Ribagorza

PATRIMONIO

El obispado y el GA no cursarán demanda civil por la talla de Santa Ana de Ribera

La pieza, declarada BIC, está en depósito judicial y hay interés en que siga en el Museo

Talla de Santa Ana.
Talla de Santa Ana.
S.E.

El Obispado de Barbastro-Monzón no presentará demanda ante la jurisdicción civil para que la talla de Santa Ana (siglo XIV) se quede en el Museo Diocesano de Barbastro, donde está en depósito judicial desde el mes de diciembre de 2019. El Gobierno de Aragón tampoco presentará ninguna demanda por la talla declarada y protegida como Bien de Interés Cultural (BIC). Ambos han informado sobre su decisión al Juzgado de Barbastro cuya titular podría ordenar la devolución de la talla a quienes se consideran sus propietarios, según ha sabido este periódico.

A finales de junio de 2021, el Obispado solicitó al Juzgado la continuidad del depósito judicial que se ha prorrogado en espera de una solución entre las partes afectadas que, por ahora, no ha sido posible. La talla románica del siglo XIV representa a Santa Ana con la Virgen Niña, procedente de la iglesia de Ribera, en el municipio ribagorzano de Montanuy. La Guardia Civil la recuperó en diciembre de 2019 tras la denuncia interpuesta por el Obispado en 2017.

A partir de entonces se puso en marcha la “Operación Frescales”, que duró dos años hasta que se depositó en el Museo Diocesano, el 20 de diciembre de 2019. En las tareas colaboraron el Departamento de Cultura del Gobierno de Aragón y el Museo Provincial de Huesca. La talla se conserva con “cuidados extremos” sin restauración porque es inviable mientras siga en depósito judicial. La pieza es de tamaño mediano, realizada en madera policromada aunque no conserva toda, de calidad buena a pesar del deterioro sufrido.

Talla de Santa Ana.
Talla de Santa Ana.
S.E.

La decisión del juez de archivar la causa penal por desaparición obliga a devolver la talla -por aplicación de la Ley- al poseedor anterior al inicio de las diligencias. El Gobierno de Aragón aprobó la declaración Bien de Interés Cultural (BIC) en enero de 2021 después de culminar los trámites iniciados por la Dirección General de Patrimonio Cultural a petición del Museo Diocesano en julio del año 2020.

La declaración lleva consigo obligaciones “de protección legal” de máximo rango que se aplican para inmuebles y objetos de interés artístico, histórico, paleontológico, arqueológico, etnográfico y científico, entre otros. En este sentido, la talla está sujeta a un control legal ante posibles operaciones de compraventa que conlleva los derechos de retracto y tanteo con el Gobierno de Aragón. La venta es inviable fuera de Aragón y sus propietarios tienen la obligación de mostrarla en público, incluso restaurarla por su condición de BIC para que se conserve en las mejores condiciones.

El interés porque siga en el Museo es evidente por parte del Obispado, que podría “negociar” con los propietarios. De momento, en espera de la decisión judicial, la talla se encuentra en situación estable de condiciones de temperatura y humedad. Se conserva en las mejores condiciones de temperatura en dependencias del Museo pero preocupa su delicado estado de conservación. La pieza es del patrimonio diocesano, su policromía está bastante dañada y muy delicada”, informaron las fuentes consultadas en su momento. l

Etiquetas