Somontano

denominación de origen

La D.O. Somontano califica de “excelente” la añada de 2020

Es la máxima categoría y los vinos de la zona la alcanzan por decimocuarta vez

Vendimia en la D.O. Somontano.
Vendimia en la D.O. Somontano.
S.E.

El pleno del Consejo Regulador de la D.O.P. Somontano ha calificado de “excelente” la añada del año 2020, después de valorar los primeros vinos y la última vendimia en la sesión celebrada el pasado 24 de febrero. La calificación de “añada excelente” es la máxima categoría y en la historia de la D.O.P. es la decimocuarta vez que se otorga con los precedentes de los años 1985, 1988, 1993, 1994, 1995, 1998, 2001, 2006, 2007, 2010, 2017 y 2019. Los primeros vinos jóvenes ya están en mercados y los “de guarda” siguen su proceso en bodega.

La decisión se tomó tras valoraciones técnicas sobre los primeros vinos y la última vendimia con 15.240.000 kilos entre uvas blancas (44 %) que fue un porcentaje histórico y uvas tintas (56 %) entre quince variedades. La vendimia tuvo reducción importante respecto a las campañas anteriores, pero la uva llegó a bodegas “en óptimo grado de maduración y en estado sanitario perfecto”, según informan desde el Consejo Regulador.

En opinión de José Ferrer, enólogo de Viñas del Vero y Blecua, “ambas variables han dado como fruto vinos con mucha concentración, expresión y personalidad que se define por nitidez de la expresión varietal. Somontano elabora, siempre, vinos buenos y esa base supera esta añada con la honestidad que se refleja en cada una de las quince variedades que tiene la Denominación”.

Jesús Astrain, enólogo de Bodegas Pirineos y el más veterano por trayectoria en el Somontano, señala que “a la concentración de los vinos que se traduce en sabor y volumen se suma otra virtud de esta añada, la finura y elegancia que tienen, en especial, los vinos blancos con registro más delicado donde destacan la frescura y la expresión mientras que en los rosados se acentúa la fruta y de nuevo, la frescura”.

“Sello más atlántico”

Jesús Artajona, enólogo de Bodega Enate, destaca que “la abundancia de las precipitaciones caídas hasta junio y varios episodios tormentosos durante la primavera han marcado la añada 2020 con un sello más atlántico y fresco. A pesar de las adversidades, nuestros vinos blancos sorprenden por aromas de esperanza, solidaridad e ilusión mientras que los tintos nos transmiten fuerza, coraje y entusiasmo”.

José Javier Echandi, enólogo de Bodega Sommos, la califica como “una añada relativamente fresca con vinos muy vivos, excelentes para los que buscamos”. En relación con la vendimia, el descenso de cantidad que hubo se compensó con la calidad de la uva, reflejo del trabajo constante y extraordinario de los viticultores frente a la complejidad del año climatológico.

Al final de la vendimia, los técnicos del Consejo Regulador destacaron que “las uvas han visto reforzado su potencial aromático y una acidez que dará como fruto grandes vinos, blancos y rosados. Además, una larga vida a los vinos de guarda como son los fermentados en barrica, crianzas, reservas, grandes reservas y elaboraciones especiales”. Los resultados están a la vista. 

Etiquetas