Sobrarbe

COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

Aínsa, la Capital de la Montaña crece con nuevos retos

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Impulsores del Centro BTT Zona Zero Pirineos: Ángel Chéliz, Rafael Bergua y Jorge Ruiz de Eguilaz y, de espaldas, Maïa Plessis.
Impulsores del Centro BTT Zona Zero Pirineos: Ángel Chéliz, Rafael Bergua y Jorge Ruiz de Eguilaz y, de espaldas, Maïa Plessis.
Osole Visual

Aínsa es la Capital de La Montaña de España y uno de los municipios del Pirineo que ha crecido en los últimos años y, en concreto, desde la pandemia. De los 2.280 habitantes que tenía el municipio entero hace un año ha pasado a los 2.335 de ahora. Hace cinco años había 2.173 vecinos, pero comenzó el siglo con 1.595. En los últimos años se han instalado muchos jóvenes que han contribuido a aumentar esa cifra. La búsqueda del contacto con la naturaleza y la posibilidad de teletrabajar ha llevado a muchos a fijar su residencia en esta villa.

El alcalde de Aínsa-Sobrarbe, Enrique Pueyo, apunta que también ha influido el que se haya dado a conocer mucho el entorno a través de iniciativas como el Centro BTT Zona Zero Pirineos, que ha recuperado los caminos tradicionales para convertir la comarca en un paraíso y un ‘lugar de peregrinación’ para los amantes del enduro de todo el mundo. También menciona que el que sea uno de los ‘Pueblos Más Bonitos de España’, la celebración del Centenario del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y, recientemente, que la carrasca de Lecina haya sido la ganadora del título de Árbol Europeo 2021, han hecho que mucha gente conociera la localidad. Sin duda, su ubicación como una de las puertas del parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y, por el sur, al Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara aumenta su atractivo. Además, su casco histórico medieval está declarado Conjunto Histórico-Artístico desde 1965.

Aínsa es La Capital de las Montañas de España y su reto es la creación de oportunidades laborales.
Aínsa es La Capital de las Montañas de España y su reto es la creación de oportunidades laborales.
Rafael Gobantes

Por otra parte, “empresas privadas han invertido mucho en el municipio y se ha notado porque la gente tiene trabajo más tiempo durante el año en la hostelería y el turismo. Ahora la temporada es más larga y ayuda a que se asienten nuevos vecinos en el territorio”, indica el alcalde. En este sentido, resalta la implicación en el desarrollo de entidades y asociaciones como Zona Zero, que ha conseguido romper la estacionalidad y atraer a los ‘bikers’ todo el año.

El alcalde apuesta por generar empleo estable y de calidad para favorecer al asentamiento de la población

También destaca la labor de Arto Un Paso Atrás, que trabaja en la recuperación de semillas y con plantaciones experimentales, o de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, uno de los exponentes de la apuesta por la sostenibilidad. Sin olvidar la Asociación Cultural La Morisma. En conjunto, pone en valor el trabajo de asociaciones y particulares para hacer de Aínsa un pueblo con dinamismo. Y este es, sin duda, su principal atractivo.

Oportunidades de empleo

Con todo, “la despoblación y la falta de oportunidades son los principales problemas de los pueblos de montaña, porque cuesta mucho encontrar un trabajo con estabilidad y con ingresos importantes”, asegura su alcalde, Enrique Pueyo. La mejora de las telecomunicaciones con la llegada de internet de calidad es uno de los factores que ha contribuido al asentamiento de jóvenes que han creado negocios turísticos o que pueden teletrabajar. De hecho, dispone de un ‘coworking’ que “ha conseguido que la gente que trabajaba en sus casas al trasladarse a este espacio haya logrado sinergias”, indica.

“La despoblación y la falta de oportunidades son los principales problemas de los pueblos de montaña, porque cuesta encontrar trabajo”

No obstante, “tienen oportunidades más atractivas en otros lugares y este es uno de los factores más importantes que vamos a poner sobre la mesa en las jornadas que se organizan por la Capital de La Montaña. Tenemos que crear oportunidades para que la gente no tenga la necesidad de ir a trabajar a una ciudad”, indica Pueyo. Este es uno de los retos de la capitalidad así como conseguir que la legislación se adapte al territorio.

El proyecto de la Capital de La Montaña se España se presentó en 2020 y se ha trasladado a este 2021. “Es un reconocimiento por hacer bien las cosas”, apunta el presidente de esMontañas, Marcel Iglesias, que recuerda que la anterior fue Morella. “Sin tener nieve, ha sabido inventarse y se ha convertido en uno de los centros turísticos más importantes de la montaña española”, comenta. Ya han planificado unos foros de debate sobre asuntos relacionados con los pueblos de montaña, que en función de la situación de la pandemia se podrán hacer de forma presencial o semipresencial. Comenzarán en junio con la revolución energética y las energías limpias, para continuar con un congreso en septiembre. 

“Después de muchos años de crisis, se nos ha abierto una oportunidad”

Comparten problemas con toda la España rural, pero los pueblos de montaña tienen unas singularidades que les hizo unirse en 2013 en la Asociación Española de Municipios de Montaña (esMontañas), precisamente porque observaron que los primeros en despoblarse eran los de montaña y forestales. “Es curioso porque si pones el mapa de estos municipios sobre el de la despoblación prácticamente coinciden”, indica el presidente de esta agrupación y alcalde de Bonansa, Marcel Iglesias.

Por ello, reclama una financiación y una fiscalidad diferenciada. Con todo, también resalta las ventajas de vivir en entornos muy atractivos donde la apuesta tiene que ser por el turismo sostenible y la agricultura y ganadería regenerativas para vender calidad. “Después de muchos años de crisis, se nos ha abierto una oportunidad”, afirma convencido.

Los municipios de montaña han sufrido antes la despoblación por estar alejados de los grandes núcleos urbanos, comenta. Por ello, “reclamamos que la financiación no puede ser la misma”. Como ejemplo, indica que necesitan operativos para la retirada de la nieve, que sus pavimentos se rompen antes por el clima, que obras civiles como una traída de aguas cuestan más… Además, los habitantes no solo están lejos de hospitales y universidades, con el gasto que conlleva, sino que tienen problemas más básicos como un mayor gasto energético o la necesidad de un todoterreno, que en este caso “no sería un artículo de lujo sino de primera necesidad”.

Como ventajas, el presidente de esMontañas destaca el propio entorno natural. “Cada día toma más fuerza la economía basada en el turismo. Es una gran ventaja y una apuesta muy importante de futuro, pero esa apuesta de vida basada en nuestro territorio y el paisaje tiene que ver con la sostenibilidad climática porque vivimos en terrenos sensibles”, comenta. Por ello, defiende la ganadería y agricultura regenerativa con la transformación de las producciones a ecológico para competir en calidad. “Tenemos que reconvertir el sector agroganadero y el turismo debe ser sostenible o no será”, comenta.

Marcel Iglesias hace referencia a la complicada situación por la que atraviesa ahora el sector turístico y, especialmente, todas las actividades del sector de la nieve. “Hay que reconocer el esfuerzo que hace el Gobierno con ese plan de 11.000 millones de euros para las ayudas directas, pero entendemos que tiene que cambiar algunos de los aspectos que dejan de lado al sector de la nieve”, indica. Aunque desconoce si tiene que ser el Gobierno central o el de Aragón en su aplicación, afirma que es “un problema gravísimo” que se incluya en los cálculos el primer trimestre de 2020 y no el de este año, cuando se han visto más afectados. 

Etiquetas