Cultura

RECREACIÓN LITERARIA

‘Cucaracha’ reaparece entre letras y escenarios

El popular bandido, protagonista del verano en la provincia altoaragonesa

Roberto Nistal como el ‘Cucaracha’.
Roberto Nistal como el ‘Cucaracha’.
S.E.

La novela Cucaracha, el bandolero, de José Antonio Adell y Celedonio García, con la adaptación dramática de la misma por Luis M. Casáus bajo el título de Cucaracha, sangre, amor y muerte en los Monegros, han hecho que el más famoso de los bandoleros de Aragón se convierta en el protagonista del verano en la provincia oscense, y más concretamente en la comarca monegrina.

Los autores del libro lo han presentado en 28 localidades, y están muy contentos de la acogida por los lectores. Las ventas, según ellos, van muy bien, “y todavía faltan algunas para septiembre”, explican los escritores, que han recorrido Los Monegros, algunas localidades del Cinca Medio, Bajo Cinca, Somontano y La Litera.

Por otra parte, el Teatro de Robres cierra el primer ciclo de representaciones al aire libre este domingo en la Carrasca de Lecina, a las 22:00 horas, con la número 17 desde su estreno el 5 de junio en Sariñena.

“La gran Dama Milenaria del Alto Aragón, tesoro natural resplandeciente de vida, se vestirá de gala para recibir a Cucaracha y su banda, entre los que figuraba el sobrarbense José Solanilla, natural de Palo”, señala Casáus sobre el Árbol Europeo del Año. “Solanilla fue uno de los cinco que murieron junto a ‘Cucaracha’ en el corral de La Anica”.

Asimismo, el Teatro de Robres tiene previsto iniciar la temporada otoñal llevando su nuevo estreno a distintos escenarios aragoneses, entre los que destacan el Teatro Olimpia de Huesca y el Teatro de la Estación de Zaragoza (17-18 y 19 de diciembre). También está previsto presentar la obra en Madrid y en distintos festivales nacionales como el de Mora (Toledo).

Luis M. Casáus, director del Teatro de Robres.
Luis M. Casáus, director del Teatro de Robres.
S.E.

Además, el buen tiempo ha permitido que estas presentaciones se realizasen en calles y plazas. “Se ha llevado incluso a pueblos donde no viven más de cincuenta personas y los vecinos de todas las edades han respondido a la convocatoria”, dicen Adell y García, considerando que “las personas que lean el libro y vean la obra de teatro pueden hacerse una idea del contexto y del personaje”, y mostrando una satisfacción muy alta, “ya que creemos que el bandolerismo romántico y la figura de ‘Cucaracha’ puede ser otro atractivo de la comarca de Monegros y pueblos limítrofes, al igual que lo han sido sus peculiares paisajes, su flora y fauna, los monasterios, las saladas, los torrollones o la ruta Orwell”.

Rememorando que otros bandoleros del siglo XIX en otras zonas de España, como El Tempranillo, el barquero de Cantillana, el Vivillo, el Pernales o Pepa a Loba, han dado lugar a películas de cine, novelas, rutas turísticas, etcétera, insisten en que “en ningún caso se pretende ensalzar a lo que algunos podrían considerar un grupo de malhechores, sino recordar hechos que terminaron convirtiendo a ‘Cucaracha’ en un mito”.

Celedonio García y José Antonio Adell en una firma de libros.
Celedonio García y José Antonio Adell en una firma de libros.
S.E.

Así, la novela ha tenido una buena acogida. “Se vende bien en librerías aragonesas, hemos estado firmando en la Feria del Libro de Zaragoza (mayo) y Jaca (agosto) y acudiremos a las Ferias de Huesca (octubre) y Monzón (diciembre). En la pasada Feria de Jaca se firmaron libros, además de para aragoneses, para madrileños, vascos, catalanes o valencianos”.

Los autores han disfrutado de esas charlas a la luz de la luna “con las gentes de nuestros pueblos, donde nos han contado aspectos de la tradición oral sobre ‘Cucaracha’. Son muchos los que agradecen que gracias a la novela y a la obra de teatro puedan conocer más al personaje del que habían oído hablar a sus padres y abuelos”.

Por su parte, los protagonistas del teatro sobre ‘Cucaracha’ también se sienten muy satisfechos. “Escribir la versión dramática de ‘Cucaracha’ ha sido para mí un auténtico placer. Hacía muchos años que la idea rondaba por mi cabeza, y el tiempo “regalado” por la pandemia me lo ha puesto más fácil. Verla interpretada por Roberto Nistal es un lujazo. Brillante el acompañamiento musical de Antolín y José. La acogida del público, sublime. La novela de Adell y Celedonio, un regalo. El conjunto, un sueño”, afirma Luis M. Casáus.

El protagonista, Roberto Nistal, comenta que “es la historia de Mariano, pero también es un homenaje a los Monegros”, siendo importantísimo no defraudar y dar la talla. “El planteamiento que ha hecho del personaje Casáus, humanizando aún más la leyenda, me ha permitido acercarme a los espectadores desde lo terrenal. y eso facilita mucho las cosas. El espectador está viendo a un hombre, no una crónica de ‘El Imparcial’ reflejando la visión más oficialista del bandolero”, porque como asegura Nistal, “la escenografía te envuelve, la música de Bellosta y Santolaria me llevan en “palmitas” durante la función, el texto adaptado por Luis es una de esas joyas que materializan la pasión por Los Monegros con una elegancia y precisión, que hace que el viaje sea emocionante”, deseando que “el viaje sea largo”.

José Bellosta, ‘El molinero de Belver’, opina que “subir al escenario en teatro es un vicio que engancha, y en este proyecto hacerlo al lado de dos “monstruos” como son el maestro Antolín y el gran Roberto Nistal es un lujazo que no tiene precio”; mientras que Antolín Santolaria, ‘El cerrudo de Lalueza’, considera que “sin duda, esta obra tiene algo de especial, no habla solo de un personaje, refleja muchos aspectos de la época, una obra para disfrutar, pero también es una lección de historia que muestra claramente las diferencias entre ricos y pobres, las agitaciones políticas, las pasiones humanas y la miseria de la gente rural”. 

Etiquetas