Huesca

ayudas

Lambán anuncia al menos 200 euros para familias vulnerables

La medida llegará a unos 17.000 beneficiarios para paliar los efectos de la inflación

Comparecencia de Javier Lambán, este jueves.
Comparecencia de Javier Lambán en el Pleno de las Cortes, este jueves.
Efe

El presidente de Aragón, Javier Lambán, anunció este jueves en el pleno de las Cortes la puesta en marcha de ayudas de un mínimo de 200 euros a las familias que lo necesiten para paliar los efectos de la inflación.

Lambán avanzó que la Consejería de Ciudadanía y Derechos Sociales trabaja ya en los pasos que han de adoptarse desde el punto de vista técnico y presupuestario para que el Gobierno active estas ayudas en cuanto esté en disposición de hacerlo.

Será una ayuda como mínimo de 200 euros para que las familias que lo necesiten puedan compensar parte del recorte en los ingresos que supone la inflación y que llegará a 17.000 beneficiarios, según indicaron fuentes del Gobierno de Aragón.

Lambán compareció en el pleno a petición propia para explicar el impacto de la inflación y el precio de la energía en la economía y la ciudadanía aragonesa y aunque apuntó que la capacidad competencial de la comunidad en este ámbito es “muy reducida”, mostró su preocupación por los efectos de la guerra en Ucrania y coincidió con el portavoz de Ciudadanos, Daniel Pérez Calvo, en que “pintan bastos”. El jefe del Ejecutivo autonómico consideró que la guerra de Ucrania “ha puesto en evidencia los errores estratégicos cometidos por la UE hace mucho tiempo” y que “España debe tener inteligencia y audacia para posicionarse de manera adecuada ante la inminente aparición de un nuevo orden geopolítico”, animando a “hablar de las oportunidades que se le ofrecen a una comunidad como la nuestra”.

También abogó por un gran pacto, por reactivar el espíritu que en pandemia llevó a la firma de la Estrategia Aragonesa por la Recuperación Económica y Social. Y aunque consideró que la situación preelectoral “excita el celo” a algunos partidos y “son incapaces de utilizar la cabeza”, apostó por abrir un debate sobre cómo hacer frente a la inflación y ayudar a las empresas, y también en materia de fiscalidad.

Avanzó que el consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, contactará de inmediato con todos los partidos para tratar de “sondear” la posibilidad de un acuerdo, y él personalmente lo hará con los portavoces, porque debería ser rápido para que pudiera verse reflejado en los presupuestos de Aragón de 2023.

En el turno de los grupos, la portavoz del PP, Mar Vaquero, incidió en que el precio de la luz o de la cesta de la compra y los combustibles iniciaron su escalada antes de la guerra en Ucrania y el PSOE “no hizo nada” y aunque reprochó al Gobierno de Aragón que haya rechazado por “sectarismo” los acuerdos que su grupo lleva ofreciéndole desde hace ocho meses en materia de sanidad, fiscal o energía, aseguró que los populares seguirán ofreciendo acuerdos y planteando propuestas, siempre pesando en los aragoneses, “no en el interés del PSOE o en confort y el bienestar de su propio Gobierno”. Daniel Pérez Calvo, de Cs, insistió en que los precios están “desbocados” y que la situación es “alarmante” y reclamó centrar los esfuerzos en lo que compete a la comunidad. En este sentido, planteó la necesidad de “reformular” las cuentas y pensar en un presupuesto para 2023 de “contingencia, de salvación para miles de familias” en situación de vulnerabilidad y también clases medias que no reciben ayudas, con medidas como la deflactación del tramo autonómico del IRPF, la bonificación de la cuota de autónomos, líneas de avales a empresas o moratorias en la devolución de los créditos ICO activados durante la pandemia.

El portavoz de Vox, Santiago Morón, acusó al Gobierno de Aragón de no hacer nada ante una inflación que está sumiendo en la pobreza a las clases medias y “destrozando” negocios, cuestionó la utilidad de mantener la “megaestructura autonómica” si no es capaz de aportar nada relevante para devolver parte de la capacidad adquisitiva perdida por familias y empresas y defendió bajar impuestos. Álvaro Sanz, de IU, apostó por garantizar que esta crisis “no acaban pagándola los de siempre” y advirtió de que Aragón es “profundamente desigual”, de tal forma que 14.800 aragoneses acumularon en 2020 el 73 % del PIB de Aragón, 25.600 millones de euros, que está a la cabeza en IPC y “a la cola” en subidas salariales, que la tasa de pobreza ha subido al 20 por ciento y que esta realidad “exige actuar” para atajar las desigualdades con derechos sociales, sobre todo, remarcó, desde una fiscalidad justa.

Desde los grupos que sostienen al Gobierno, Vicente Guillén (PSOE) arremetió contra el PP, al que acusó de vivir “de hablar mal de España y de Aragón” y del “desánimo y la desazón” porque “son unos cenizos”, mientras que Marta de Santos, de Podemos, afirmó que gracias a su partido, esta crisis se afronta de una manera muy diferente a la anterior.

Joaquín Palacín, de CHA, defendió que el autogobierno ha sido “esencial” para poder afrontar las sucesivas crisis y la necesidad de avanzar en un nuevo sistema de financiación y actuar con la inflación y el cambio climático como oportunidad, y Jesús Guerrero, del PAR, destacó las medidas impulsadas por el Departamento de Industria que dirige el vicepresidente, Arturo Aliaga.

Etiquetas