Comarcas

PLAN DEL EBRO

PSOE dice que el Plan de Cuenca del Ebro no supone el fin del Pacto del Agua

El grupo en las Cortes de Aragón ha valorado la aprobación del informe previo del Plan Hidrológico de la Demarcación del Ebro

El portavoz socialista en las Cortes de Aragón, Vicente Guillén, este martes en rueda de prensa.
El portavoz socialista en las Cortes de Aragón, Vicente Guillén.
S.E.

El grupo del PSOE en las Cortes de Aragón ha valorado la aprobación del informe previo del Plan Hidrológico de la Demarcación del Ebro al entender que no sólo garantizará las grandes obras de regulación de recrecimiento de Yesa, Mularroya, Almudévar y Santolea, sino que no condicionará el resto de obras hidráulicas incluidas en el Pacto del Agua.

Así lo ha asegurado este lunes el portavoz socialista en el Parlamento regional, Vicente Guillén, para quien el voto a favor dado por su partido al informe, este viernes, en la reunión del Consejo del Agua, obedece al carácter "realista y riguroso" de un documento que, ha añadido, no atraviesa las "líneas rojas" marcadas desde el Gobierno aragonés en cuanto a la reserva de caudales que contempla el Estatuto de Autonomía.

Guillén se ha mostrado convencido de que el contenido del Plan Hidrológico del Ebro 2022-2027 es "muy positivo" para Aragón ya que garantiza, con soporte presupuestario, la ejecución de las obras de Yesa, Mularroya, Almudévar y Santolea, así como la creación de 28.000 nuevas hectáreas de regadío.

Tras resaltar que todas estas obras no son "una carta a los Reyes Magos" sino se pueden llevar a cabo en el periodo de ejecución del plan, ha destacado que Aragón "ve cumplidos sus objetivos" al obtener una gran parte de los 3.600 millones de inversión previstos y casi dos terceras partes de las hectáreas a transformar en regadío.

A su juicio, "votar no a este plan hubiera sido una irresponsabilidad, porque votar no, como ha hecho algún grupo de este Parlamento regional, es votar no a los embalses y a la creación de nuevos regadíos".

En su intervención ha insistido en que el nuevo plan no condiciona el Pacto del Agua de Aragón de 1992 ya que incluye todas las obras que se pueden planificar hasta el horizonte de 2027, pero sin renunciar a partir de esa fecha a otras obras de regulación.

Ha advertido de que si el Plan Hidrológico de la Demarcación del Ebro no se aprobara finalmente, todas las obras incluidas en el documento, entre ellas Yesa, Mularroya, Almudévar y Santaolea, quedarían cuestionadas, y, además, supondría un incumplimiento de la normativa marco del agua, lo que conllevaría posibles sanciones como la retención de fondos.

En respuesta a las críticas procedentes del PP aragonés, ha señalado que este plan "no dinamita" el Pacto del Agua de Aragón, que, ha añadido, "sigue vivo y en permanente revisión", sin condicionar la ejecución de nuevas obras a partir de 2027.

También ha considerado "cuestionables" las 150.000 nuevas hectáreas de regadío que reclamaba la formación popular en Aragón. "Ni creo que existan tantas, ni se podrían realizar hasta 2027", ha dicho. 

Etiquetas