Jacetania

transporte ferroviario

La moderna terminal acerca el sueño de recuperar el tráfico internacional

Las autoridades comarcales ven decisiva la circulación de pasajeros y mercancías para asentar población, favorecer al turismo y apoyar el desarrollo

Representantes municipales de la zona, con el ministro Ábalos, el pasado jueves en Canfranc.
Representantes municipales de la zona, con el ministro Ábalos, el pasado jueves en Canfranc.
R. G.

“Queda mucho por hacer, pero hoy es un gran día”. Así se podría resumir la mezcla de emociones que definió la histórica jornada vivida este pasado jueves en Canfranc Estación, con motivo de la esperada inauguración de su nueva estación ferroviaria, en presencia del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y el presidente de Aragón, Javier Lambán. La puesta en marcha de su moderna terminal -ubicada en paralelo a la Estación Internacional- acerca el sueño de la reapertura de la línea Zaragoza-Pau, que puede generar múltiples beneficios.

“Para la Comarca de la Jacetania, puede ser un impulso de crecimiento de población y de trabajo excepcional. Y como vía de comunicación futura con Europa, es la antesala de la apertura total de la frontera; es decir, de un futuro muy prometedor”, apuntó la presidenta comarcal y alcaldesa de Ansó, Montse Castán, para la que la estación de Canfranc es un elemento muy simbólico. “Recuperar el pasado histórico de la estación y todo lo que en ella sucedió no tiene precio. Es majestuosa y ofrece una esperanzadora realidad”, agregó.

Según el vicepresidente comarcal y consejero de Turismo, Joaquín Giménez, el estreno de la nueva estación de Canfranc “es una muy buena noticia, con vistas a la reapertura del tráfico internacional en el futuro”. Además, señaló que “unas buenas comunicaciones -por carretera y tren- son imprescindibles” para el desarrollo del territorio.

La mejora del servicio ferroviario “se puede notar a medio y largo plazo” en el sector turístico del valle del Aragón, facilitando la llegada de quienes visitan las estaciones de esquí o realizan el Camino de Santiago. Del mismo modo, el Canfranc puede favorecer la economía al realizar eventos como la Feria Expoforga, que “atrae -hasta Puente la Reina- a visitantes de Francia” y profesionales del sector agroganadero.

El alcalde canfranqués, Fernando Sánchez, se muestra “ilusionado por el nuevo Canfranc y por su futuro”. Además, durante la histórica jornada, quiso recordar que “el 27 de abril de 1994 empezó a andar el Consorcio Canfranc 2000 (hace casi 27 años)” y en ese tiempo, “han sido varios alcaldes, muchos concejales, representantes de Adif o Renfe y consejeros del Gobierno de Aragón los que han trabajado muy duro”.

“Son días de felicidad para Canfranc”, continuó el primer edil, pidiendo “máxima implicación” a las administraciones “para conseguir el objetivo prioritario: ver pasar trenes a Francia”. El tráfico internacional se detuvo en 1970 y “una línea que lleva 51 años cerrada no es fácil abrirla”, reconoce, pero “estando unidos, lo conseguiremos”.

La inauguración de la terminal fue una cita memorable para el personal ferroviario. “El miércoles tuve el honor de recibir el último tren en las vías españolas del edificio histórico y el jueves, el honor de dar salida al primer tren en la nueva terminal. Dos días muy intensos y llenos de sensaciones muy bonitas que pasarán a recordarse durante muchos años”, aseguró Luis Fraga, concejal y responsable de circulación de la estación de Canfranc, con la esperanza de que “el próximo día de celebración ojalá sea para recibir el tren francés”.

A medida que el sueño de la reapertura toma forma, se incrementan las expectativas en Jaca, donde se cree firmemente en el proyecto y se espera que marque un punto de inflexión. “Si conseguimos mejorar los servicios ferroviarios y que el tren sea un medio cómodo, ágil y ecológico, puede ser un medio muy elegido entre los turistas que nos visitan en invierno y en verano”, dijo el alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón, para el que la nueva estación de Canfranc “tiene un gran valor” porque “se ve movimiento y se pasa de las buenas intenciones a las realidades”.

Al margen del transporte de pasajeros, “la línea del Canfranc está preparada para el tráfico de mercancías”. En este sentido, Jaca y Sabiñánigo trabajan para crear un polígono conjunto en los núcleos rurales de Martillué y Pardinilla, que “puede impulsar un gran número de empleos y ayudar a incrementar la población de la Jacetania y el Alto Gállego”.

Entre los asistentes al acto de la inauguración, estuvo la alcaldesa de Sabiñánigo, Berta Fernández, para la que la nueva terminal representa “un gran paso hacia la reapertura”, además de “un momento histórico”, por lo que supone de “preservación de nuestro patrimonio”, siendo “una oportunidad para el territorio, para Aragón y un nexo de unión entre España y Francia”.

Tardienta, Huesca, Ayerbe, Riglos, Santa María de la Peña, Anzánigo, Caldearenas, Sabiñánigo, Jaca, Castiello de Jaca, Villanúa y Canfranc son los puntos emblemáticos de la línea ferroviaria del Canfranc a su paso por la provincia. Desde 1928 hasta 1970, durante 52 años, el tren cruzó la frontera. En 2021, 51 años después del cierre, la nueva terminal de Canfranc abre camino a la esperanza.

Etiquetas