga de 60 cm a 90 cm y pilastras de ladrillo cara vista.

Los 300 seminaristas con los que contaba en este año de esplendor el “Colegio de estudiantes pobres” fundado por el obispo Onaindía descendieron, y el incendio que sufrió el edificio en 1902 sumado a la Guerra Civil dejaron maltrecho el edificio.

Posteriormente, el centro tuvo diferentes usos como aulas de formación del Colegio Alto Aragón, un centro de enseñanzas medias, fue sede de la Escuela Superior de Turismo de Huesca desde 1979 hasta 1995 y se utilizó como residencia sacerdotal para presbíteros.

Etiquetas