Comarcas

bienes religiosos

Ángel Noguero: “Tener tan cerca el frontal de Buira es una maravilla”

Finalizan las tareas del desembalaje de 111 obras y piezas de arte devueltas por Lérida al Obispado de Barbastro-Monzón

Frontal de Buira
Frontal de Buira
S. E.

“Tener tan cerca, a mano, el frontal de Buira, es una maravilla entre las piezas más destacadas de la colección devuelta por el Museo de Lérida” ha destacado Ángel Noguero, delegado de patrimonio y director del Museo Diocesano donde el personal ha finalizado las tareas del desembalaje de 111 obras y piezas de arte, devueltas al Obispado de Barbastro-Monzón en cumplimiento del auto de ejecución provisional de la sentencia 88/2019. Hasta que haya sentencia definitiva las obras estarán en el Museo, sede del Obispado, que tiene obligaciones por aplicación de la sentencia.

El personal del Museo de Barbastro finaliza el proceso iniciado con la devolución de a primera tanda de obras.

En la última sesión de las siete dedicadas a estas tareas, además del equipo técnico del Museo, ha participado la archivera Margarita Rodríguez del Alisal porque entre la colección de obras devueltas hay dos libros, un breviario y cuatro sellos. El obispo Ángel Pérez tampoco se perdió “los grandes momentos” de ver las obras por cuya devolución se ha trabajado desde el año 1995 cuando se inició el proceso canónico que duró hasta 2008.

La propiedad legítima es de las parroquias a quienes representa el Obispado por la cesión de poderes, necesaria para reclamar por vía civil la devolución de los bienes depositados en el Museo de Lérida. La demanda se hizo en nombre propio y de las parroquias contra el Consorcio del Museo de Lérida Diocesano y Comarcal porque retenía los bienes y contra el Obispado de Lérida porque los tenía en depósito.

Ante el reiterado incumplimiento del Obispado de Lérida el prelado Ángel Pérez decidió la reclamación de bienes por una demanda civil presentada el 13 de febrero de 2018 en el Juzgado de Barbastro y el Gobierno de Aragón actuó como parte coadyuvante. La sentencia fue favorable y tras pedir la ejecución provisional, las obras de 44 parroquias aragonesas están en el Museo. El prelado acudió a las instalaciones para “agradecer la labor del equipo coordinado por Ángel Noguero”, que se ha centrado durante un mes en tareas de recibir las obras, devueltas entre los días 15 y 22 de febrero, 5 y 10 de marzo.

En cada entrega se ha seguido el mismo protocolo, comprobación del contenido que coincidía con el señalado en la relación facilitada por el Museo de Lérida, examen del embalaje y estado de cada una de las obras. Las tareas se han realizado bajo la supervisión del notario Miguel Viela que ha levantado acta escrita con imagen gráfica. A partir de ahora, el personal del Museo realizará el estudio y el análisis pormenorizado que oriente las medidas necesarias y determine qué bienes están en condiciones para ser expuestos.

Ángel Noguero resaltó “la calidad de las obras más destacadas, en especial los Bienes de Interés Cultural que han estado expuestos. En conjunto, son piezas extraordinarias por cuya devolución se ha trabajado durante 25 años y ya las tenemos en el Museo”. Al mismo tiempo se refirió al estado de conservación “muy bien las últimas entregadas donde están las mejores, las diferencias con las anteriores”.

A partir de ahora, “el trabajo estará en manos de las técnicas porque hay mucha faena por delante, entre otras tareas el rediseño de la colección actual expuesta. Se tiene la intención de organizar una exposición abierta con selección de las mejores obras, sin fecha, pero no se demoraría mucho porque después de Semana Santa tenemos que trabajar en esta muestra. Todo está en estudio pero valdrá la pena mostrar una selección de las obras y piezas de arte en las salas del Museo”.

Los espacios con fotos de obras se cambiarán por las originales aunque la decisión no es definitiva salvo para el frontal de Buira en el pantocràtor de Villamana y la talla de la Virgen de Zaidín que estará en una vitrina muy cerca en la misma sala. Además, destacan el frontal de Treserras (XIII), sarcógafo de Nachá (XIV), arqueta de Buira (XIV), San Miguel (XIV), Calvario (XV), San Pablo (XV), San Pedro (XV), San Martín Obispo (XV), San Pedro y San Pablo (XVI), Santa Ana (XV), Virgen María (XIV), retablos de San Cristóbal (XV) y San Antonio Abad (XV).

El Obispado, responsable de la colección

En la colección hay 28 Bienes de Interés Cultural (BIC) y 83 Bienes Inventariados por el Gobierno de Aragón, “hasta que no haya sentencia firme, el Obispado es responsable de que estén en condiciones de conservación en el Museo, domicilio social de la Diócesis. Lo normal es que no salgan de allí hasta que la sentencia sea firme y mientras, el control corresponde al Obispado”, según informo Joaquín Guerrero, abogado del Obispado. El litigio pasó a la Audiencia Provincial con recursos de ambas partes y lo más probable es que finalice en el Tribunal Supremo por lo que el plazo estimado sería de seis años.

En la sentencia se indica que “el auto de ejecución provisional debe realizarse conforme a los estándares museísticos de rigor, de modo que no se produzca ningún daño a los bienes, garantizándose que el destino es el Museo Diocesano que cuenta con los medios y el persona para garantizar las medidas necesarias de seguridad, preservación y conservación de todos y cada uno de los bienes”.

Etiquetas