Huesca

SAN LORENZO 2022

Lorenzo Otín: “Del sacrificio y de la humildad te vienen los resultados”

Recibe este jueves el homenaje del Comercio oscense, cuando se cumplen 50 años de Navasola

Lorenzo Otín
Lorenzo Otín
Pablo Segura

Lorenzo Otín Viñuales (Salillas, 1943) es este 11 de agosto protagonista de la Fiesta del Comercio de Huesca que a las 9.30 horas arranca en la plaza Luis López Allué. Allí será homenajeado por la Asociación de Empresarios de Comercio de Huesca, coincidiendo con el 50 aniversario de la creación de la sociedad limitada Navasola-Huesca. Una cita a la que muchos siguen llamando Fiesta del Mercado, con la que antaño se homenajeaba a los hortelanos que cada día llevaban en sus carros los productos típicos de la huerta oscense al mercado de abastos derribado en 1976.

Con los años, la Asociación de Empresarios de Comercio de Huesca se hizo cargo de este momento festivo y donde antes había lechugas, tomates, cebollas, pepinos y carros engalanados, ahora hay bocadillos de jamón y melón, además de vino y agua, manjares que son repartidos entre los miles de oscenses que esa mañana llenan la plaza López Allué.

Tras la actuación de los Danzantes comenzará el homenaje a Otín Viñuales por toda una vida de trabajo como comerciante. “Empezamos -recuerda- en el año 1968, en unos bajos alquilados del número 4 de la plaza Unidad Nacional”, y la sociedad limitada Navasola se constituyó cuatro años después, en 1972, hace ahora medio siglo.

“La idea primera de este comercio -comenta Lorenzo- era salir de Huesca y alcanzar clientes en la provincia, y nosotros lo logramos. Pero si no tienes buenos precios, tampoco puedes subsistir, y entre varios creamos grupos de compra como Electroclub, que se llama Auna ahora, que es el principal y más importante grupo de toda España de material eléctrico, fontanería y climatización… Gracias a eso podemos comprar bien, vender bien y competir con cualquiera”. Hasta el 2000 tuvieron abierta la tienda de Unidad Nacional y ese año pasaron al actual local de Cabestany.

En 1987 ya tenían una nave de 1.500 metros cuadrados en La Magantina, y en el 2004 se fueron al Monzú, donde en más de 4.000 metros cuadrados tienen su cuartel general. Y en Binéfar, otro almacén.

¿Balance de su vida empresarial? “Fuimos creciendo -ahora somos 22 personas- con sacrificio, con humildad, como se debe ser siempre en la vida, con buena atención a los clientes, abriéndonos a la provincia, y aunque nos iba bien tomamos la decisión de agruparnos en grupos importantes; si tú estás solo aquí, aislado, no avanzas, hay que estar unidos, y de la unión y del sacrificio te vienen los resultados”.

Un dato: “Fuimos la primera empresa de distribución de material eléctrico que se informatizó a nivel nacional con programas propios. Hicimos una inversión de locura que a la larga se demostró que no era locura, sino lo que se tenía que hacer”.

Explica que fue uno de los redactores de los estatutos de la asociación que le homenajea, por eso agradece tanto el reconocimiento, e insiste en que es mejor hacer el camino acompañado. “Siempre he sido defensor de asociarme en todo, porque solo no vas a ningún sitio”.

Y como siempre ha sido un gran defensor de los suyos, añade: “deberían proteger un poquito más al comercio. Ya sé que de protección no se puede vivir nunca, se tiene que vivir de recursos propios y evolucionar, pero dentro de la evolución se están quedando muchos locales vacíos. Y si el comercio desaparece como siempre ha existido, en los bajos de nuestros edificios, la ciudad, mal”. Sobre el futuro del negocio familiar, Lorenzo responde con tranquilidad que “está asegurado”. “Mi hijo Lorenzo lleva 22 años en Navasola y mi hija Patricia, más de 18, es decir, que el futuro está más que asegurado. Ellos saben de todo y yo no tengo que demostrar nada. Y tenemos un superequipo”.

Estuvo en la junta de la SD Huesca con su amigo Jesús Viñuales, “que me hizo vicepresidente económico cuando no había ni un duro” (risas). Es el socio número 28 de Huesca, su hijo el 88 y su nieto, el 350. Los tres se llaman Lorenzo.

De este San Lorenzo destaca “las ganas que tenemos todos” de vivir las fiestas de siempre, siendo para él fundamental “recuperar las reuniones familiares que hacía yo siempre en estas fechas. Con mi mujer siempre hemos reunido a la familia y estos años de pandemia nos han hecho polvo”.

¿Las peñas? “Importantes porque trasmiten alegría a todo el mundo”.

Etiquetas