Comarcas

COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

De Francia a Irlanda y de regreso a casa para crear una familia y jugar a las ‘birllas’

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Eloy Suils y Lorena Lanau con sus hijas Andrea y Paula.
Eloy Suils y Lorena Lanau con sus hijas Andrea y Paula.
S.E.

Si pasea un fin de semana de agosto por Campo, se encontrará a las mujeres jugando en la calle, disputando el Mundial de las ‘Birllas’, y entre ellas estará Lorena Lanau, de 40 años. Es una de las jóvenes que ha apostado por vivir allí y formar una familia, mientras da continuidad a la tradición de un juego exclusivamente de mujeres, con similitudes con los bolos. Cualquier otro fin de semana del año, si no la encuentra jugando, descubrirá en muchas de sus calles las marcas de las ‘birllas’.

En esas mismas calles donde Lorena aprendió el juego, que además de puntería requiere estrategia, corretean hoy sus hijas Andrea y Paula, de 7 y 4 años, que en unos años más podrán convertirse en la siguiente generación de la familia en jugar a las ‘birllas’. Y hay muchos más jóvenes que quieren quedarse. “Hay muchos chicos jóvenes con parejas, trabajos estables, que están apostando y ojalá les vayan las cosas bien para que se puedan quedar”, comenta Lorena, que resalta que ahora con la guardería tiene más posibilidades.

Pero hubo un tiempo en el que Lorena paseaba muy lejos. Al instituto interna a Huesca, donde después estudió Empresariales y, tras un año de Erasmus en Tarbes y una buena experiencia, decidió cursar la licenciatura internacional en Montpellier, para lo que hizo una tesis y prácticas en la empresa tecnológica Dell. Con dominio del francés, se fue un año a Irlanda para aprender inglés mientras trabajaba en un supermercado y se preparaba el First Certificate. A su regreso, tuvo la oportunidad de empezar a trabajar en la banca: “donde siempre había querido”. Después de hacer prácticas y alguna pequeña etapa en distintas entidades, se presentó a las pruebas y comenzó a trabajar en 2007 en La Caixa en Binéfar. Y allí se establecieron, porque su marido, ese mismo año empezó a trabajar de profesor en Salesianos en Monzón y jugaba a fútbol en el Binéfar. “Cuando me salió la oportunidad de venir a trabajar a Graus en 2009, como a los dos nos tiraba la montaña, decidimos venir a Campo”, explica Lorena, que sigue trabajando en La Caixa de Graus mientras su marido sube y baja a Monzón cada día.

“Nosotras desde pequeñas, las que estamos entre 1978 y 1982, siempre hemos jugado a las ‘birllas’. Las abuelas y alguna madre nos enseñaron y cogimos afición”, indica. Ahora, organizan el campeonato en tres fines de semana y el 17 de agosto, el último día de las fiestas, se hace la final, detalla.

“Pero es una pena que hay señoras que juegan todo el año y que no se apuntan al Campeonato. Pero hay otra generación entre 15 y 18 años que juegan bastante”, comenta, aunque el año pasado no pudo hacerse el Campeonato. 

Etiquetas