Huesca

homenaje

"Difundir la figura de Sol Acín más allá de las paredes de esta escuela"

La Escuela Oficial de Idiomas oscense, que desde septiembre lleva el nombre de la segunda hija de Ramón Acín y Concha Monrás, homenajea a la poetisa 

El director de la EOI, junto al hijo de Sol Acín, Sergio, y las hijas de Katia, Katy y Ana, en el acto.
El acto de homenaje a la figura de Sol Acín ha reunido a familiares, integrantes de la comunidad educativa de la EOI y representantes institucionales.
Roger Navarro

El ambiente era el de casi una reunión familiar, el sistema de audio reproducía el que habría podido ser el sonido de una caja de música que, abierta, inundara las estancias de la casa familiar de Sol Acín y su hermana Katia.

La ya Escuela Oficial de Idiomas Sol Acín Monrás ha celebrado esta mañana un homenaje a la figura de la segunda hija de Ramón y Concha, que desde septiembre nombra al centro educativo oscense, respondiendo a las líneas expuestas en el plan de Igualdad del centro. “Pensamos en que había muchas centros que habían reconocido la figura de personas destacadas, pero en mayor proporción eran hombres. Y tras un momento de inspiración durante la muestra 'El Cajón de las Fotos', en el Palacio de Villahermosa, pensamos que Sol Acín encajaba en el perfil que nos habíamos planteado”, introdujo el director del centro educativo, José Luis Nadal. Una relación con los idiomas “tanto en lo personal como en lo profesional, pues fue profesora de francés, traductora, hablaba alemán, y era poetisa y una mujer oscense”, ha recordado Nadal.

Un momento importante”, ha destacado el director, que ha contado con la presencia de Sergio, hijo de la homenajeada, y Katy y Ana, hijas de Katia, entre otros familias, además de representantes institucionales, como la directora provincial de Educación, Amparo Roig; el concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Huesca, Ramón Lasaosa, o la diputada de la Diputación Provincial de Huesca.

Desde el centro se propusieron además que la nueva denominación sirva para difundir la figura de Sol Acín y quien fue, “más allá de las paredes de este centro”, de ahí las actividades que se han estado celebrando en los días pasados, como un concurso de marcapáginas, la charla de Víctor Juan o la exposición ubicada en la cafetería con fotografías de Sol. “Y alguna cosa más, como una muestra de microrrelatos, a partir de un verso de uno de los poemas de Sol”, explicó el directo.

Ante una audiencia formada por alumnado y exalumnado, profesorado y el resto de familiares de los Acín Monrás, el hijo de Sol Acín, Sergio Lindemann, hizo un repaso de la figura de su madre, en un emocionado recuerdo en el que agradeció el nombramiento del centro con el nombre de esta.

Firmeza y determinación

Mujer con carisma, “que empezaba con la mirada”, captando a la persona inmediatamente, supuso una gran influencia tanto para Sergio como para su hermana Ana, pues crecieron en un ambiente donde la casa siempre estaba llena de gente y donde se establecían debates y conversaciones, “sin adoctrinamiento”, porque como relata su hijo, Sol Acín tenía una visión de “tolerancia”, porque “veía el fondo de las personas” y era una persona “de gran lealtad”. “Las únicas intolerancias de mi madre fueron a la muerte y a la injusticia”.

Mujer de gran firmeza y determinación, “era pura educación, espontaneidad y empatía”, con una trayectoria reconocida de trabajo en el extranjero, y algo despistada: “No he conocido a nadie más despistada que mi madre, solo yo”, ha recordado su Lindemann entre risas.

En el acto, Katy Acín, leyó 'Poemas para Sol', escrito por su marido, Joaquín que escribió este poema tras la muerte de Sol. Además, alumnado, personal de administración profesorado han leído varios poemas de la homenajeada.

Etiquetas