Jacetania

RECONOCIMIENTO

Bara Jaquesa para Amigos de Serrablo y Belén Luque

La Asociación Sancho Ramírez entregó su premio anual en Jaca, que reconoce la defensa del patrimonio de la Jacetania y el Alto Gállego

Pilara Piedrafita, Javier Acín, Juan Carlos Moreno, Belén Luque e Isabel Mañero.
Pilara Piedrafita, Javier Acín, Juan Carlos Moreno, Belén Luque e Isabel Mañero.
Ricardo Grasa

La asociación Amigos de Serrablo, creada en Sabiñánigo y representada por su presidenta, Pilara Piedrafita, y la directora del Museo Diocesano de Jaca, Belén Luque, recibieron la Bara Jaquesa, en su edición de 2021, durante una ceremonia que tuvo lugar este sábado en la sala Europa del Palacio de Congresos de la localidad jaquesa.

La Bara Jaquesa es el premio anual que concede la Asociación Sancho Ramírez de Jaca a colectivos o personas que se distinguen por su labor de conservación y difusión del patrimonio.

“Recogemos la Bara Jaquesa con orgullo, pero también con responsabilidad, porque es un compromiso que nos une en defensa del patrimonio. Este premio nos impulsa y nos anima a continuar trabajando”, declaró Pilara Piedrafita, recordando el carácter “visionario” de Julio Gavín, el que fuera presidente de la asociación de 1976 a 2006, “por dejarnos una fórmula de trabajo, eficacia y entusiasmo”.

Amigos de Serrablo cuenta con 700 socios -unos 600 de pago- y su presidenta es Pilara Piedrafita desde 2015. El colectivo se fundó en 1971 en Sabiñánigo y acumula un gran número de logros, entre los que figura la restauración del Castillo de Larrés y su conversión como sede del Museo de Dibujo Julio Gavín. Además, jugó un papel decisivo al reconstruir templos rurales medievales que pasaron a conocerse como las iglesias mozárabes del Serrablo.

Belén Luque dirige el Museo Diocesano de Jaca, desde su reapertura en 2010, dotando a dicho centro de un prestigio nacional e internacional, que le sirvió para recibir la medalla al mérito civil, entregada en 2019 por el rey Felipe VI. Previamente, fue guía turística en el Monasterio de San Juan de la Peña. Además, con sendas becas de la Comarca de la Jacetania, elaboró un inventario de iglesias y ermitas, y realizó otro trabajo sobre arquitectura popular.

“Cuando se creó la Bara Jaquesa, que mide 77 centímetros, como unidad de medida, para garantizar que no hubiera injusticias, no se habrían imaginado lo que le iba a emocionar recibirla a una jaquesa”, declaró Belén Luque, que, visiblemente emocionada, quiso “compartir el premio” con su familia, sus compañeros actuales y antiguos del museo, y con la Asociación Sancho Ramírez.

Belén Luque.
Belén Luque.
Ricardo Grasa

En este sentido, dijo que “sin la asociación, hubiera sido impensable organizar muchas de las actividades del museo”, entre las que destacó el Taller de Pintura al Fresco, que volverá en septiembre; o la Jornada de Arte Románico, cuya siguiente edición será el 11 de junio. “Además, Sancho Ramírez me dio la oportunidad de empezar a desarrollar mi carrera en la zona (en 2005)”, recordó, agradecida con “este honor”, que recibe “con mucho cariño”.

El presidente de la Asociación Sancho Ramírez, Juan Carlos Moreno, abogó por “trabajar más juntos en el ámbito cultural” y anunció que, con Amigos de Serrablo, se publicará un trabajo que elaboró Manuel Goméz de Valenzuela acerca del linaje de los Abarca. Esta obra se presentará en Sabiñánigo y en Jaca (en este caso, en agosto, en la Feria del Libro).

El concejal de Cultura de Jaca, Javier Acín, y la concejala de Promoción de Sabiñánigo, Isabel Mañero, estuvieron presentes en el acto de entrega de la Bara Jaquesa.

Etiquetas