SD Huesca

FÚTBOL / SEGUNDA DIVISIÓN

Algo más que un partido en La Romareda

Zaragoza y Huesca disputan hoy el derbi aragonés, al que ambos llegan en una línea positiva aunque con altibajos en cuanto a resultados

Pulido, si los servicios médicos de lo permiten, se apunta al derbi.
Pulido, si los servicios médicos de lo permiten, se apunta al derbi.
Verónica Lacasa.

Llega el derbi aragonés, un partido que para los aficionados al fútbol aragoneses es algo más que un partido, con rivalidad, con todos esos ingredientes que hacen grande este deporte y que mueven pasiones, blanquillas y azulgranas.

En una vetusta Romareda, un campo que claramente necesita más que un lavado de cara pero en todo caso uno de los grandes coliseos de esta Segunda División, Zaragoza y Huesca se ven las caras una temporada más.

Ambos equipos están en buen momento, aunque si atendemos a los resultados, no tanto. El Zaragoza, con Escribá en el banquillo, no ha perdido un solo partido, pero también hay que decir que solo ha ganado uno, ante el colista y con sufrimiento.

Los blanquillos han mejorado en la parcela defensiva, pero continúan con el problema en ataque, los maños apenas marcan goles y eso al final cuesta puntos. Entre semana, en Albacete, arrancaron un empate... sin goles.

Y el Huesca se sitúa en esa zona tranquila de la tabla, cerca de los puestos de playoff y lejos de la zona de descenso, gracias a su buen rendimiento en El Alcoraz. Llega a este partido tras ganar en casa al Andorra, pero si atendemos a los resultados fuera de casa, esa buena línea desaparece, con derrotas en Éibar, Tenerife y Ponferrada en las tres últimas salidas. Además, los de Ziganda tampoco son un portento goleador en lo que llevamos de campaña.

Por tanto, como decimos, los dos equipos llegan bien, pero con aspectos que mejorar si quieren ilusionarse con algo más que la permanencia esta temporada. El Huesca por encima en la tabla y el Zaragoza echando mano del factor campo y el apoyo de una afición incansable

En cuanto al once de Ziganda, todas las opciones están abiertas. El técnico ha dado pocas pistas y ayer lo fiaba todo a cómo estén físicamente sus jugadores en una semana en la que ya han jugado dos partidos muy seguidos que han pasado factura.

Si es por lo físico, la motivación de jugar un partido como este lo puede todo, y a buen seguro que los jugadores estarán a tope para jugar. Con esa premisa, es probable que Ziganda deje posibles rotaciones para otro día. En todo caso, si Jorge Pulido está ok, parece fijo atrás, al igual que los dos laterales. La dupla Kento-Cristian se ha ganado la titularidad un día sí y otro también, y en ataque pueden surgir más dudas. Carrillo y Valentín, que no jugaron el miércoles, podrían entrar

Etiquetas