Jacetania

TRANSPORTE FERROVIARIO

El avance en la reapertura de la línea internacional de ferrocarril

La UE ya está plenamente implicada en este proyecto en el que trabajan España, Francia, Aragón y Aquitania

Autoridades en la nueva estación de Canfranc, que recibió el jueves su primer tren.
Autoridades en la nueva estación de Canfranc, que recibió el jueves su primer tren.
Eduardo Ezequiel

En el horizonte optimista se baraja en año 2025 como fecha para la reapertura de la línea internacional, los más pesimistas hablan de 2027, pero quizá la mejor noticia es que no se duda de que la reapertura será una realidad en esta década. Y eso es, en parte, porque la Unión Europea ya está plenamente implicada en este proyecto en el que trabajan de manera conjunta los gobiernos de España y Francia, de Aragón y Nueva Aquitania.

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, ha explicado que “la reapertura ha sonado en Europa muchas veces pero nunca de manera coordinada, el mayor reto que teníamos era hacer frente común a ambos lado del Pirineo, lo conseguimos y seguimos trabajando con ese compromiso”.

La inversión más importante se producirá en el lado francés, en los 33 kilómetros que separan Canfranc de Bedous y cuyas vías están desmanteladas. Son la parte palpable del abandono de esta línea que permanece en silencio desde el hundimiento del puente de L’Estanguet.

Los fondos europeos que se están destinando y que sirven para cofinanciar los trabajos y estudios previos se articulan a través del instrumento de ayuda financiera del Mecanismo Conectar Europa, en sus convocatorias del 2016 y 2019.

En el proyecto de 2016 “Superando las conexiones perdidas entre Francia y España. Estudios para la rehabilitación de la sección ferroviaria transfronteriza Pau-Zaragoza”, se incluyen 9 objetivos que se están desarrollando con un presupuesto de 14,7 millones de los que Europa aporta 7,35 millones de euros. El plazo de ejecución de estos trabajos finalizará en diciembre de 2022 aunque algunos de ellos ya están finalizados.

Los objetivos incluyen la gestión del proyecto, coordinación y divulgación y el desarrollo de modelos adecuados de financiación, es decir, buscar financiación para pagar la reapertura a través de una estructura organizativa común. Además se realizará una evaluación del impacto social y económico del proyecto global.

Uno de los objetivos más importantes, que ya está logrado, es la aprobación de los estudios de convergencia, un documento que sirve para determinar cómo será técnicamente la línea internacional, desde Zaragoza y hasta Pau. Soro ha explicado que “es precisamente este estudio el que garantizará que todas las acciones que desarrollemos sirvan para crear una línea única y competitiva, una línea que sirva para conseguir el objetivo común de Aragón de convertirse en un auténtico nodo logístico”.

Uno de los objetivos más complejos y al que se destina más presupuesto, hasta 9 millones de euros, es el que está desarrollando SNCF-R en Francia. Es el estudio con el que se determina cómo está la línea, la realización de los sondeos geotécnicos, los levantamientos topográficos, y el estado de las infraestructuras: túneles, puentes, pasos inferiores, terraplenes… Los estudios preliminares están ya finalizados y los estudios del anteproyecto han sido adjudicados recientemente.

También se avanza, en el lado francés, en la evaluación de impacto en la sección Pau-Somport. Hasta ahora se ha realizado un inventario ecológico y una valoración ambiental de la situación inicial y se está trabajando en el análisis de los impactos ambientales del proyecto.

Se están realizando los estudios preliminares para la modernización y preparación de la explotación de la sección Zaragoza-Canfranc. En estos momentos ya se han hecho los estudios de las mejoras que tiene que haber en la línea entre Zaragoza-Canfranc. Ya se cuenta con los proyectos de renovación de vía entre Plasencia del Monte-Ayerbe, Ayerbe-Caldearenas, Jaca-Canfranc y la modernización de la señalización en el tramo Huesca-Canfranc.

Además se trabaja para adaptar también los accesos a Plaza y ya se ha preparado la documentación para el proyecto constructivo para crear un acceso ferroviario directo a Plhus.

El proyecto de 2019

Este proyecto cuenta con una inversión total de 8.6 millones de euros de los cuales Europa aportará 2,7. El plazo de ejecución de los puntos es hasta el 31 de diciembre de 2023.

Entre las acciones incluidas está la gestión del proyecto y coordinación, las acciones de comunicación y difusión. También los estudios medioambientales del túnel y el estudio de la situación actual de la obra civil del túnel, cómo se gestionará la infraestructura y qué actuaciones se deberán llevar a cabo. Además, y dentro de este proyecto se incluyen los dos millones de euros que Europa ha destinado a la nueva playa de vías y la estación internacional.

Etiquetas