SD Huesca

FÚTBOL - SEGUNDA DIVISIÓN

Buena imagen a falta de piezas

El Huesca mandó en la primera parte y supo proteger su renta en la segunda

La idea de juego de Ambriz se pudo ver ya en el primer partido de liga.
La idea de juego de Ambriz se pudo ver ya en el primer partido de liga.
Pablo Segura

Solo ha pasado una jornada, y es pronto absolutamente para todo, pero también es cierto que la imagen que dejó sobre el césped el Huesca fue para ilusionarse esta temporada.

El equipo, sobre todo en la primera parte, mandó, controló el esférico y lo llevó a los sitios que quería, siempre construyendo juego desde atrás y con mucho sentido. Ante un rival de los fuertes, los azulgrana tuvieron en algunos momentos más del setenta por ciento de la posesión, y además la aprovecharon para crear peligro y conseguir el gol de Joaquín que abrió la cuenta. Las ideas del técnico se empiezan a ver desde muy pronto.

Y en la segunda parte, bien sea por cansancio o por empuje del rival, el equipo supo guardarse atrás, proteger lo conseguido y además sorprender con una contra para rematar la faena.

Un partido casi perfecto, y eso que como decimos al equipo todavía le faltan piezas, y acoplamiento, para ser una máquina totalmente engrasada.

Con Dani Escriche como única referencia ofensiva, más el canterano Carlos Kevin, hacen falta al menos dos delanteros, y uno de ellos estaría al parecer ya muy cerca de llegar. Es necesario para dotar al equipo de más riqueza y alternativas ofensivas.

Pero también se vio que en segunda línea el equipo tiene peligro, con Ferreiro y Joaquín activos por banda y Seoane como un faro y el motor del equipo, que dejó una lección magistral de cómo llevar el partido y además contribuyó a la victoria con el segundo tanto.

Y atrás, Salvador, pese a no ser central, estuvo más que correcto, sus posibles errores por la falta de costumbre en esa posición los suplió con una excelsa salida de balón, que añadió más posibilidades al juego. En todo caso, y esperando el regreso de Insua, el equipo debe incorporar al menos un central, y más si como todo hace indicar el griego Siovas cambiará de aires.

Los laterales también fueron una de las notas positivas, Mateu con su profundidad y los centros, Buffarini con una lucha incansable, veteranía para estar siempre en el sitio y también buenas incorporaciones ofensivas. Y Florian Miguel, clave en el segundo gol, también aportó cosas, aunque acabe de llegar y apenas haya entrenado junto a sus compañeros.

Y qué decir de los veteranos, que dan empaque y saber estar al equipo. Los Pulido, Ferreiro, Rico y Mosquera, una vez salió al campo en la segunda parte, aportan mucho al juego azulgrana, algo muy importante sobre todo cuando el partido se complica y el rival te domina.

Y todo eso con el aderezo de la afición, cuya presencia debe ser, como lo fue este viernes, una ayuda en los partidos de casa. 

Etiquetas