Huesca

BICENTENARIO FÉLIX DE AZARA

Félix de Azara, un oscense adelantado a su tiempo con alcance internacional

La Fundación de Historia Natural Félix de Azara, con sede en argentina, da a conocer la figura y el legado del naturalista en Sudamérica

Adrián Giacchino, presidente de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara.
Adrián Giacchino, presidente de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara.
DPH

El próximo 20 de octubre se cumplirán 200 años de la muerte de Félix de Azara, naturalista, antropólogo, ornitólogo, escritor, militar, cartógrafo y ante todo altoaragonés universal nacido en la localidad de Barbuñales. Este célebre oscense era un amante y estudioso del medio natural que le vio nacer y con el que convivió durante toda su vida. Identificado en todo momento con los postulados de la Ilustración, luchó siempre del lado de la razón y el progreso, convencido de que eran los únicos vehículos capaces de sacar a la población del retraso en el que vivían e instalarlos en un mundo que fuera cada vez mejor.

Y con esa premisa vivió siempre: cuando viajó a América como comisario encargado de delimitar con precisión las fronteras españolas; cuando la observancia de las aves le llevó a describir más de 440 especies, muchas de ellas nuevas; cuando posó para Goya con el correspondiente galón plateado en la bocamanga; o cuando sirvió de inspiración al mismísimo Charles Darwin para escribir su célebre obra ‘El origen de las especies’, fundamento de la teoría de la biología evolutiva.

“Félix de Azara fue para su época un adelantado en cuanto a ideas y observaciones, por ejemplo al advertir los problemas ambientales derivados de la destrucción de los bosques. Una frase de él es muy elocuente al respecto: Donde viven hombres, ni arboles, plantas ni animales quedan”, afirma Adrián Giacchino, presidente de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara, con sede en Argentina y una de las instituciones que más contribuye a la internacionalización de la figura del ilustrado naturalista altoaragonés.

Preocupado por el planeta

El 200 aniversario de la muerte de Félix de Azara coincide en el tiempo con el cierre de la presentación de candidaturas para la XXIV edición de los Premios Félix de Azara, cuyo plazo finaliza el próximo 31 de octubre, fecha hasta la cual se pueden presentar las candidaturas a las diferentes categorías, y cuyos premios se conceden en una gala que tendrá lugar en febrero, en la cual se reconoce también la labor del galardonado.

La denominación Félix de Azara es todo un reconocimiento a la potenciación y conservación del espacio natural, y toda una distinción que rinde homenaje en cada edición a la figura que da nombre a tan preciado galardón, a D. Félix de Azara.

El objetivo que persigue la Diputación Provincial de Huesca es el de fomentar la transmisión del rico patrimonio a las generaciones futuras, reconociendo para ello la labor de toda una serie de colectivos, empresas e instituciones, y otorgando el máximo galardón a aquellos que han consagrado su vida y su trabajo a la conservación del medio natural.

Con estos premios, la Diputación de Huesca promueve la vinculación de todos los temas medioambientales, haciendo partícipe de los mismos a estudiantes, medios de comunicación, ciudadanos y fundaciones, valorando todas las iniciativas encaminadas a conseguir un uso sostenible de los recursos naturales y premiando aquellas que, por su entusiasmo y originalidad, merezcan ser conocidas por todos los ciudadanos.

Precursor de Darwin

“Es un hecho objetivo que Félix de Azara precedió a Charles Darwin en cuanto a las menciones sobre las variaciones fortuitas que se dan en las especies”, afirma Adrián Giacchino. “Y rechazó la idea, defendida por Georges Louis Leclerc, conde de Buffon, de que la influencia del clima basta para explicar muchas variaciones hereditarias que se observan en los animales; y en cambio, postuló que pueden ser producidas por otras causas de origen interno”, añadió.

Sin duda, el legado académico de Félix de Azara es enorme, pero es su estudio en profundidad de la flora y la fauna, su posterior corrección de las teorías de la época y su conexión con Darwin lo que movió a la Diputación Provincial de Huesca a crear el Premio Félix de Azara, que no significa sino un reconocimiento a la conservación desinteresado del espacio natural.

La coincidencia de esta XXIV edición con el segundo centenario conmemorativo de la muerte de uno de nuestros altoaragoneses más universales harán de esta edición una de las más entrañables de su casi cuarto de siglo de existencia.

En Sudamérica

Félix de Azara desarrolló una parte importante de sus estudios en América del Sur, concretamente en Paraguay -territorio al que había sido destinado- y donde estudió el entorno natural, su fauna, su flora, sus moradores y sus costumbres, así como las posibilidades de su geografía. Por este motivo, desde la Fundación de Historia Natural Félix de Azara se han organizado numerosos actos conmemorando una fecha tan significativa. “Al menos en el Paraguay y en la Argentina se realizarán distintas actividades conmemorando el bicentenario de su fallecimiento”, asegura Adrián Giacchino.

“Para el caso puntual de la Argentina –añadió el biólogo argentino- la Fundación de Historia Natural Félix de Azara tiene previsto el estreno de un nuevo documental sobre su vida y obra; el lanzamiento de los Premios Félix de Azara para el área sudamericana (que desde 2021 serán otorgados anualmente); la realización de algunas conferencias que ya se vienen realizando desde principios del año; la publicación de una biografía ilustrada sobre el naturalista; y la realización por parte de distintos escultores e ilustradores argentinos de una serie de esculturas y retratos”.

Etiquetas