Comarcas

ALTO ARAGÓN / MOVILIDAD

El fin de los peajes supondrá 90 millones de ahorro en Aragón

El 1 de septiembre será gratuito circular por la AP-2 tras 55 años de concesiones

La AP-2 recorre los términos municipales de Fraga, Torrente de Cinca, Candasnos y Peñalba.
La AP-2 recorre los términos municipales de Fraga, Torrente de Cinca, Candasnos y Peñalba.
S.E.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) liberará los peajes de la AP-2 el próximo 1 de septiembre. Esta vía, que va desde Alfajarín (Zaragoza) hasta El Vendrell (Tarragona), se extiende por 215 kilómetros entre Aragón y Cataluña, de los que 43 transcurren por las comarcas altoaragonesas del Bajo Cinca y Los Monegros.

El fin de las concesiones tras 55 años va a suponer un ahorro de 90 millones de euros anuales para los usuarios de la autopista en Aragón. El mismo día se liberarán también 262 kilómetros pertenecientes a la AP-7 en Cataluña, lo que, sumado al fin del peaje en la AP-2, supondrá un ahorro de 515 millones de euros, que podrían ascender a 752 millones atendiendo a las previsiones del aumento de tráfico.

Además, según informó el ministerio a través de una nota de prensa, la liberación de este tramo reducirá los kilómetros de pago en vías de alta capacidad en la Comunidad, pasando de un 19% a un 6%.

El fin del peaje en la autopista Zaragoza-Mediterráneo es una reivindicación histórica entre los vecinos de sendas comarcas oscenses, donde la vía transcurre por los términos municipales de Fraga, Torrente de Cinca, Candasnos y Peñalba.

Uno de los motivos principales es la descongestión del tráfico que circula por la N-II, la única alternativa gratuita para circular desde Zaragoza hasta Fraga. La A-2, que une Madrid y Barcelona, finaliza en la capital aragonesa y resurge en la capital bajocinqueña, por lo que son muchos los conductores que optan por tomar la N-II entre estas dos ciudades -con un único carril por sentido- y ahorrarse el billete que obliga la autopista, cuyo precio oscila entre 11,40 euros y 25,30 euros, dependiendo del tipo de vehículo.

Esta ingente cantidad de desplazamientos por la N-II, motivada por el ahorro, ha convertido a esta carretera en una vía con altos índices de siniestralidad. Hace menos de un mes, el 31 de julio, un vecino de Asturias de 46 años perdió la vida en esta carretera a la altura de Candasnos, en un accidente en el que estuvieron implicados dos camiones y un turismo.

Otro de los motivos es que los aragoneses no tengan que pagar un peaje por desplazarse dentro de su Comunidad Autónoma. Para viajar desde esta zona oriental de la provincia hasta Zaragoza, los vecinos consideraban “injusto” tener que pagar 11,40 euros (22,80 euros de ida y vuelta) para “ir por una carretera segura” hasta la capital de la región.

En 2009 se creó la Vía-T, un dispositivo ampliamente utilizado por las personas que, por trabajo, van y vuelven desde uno de los municipios mencionados hasta Zaragoza en el mismo día. No obstante, tiene un coste de emisión y un pago anual por el mantenimiento, por lo que tampoco es un servicio gratuito.

Tras la suspensión del peaje en la AP-2 y AP-7 se prevé un aumento del tráfico en estas vías, por lo que señalaron desde el Mitma que se está trabajando “en un estudio previo de demanda y necesidad de actuaciones.

Estas dos últimas liberalizaciones se sumarán el próximo miércoles a las de la AP-1 entre Burgos y Armiñón, la AP-7 entre Tarragona y Alicante y la AP-4 entre Sevilla y Cádiz

Etiquetas