Huesca

DÍA INTERNACIONAL CONTRA EL CÁNCER DE MAMA

José Manuel Ramón y Cajal: “El cáncer es igual para todos, pero no todos somos iguales para el cáncer”

El presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer en Huesca hace un llamamiento para que las pacientes acudan a las psicooncólogas

José Manuel Ramón y Cajal
José Manuel Ramón y Cajal
Rafael Gobantes

La carrera contra el cáncer fue más reducida por la covid pero, ¿satisfecho?

—La limitamos a 2.500 personas, todos con mascarilla, pero lo habitual son 4.500 o 5.000. Es recuperar la normalidad en este tipo de eventos, cuyo objetivo es poner de manifiesto a la sociedad la problemática que tienen las personas por cáncer.

¿Cuáles son los principales problemas?

—Por un lado, la soledad no deseada, que se da en un 40 % de los casos, que vean que no están solas. La persona con cáncer es más vulnerable, y la mujer lo es muchísimo más, porque estamos viendo a un 30 % en vulnerabilidad económica y social. La mujer pierde mucho más fácil el empleo, hay una disminución de salario, dificultad de encontrar otro nuevo... y es importante ponerlo en la mesa.

“Tenemos que trabajar en la humanización del cáncer, en cómo decimos el diagnóstico”

El cáncer no discrimina, pero la igualdad de género tampoco existe.

—No, tampoco existe. El cáncer es igual para todos, pero no todos somos iguales para el cáncer. Es una frase que dice la asociación, y es así, porque hay desigualdades muy importantes, y la desigualdad de género existe. Otro objetivo de la carrera era visibilizar las acciones de la asociación. La gente aprecia mucho la Asociación contra el cáncer, pero muchas veces no se sabe lo que hacemos. Todo lo que hacemos es universal y gratuito, la puerta está siempre abierta.

¿Y llegan todos los pacientes?

—No. Trato todos los días a pacientes con cáncer y les digo que pueden ir a la asociación, que les pueden ayudar. A la semana siguiente de decirles que tienen un cáncer, cuando las ves y les preguntas, igual el 50 % no ha ido porque cree que no lo necesita y además le da reparo. Hay psicooncólogas que les pueden ayudar, porque cuando a una persona le dices que tiene un cáncer, sufre un impacto emocional muy importante, que va determinado con el aspecto vital: qué me va a pasar, me voy a morir…; y después, si me operan, que si la radio... Y, otro aspecto, por ejemplo, es cómo decirle a su madre o a su hija que tiene un cáncer. Para todo ello, las psicooncólogas ayudan. Nosotros ayudamos a las personas con cáncer, antes, durante y a largo plazo. Hay tres bases: prevención (primaria y secundaria), acompañamiento e investigación. Ponemos este año 22 millones de euros para la investigación. Somos la organización privada que más invierte.

¿Desde lo público se invierte al mismo nivel o se ha reducido con la covid-19?

—Sí, ha disminuido, pero logramos el acuerdo contra el cáncer, y es verdad que los ministerios y el Gobierno vuelven a poner dinero para la investigación. Queremos llegar al 2030 con el 70 % de supervivencia. Ahora, tenemos un 55 % y alcanzar esa cifra creo que es factible, pero depende de la investigación.

“Queremos llegar a 2030 con el 70 % de supervivencia”

La probabilidad de sufrir la enfermedad es muy alta.

—Sí, cada vez habrá más cáncer porque cada vez nos hacemos más mayores. Una de cada tres mujeres y uno de cada dos hombres tendrán un cáncer, porque vivimos más y hay más posibilidades de que haya una mutación genética.

¿Hacia dónde se orienta la investigación?

—La genética es fundamental. Sí que se ha abierto una luz con la inmunoterapia en cuanto a tratamientos, pero toda la secuenciación genética y ver los genes del cáncer es el futuro. Podemos ver desde qué gente puede tener mayor riesgo, hasta conseguir en un futuro una terapia génica de modificar… Al final, son unos genes favorecedores del cáncer, que tenemos todos, y unos genes que son como frenadores; y cuando vencen los favorecedores es cuando tenemos cáncer. Muchas veces es saber si tienen los genes BRCA1 y BRCA2, ya que entre el 5 y 10 % de los cánceres de mama son heredofamiliares. Por ejemplo, Angelina Jolie, que lo escribe fantástico en su web, se hace una doble mastectomía, se quita los ovarios… y es lo que estamos haciendo.

¿Se hace a menudo?

—Si tenemos una mutación de una mujer con un BRCA1, que sabemos que tiene prácticamente un 70% de probabilidad de tener cáncer de mama y un 55 % de ovario, una vez que tiene su deseo de fertilidad cumplido, le quitamos los ovarios y luego se puede hacer revisiones cada 6 meses o se hace una mastectomía y se quitan las dos mamas con reconstrucción. Por ahí van los tiros y la inmunoterapia ha abierto la luz en la oncología.

“Una de cada ocho mujeres va a tener cáncer de mama”

¿El cáncer de mama es frecuente pero se cada vez se cura más?

—El cáncer de mama es tremendamente frecuente. Una de cada ocho mujeres va a tener un cáncer de mama a lo largo de su vida, pero tenemos una supervivencia en todos los estadios de un 82,7 % y los de estadios precoces, más de un 90 %. En la enfermedad metastásica, que parece que tiene que ser mortal, tenemos una supervivencia del 40 % a cinco años. Es el cáncer mas frecuente después del colon, pero tiene un diagnóstico precoz: tenemos mamografías, factores de riesgo, la señal de si madre lo ha tenido…

¿Son suficientes los programas?

—El programa de screening del Gobierno de Aragón funciona muy bien, pero tenemos un 20 % de gente que no va. Detectamos un 5,6 por cada 1.000 personas a las que se hace, además en estados precoces. La mayoría de los tumores son menores de un centímetro, con buen pronóstico… Lo que sí que estamos enfatizando en la asociación es la humanización del tratamiento: cómo decimos el diagnóstico, de qué manera, cómo explicamos la cirugía, los efectos secundarios de la quimio... Tenemos mucho que hacer.

La asociación está por toda la provincia, ¿cuántos socios tiene ahora?

—Lo que tiene esta asociación es la permeabilidad y la capilaridad en la provincia. En cada cabecera de comarca tenemos una junta local, que la dirige una de nuestras psicooncólogas. En la provincia, el año pasado tuvimos 1.464 cánceres, 160 de mama. Lo que intentamos es que toda persona que tenga un cáncer sepa que estamos allí para ayudar. Somos cerca de 6.000 socios, que aportan más del 50 % de presupuesto. Estamos contentos con nuestro trabajo, pero queremos llegar a más. 

Etiquetas