Deportes

CICLISMO / QUEBRANTAHUESOS

“Nos dejará tocados, pero ojalá se pueda retomar”

Voluntarios, ciclistas y empresarios lamentan un anuncio que es “una faena”

El año pasado fueron la lluvia y el frío los protagonistas.
El año pasado fueron la lluvia y el frío los protagonistas.
Pablo Segura

El aplazamiento de la Quebrantahuesos y de la Treparriscos anunciado el jueves sorprendió a todos. Pepe Gavín es voluntario desde la primera edición de la QH, y como responsable del avituallamiento que se monta en el puerto de Marie Blanque, nunca ha fallado. El jueves comentaba que él y otros compañeros conocieron la noticia cuando estaban comprando “todo lo que llevamos al avituallamiento para la comida y la merienda de los voluntarios, y claro, lo hemos devuelto a las estanterías. Esto es una faena muy gorda, primero para la propia prueba, y segundo para todos los ciclistas que venían, algunos ya estaban en Sabiñánigo o en camino, como unos que conocemos de Cádiz que estaban ya de viaje. Hubiera sido peor que la decisión se hubiera tomado el día de antes que ya estarían todos aquí”. Y añade que este contratiempo “nos dejará tocados, esperamos se pueda retomar cuanto antes”.

Para Nacho Torre, de Sabiñánigo, esta iba a ser su primera Quebrantahuesos. Había entrenado a fondo y medido sus fuerzas y su tiempo para terminar el recorrido entre siete horas y media y ocho. “La noticia es muy triste, nadie se la esperaba, sí que por la tarde la gente ponía algo en las redes sociales, pero piensas que es mentira, que no puede ser verdad. Toda la preparación que llevaba se ha ido al traste. Te quedas un poco chafado con la noticia. Yo prefiero que se haga cuanto antes para no perder la forma física, pero veremos que dice la organización”.

Mikel Azparren, quien tiene el récord de la marcha, decía sobre la noticia que “es una faena sobre todo porque todos los corredores y acompañantes ya se habían cogido los hoteles, apartamentos, a un grupo de 15 amigos, de la grupeta, les ha pillado la noticia de viaje, llegando a Jaca. Al final, esto es una faena para todos, para el organizador, para los participantes y para los hoteles y comercios, ni te cuento”. Y apunta que Francia “ha anulado la carrera Luchón-Bayona que también se celebraba este sábado”.

Golpe para los empresarios

La decisión también ha sido un mazazo muy importante para los hosteleros y establecimientos comerciales, no solo de Sabiñánigo y el Alto Gállego, sino también para las comarcas vecinas de la Jacetania y Sobrarbe y hasta de Huesca capital.

Anabel Costas, vicepresidenta de la Asociación de Hostelería y Turismo de Huesca, señalaba que “empresarial y socialmente es un palo para todos por lo que supone. Desde la asociación pensamos que cuando la organización ha tomado esta decisión, ha sido una decisión muy pensada y muy meditada para que no haya ningún problema, creemos que se está haciendo lo correcto, aunque es una faena”.

El jueves por la tarde la Asociación de Empresarios Pirineos Alto Gállego (AEPAG) también hizo público un comunicado. La asociación argumenta en la nota que “si por algo nos caracterizamos los empresarios y empresarias de esta comarca es por nuestra acogida y hospitalidad. Nuestros asociados tenían todo dispuesto y preparado para atender, con la calidad que nos caracteriza, a todos los ciclistas y visitantes. Obviamente, esta decisión, ajena a nosotros, implica pérdidas económicas en algunos de nuestros negocios”.

Además, “lamentamos todos los posibles efectos negativos que dicha comunicación conlleva, pero entendemos que prevalecen los factores sanitarios frente a los económicos y sociales. Esperamos que las marchas se celebren lo antes posible y volvamos a sentir en nuestra comarca el espíritu ciclista que nos inunda estos días”.

Etiquetas