SD Huesca

LEVANTE UD - SD HUESCA

No estamos tan mal, ¿no?

No pudimos empezar mejor este sprint final, tres puntos vitales para no perder de vista los puestos de permanencia

Levante - Huesca, segunda parte
Levante - Huesca, segunda parte
LaLiga

Dijo un sabio que en las últimas 10 jornadas de temporada es donde todo se decide. Y, el pasado viernes, arrancaron para la SD Huesca en el Ciudad de Valencia. Y no pudimos empezar mejor este sprint final: triunfo a domicilio -el segundo esta temporada-, tres puntos vitales para no perder de vista los puestos de permanencia en Primera División y un partido que dejó prácticamente pleno de noticias positivas.

Apareció la SD Huesca más efectiva del año: dos remates a puerta, dos goles. Esta es una de las facetas que más ha cambiado Pacheta desde que llegó. No olvidemos lo mucho que nos costaba hacer gol en la primera vuelta del campeonato, a pesar de ser uno de los equipos que más generaba en ataque. A día de hoy somos un conjunto poderoso en área rival, en parte gracias al estado de gracia de Rafa Mir, un arma letal para estas últimas 9 jornadas.

También somos un equipo sólido atrás, a pesar de las lesiones ayer de Siovas y de Maffeo. En otro momento nos hubiéramos llevado las manos a la cabeza, pero la realidad es que quienes entraron en su lugar rozan el buen nivel de los que salieron. Y eso es importantísimo. Hablar de la solidez defensiva del pasado viernes es hablar del nivel de Insua en su, probablemente, mejor partido de la temporada. Ganó prácticamente todos los duelos a jugadores como Roger o Morales, adoptando además el papel de líder de la zaga.

Otro nombre propio fue el de Pedro Mosquera. Su regreso se esperaba como agua de mayo, pero el gallego se adelantó. Y no defraudó. Porque su sola presencia hace que un mismo dibujo sea diferente. Con él en el campo, el equipo gana en soluciones ofensivas. Da esa pausa tan necesaria en muchos momentos. Encuentra con facilidad a nuestros dos carrileros (el primer tanto nace de una apertura suya a Maffeo), algo vital en un esquema 5-3-2. Y además, también, fue clave en tareas defensivas (un robo suyo prendió el fuego del segundo gol que luego cocinarían Seoane y Rafa Mir). En definitiva, la llegada de Mosquera es una noticia maravillosa.

Y no quiero olvidarme de dos facetas muy criticadas esta temporada y que el pasado viernes se hicieron a la perfección: la defensa del balón parado, impecable, y la lectura del partido con resultado a favor.

Las únicas notas negativas fueron las lesiones de Maffeo y de Siovas (Pacheta confirmó su baja frente al Elche) y los apercibidos por sanción, que cada jornada son más. Quizá el día del Camp Nou dejamos escapar la oportunidad de haberse limpiado alguno. Y en lo futbolístico, me sumo a la reflexión de Pacheta: “no hacemos correr al rival con posesiones, lo hacemos correr con transiciones”. Estoy seguro que, con Mosquera de vuelta, será más fácil mejorar en esas posesiones.

Y, ahora, el Elche. Puede que, ganando, salgamos incluso del descenso a 8 jornadas del final. No estamos tan mal, ¿no?

Etiquetas