Ribagorza

LOTERÍA DE NAVIDAD

La suerte sonríe a Ribagorza en forma de millones de euros

Benasque repartió un décimo de El Gordo y a Cerler llegó el 4º premio

Trabajadores de la estación de Aramón Cerler, durante la celebración de ayer.
Trabajadores de la estación de Aramón Cerler, durante la celebración de ayer.
S. E.

Después de tres años consecutivos dando premios importantes, a la cuarta ha ido la vencida y el estanco de Benasque ha vendido un décimo del primer premio de la Lotería de Navidad, el 5490. “La suerte está aquí en Benasque”, ha asegurdo Cristian Bielsa que, junto con su mujer Mayte Campo, regentan este establecimiento familiar que, durante 40 años, tuvo al frente a su madre, María Jesús Porté, con quien festejaron la venta de El Gordo. Dentro del municipio benasqués, la suerte ha subido hasta Cerler con un cuarto premio, el 54289, muy repartido entre un nutrido grupo trabajadores de la estación de esquí y varios vecinos y clientes del Bar Chinella.

María Jesús Porté ha sido una lotera afortunada durante décadas y, al parecer, ha legado su don tras retirarse. “Aunque se haya jubilado mi madre, la suerte está aquí en Benasque”, ha asegurado Bielsa, muy contento por haber vendido un décimo del primer premio de la lotería, el 5490, con el que María Jesús posaba orgullosa en la puerta del estanco, en compañía del resto de la familia.

María Jesús Porté sujeta el número con su familia en la puerta del estanco de Benasque.
María Jesús Porté sujeta el número con su familia en la puerta del estanco de Benasque.
EFE

El décimo era de máquina, “como todos los que vendemos” y con esto se confirma que de máquina también tocan. Al principio, la gente era un poco escéptica y ya ves”, explicó.

El lotero benasqués ha confesado estar “contento e ilusionado” porque “es muy difícil dar un premio de este tipo. Es una lotería”, ha bromeado. Respecto al agraciado, ha indicado que “ojalá sea de la zona”, aunque desconoce dónde han podido ir esos 400.000 euros. “No sabremos a quién le ha tocado ni dónde ha ido. Se vende desde el verano. Si que, estos años atrás, algún agraciado ha venido a decirnos que fue el premiado de tal cuarto o de otro. Con el Gordo, ya no lo sé. Quienes hayan tenido la suerte, perfecto. Y si son de aquí, perfecto también”, ha comentado encantado de repartir felicidad. La afluencia turística hace que el premio pueda haber ido a cualquier parte, aunque los benasqueses juegan bastante. “Aquí se ha comprado mucha lotería. Gente de aquí, segundas residencias, que vienen en verano y otoño. Pero también mucho turista porque tenemos una fama y se nota. En cuanto empiezas a dar premios y los premios se repiten año tras año, la gente viene”, ha destacado.

No en vano, el estanco de Benasque ha dado el multimillonario de la Primitiva “hace unos 15 años, fueron 12 millones de euros” y, últimamente, se han dado premios consecutivos en la Lotería de Navidad: en 2019, un cuarto y dos quintos premio; en 2020, un quinto; en el 21, un cuarto premio y, este año, el Gordo. “Se estaba cociendo y ha sido el remate. Yo pensaba, a ver si damos un cuarto o quinto, pero el Gordo es el colofón”.

Su madre, María Jesús Porté, ha destacado estos premios que los han consolidado como referencia. “Ya llevamos unos cuantos años dando premios y este año ha llegado el Gordo”, dijo satisfecha. Ha insistido en que no se sabe dónde ha podido ir. “De momento, nadie nos ha dicho nada” y ha incidido en el incremento de las ventas. “Este año se ha vendido muy bien. Ayuda mucho que vayas dando premios y la gente te conozca. Se ha vendido muchísimo entre la gente de fuera”, ha concluido.

Cristian Bielsa ha asegurado que “es el premio al trabajo conjunto con la delegación” y valoró “la promoción que es para Benasque y para Huesca”. “Es mucha ilusión y alegría, estamos súper contentos e ilusionados. Cada año tenemos más ilusión”, ha apuntado con la vista puesta en futuros sorteos para no perder la racha.

Y la suerte ha subido hasta Cerler, donde un nutrido grupo de trabajadores de la estación de esquí ha sido agraciado con un cuarto premio, el número 54289, vendido íntegramente en Calatayud, pero que les gestionó el propietario del Bar Chinella que, aunque esté jubilado es quien se encarga de su lotería de Navidad hace años. José Antonio Portaspana vendió 20 series, todo en décimos, que fueron a clientes y vecinos, además de a los trabajadores de la estación.

Entre los empleados de Cerler, se han repartido más de 50 décimos. “Casi todos llevamos un décimo, pero hay alguno con dos e incluso con tres”, comentó uno de los agraciados. Contento por él y por sus compañeros afortunados, ya que ha llegado a casi todos. “Somos sobre todo gente fija, de pistas, mantenimiento, remontes y oficina”, ha detallado, satisfecho porque haya llegado a muchos.

Aunque les han llamado pronto anunciándoles que la suerte había llegado a la estación, la plantilla ha trabajado con normalidad durante la mañana, eso sí, con más ilusión. “Son 20.000 euros por décimo que no dan para jubilarse, así que no, no nos hemos tomado fiesta. Se ha trabajado con más alegría, pero aquí estamos”, ha dicho.

Los agraciados, junto con los pocos que no compraron décimo, esperaban celebrarlo juntos en el champán navideño que organiza anualmente la estación con motivo de la Navidad y que tuvo lugar a primera hora de la tarde.

Etiquetas