Somontano

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Pueblos Vivos atrae y ayuda a asentarse a 250 nuevos vecinos en el Somontano

La pandemia y el teletrabajo han hecho que los vecinos de la ciudad miren de otra forma a los pueblos

Mariano Altemir, Patricia Sanchón y María Jesús Morera.
Mariano Altemir, Patricia Sanchón y María Jesús Morera.
Á.H.

Los efectos de acciones contra la despoblación se han notado con 258 personas empadronadas en 15 de 21 municipios del Somontano, desde enero de 2020 hasta septiembre de 2021, según datos facilitados por Ceder Somontano, que lidera el proyecto Pueblos Vivos.

“Estamos en un momento muy bueno para atraer a nueva población a los pueblos, la pandemia y el teletrabajo han hecho que las personas de la ciudad miren de otra forma los pueblos. No podemos perder este tren y sí hacer algo importante, generar más oferta de vivienda de alquiler y trabajar la integración”, opinan Mariano Altemir, presidente del Ceder y Paloma Fábregas, gerente, sobre la campaña que coordina Patricia Sanchón.

La mirada hacia los pueblos del medio rural es cada vez más habitual y los efectos se notan aunque resolver la despoblación “es un camino más largo, como lo ha sido el proceso de despoblación”, opina Fábregas. De criterios similares participa Altemir, porque vivió los efectos de la despoblación en Alquézar, donde es alcalde. En todos los foros explica cómo fue el cambio hasta conseguir la realidad actual de su pueblo.

Alquézar es ejemplo pero hay más localidades donde el cambio se percibe aunque los efectos de la despoblación persisten. Cada vez menos porque los resultados del trabajo y la colaboración conjunta de Ceder y Comarca se notan, además de la labor de alcaldes. Las expectativas son buenas según reflejan los datos recientes de Pueblos Vivos, que lidera el Ceder entre diez comarcas aragonesas donde participan siete asociaciones de Desarrollo Rural de Grupos de Acción Local con ayudas del Programa Leader de Desarrollo Rural de Aragón.

El denominador común es la contribución para frenar la despoblación y potenciar la instalación de nuevos pobladores en territorios rurales. En los últimos seis meses hubo 143 consultas de potenciales nuevos pobladores pero el dato más importante son las 258 personas que se empadronaron en 15 de 21 municipios desde enero de 2020 hasta septiembre de 2021. Las poblaciones afectadas son Abiego, Alquézar, Berbegal, Castejón de Puente, Castillazuelo, Colungo, El Grado, Estada, Estadilla, Naval, Peralta de Alcofea, Peraltilla, Pozán de Vero, Salas Altas, Salas Bajas y Santa María de Dulcis.

En la plataforma “Vente a vivir a un pueblo”, coordinada entre Ceder y Comarca, se atiende a ciudadanos interesados en consultas, y “estamos contentos porque los resultados son palpables en este servicio”. Además, se refleja también el incremento del teletrabajo en Aragón, con cifras entre el 2,5 y el 6,9 que son similares a todas las Comunidades Autónomas, excepto Madrid, Cataluña y Cantabria.

Al mismo tiempo, se notan los efectos secundarios del saldo migratorio (inmigrantes menos migrantes) de Aragón en 2020 con personas de otras autonomías españolas que se ha incrementado respecto a años anteriores. El aumento es del 33% en 2020 y se considera “excepcional”, según los datos que aporta Paloma Fábregas.

Ceder Somontano ha colaborado, por primera vez, con el “Erasmus rural”, que es una de las medidas más llamativas del Gobierno para luchar contra la despoblación en el intento por revertir la pérdida de habitantes de las zonas rurales y crear una vinculación con territorios. Se inspira en el programa de intercambio estudiantil europeo y a la bolsa de primer empleo acceden estudiantes de grado o máster de la Universidad de Zaragoza.

En el Somontano se han cubierto 7 de 12 plazas de la convocatoria para los programas “Desafío” y “Arraigo” subvencionados por la Diputación Provincial de Huesca. Además, “se ha diseñado un proyecto con nueva línea de trabajo, a partir de noviembre, que implica a las empresas para resolver sus necesidades de personal. Se realizará con recursos de la Fundación EDP Solidaria 2021”.

En la misma línea de acciones está la campaña “Me voy p’al pueblo” en siete localidades de siete municipios diferentes con ayuda del Fondo de Cohesión ligado a la Directriz contra la Despoblación. En el apartado de vivienda se informa a los ayuntamientos sobre ayudas DPH, Fondos de Cohesión y al mismo tiempo, se anima a pedir ayudas para “figuras de planeamiento urbano”. 

“La pandemia y el teletrabajo han hecho que las personas de la ciudad miren de otra forma los pueblos. No podemos perder este tren”, apunta Mariano Altemir, presidente del Ceder

.

Etiquetas