SD Huesca

SEGUNDA DIVISIÓN

El Huesca, acostumbrado a apurar hasta el último día

En los dos cursos anteriores, ha habido fichajes en la recta final de los mercados

El Huesca tiene hoy su último día para cerrar la plantilla.
El Huesca tiene hoy su último día para cerrar la plantilla.
Lof

El Huesca se ha acostumbrado en las últimas ventanas de fichajes a apurar hasta el último día para cerrar los últimos movimientos, especialmente en fichajes. Y este verano no será una excepción, ya que el club tiene todavía frentes abiertos para cerrar la plantilla para esta temporada 2021/2022.

Desde la llegada de Rubén García a la dirección deportiva, siempre ha habido incorporaciones tardías. En esta ocasión, se espera que este martes, último día de mercado, se unan al cuadro oscense uno o dos jugadores: un defensa central y, si es posible, un extremo, después de que este lunes se anunciara a Adolfo Gaich cuando restaban unas 35 horas para el cierre del tiempo del que disponen los clubes para inscribir jugadores.

Pero también tiene que darse bajas, con Dimitrios Siovas y Borja García en la rampa de salida. La entidad no cuenta con el griego y el madrileño, dos de los salarios más altos del plantel, y de sus marchas dependen también los últimos fichajes que se hagan. Y nunca se sabe si otro equipo puede venir y pagar una cláusula de rescisión. En este sentido se puede hablar especialmente de Jaime Seoane, futbolista que interesa a más de un Primera, aunque la intención del Huesca es que se quede, salvo que alguien pague esa cláusula.

Pero en los dos veranos anteriores, los dos en los que García ha estado como director deportivo azulgrana, ya hubo operaciones que se concretaron a última hora. En el mercado de 2019, se dieron tres incorporaciones sobre la bocina. Incluso una con el mercado finalizado, la de Shinji Okazaki. El 2 de septiembre fue el último día para fichar y el japonés llegó el día 4, ya que se había quedado libre después de que el Málaga no pudiera inscribirlo. Pero ese día 2 ya hubo otras dos altas: Cheick Doukouré, cedido por el Levante, y Toni Datkovic, quien fue inscrito en LaLiga a pocos minutos de que se acabara el plazo para ello y que fue cedido del Lokomotiva croata.

Ese mismo verano, otros futbolistas, como Josué Sá y Rubén Yáñez, también llegaron con la competición ya iniciada. Y en enero, fue Jordi Mboula el que se incorporó, desde el Mónaco, en la recta final del marcado, aunque en esta ocasión fue con algo más de margen: el 29 de enero, dos días antes del cierre, en el cual solo se acometió la cesión de Seoane al Lugo.

Y el curso pasado, el club volvió a apurar en los dos mercados. En el de verano, el anuncio de Sandro, que llegaba libre tras rescindir su contrato con el Everton inglés, se produjo a pocos minutos de la media noche del 5 al 6 de octubre (el periodo de fichajes se retrasó debido a que la temporada empezaba más tarde por la pandemia de la covid-19).

Un día antes, la dirección deportiva oscense había cerrado la incorporación de Idrissa Doumbia, a préstamo del Sporting portugués, y ese 5 de octubre se anunció la cesión de Joaquín Muñoz al Málaga. También hubo jugadores fichados con la liga en juego: Borja García, Dimitrios Siovas y Javier Ontiveros.

El mercado de invierno fue más tranquilo: solo una entrada y una salida. Pero ambas el último día. El Huesca cedió a Kelechi Nwakali al Alcorcón y, a menos de una hora de cerrarse el plazo de fichajes, inscribió a Denis Vavro, cedido por el Lazio italiano.

Todo apunta a que este verano volverá a suceder lo mismo: en teoría, la dirección deportiva tiene en sus planes uno o dos fichajes más y dos salidas. Ayer, penúltimo día, ya se cerró un acuerdo, el de la cesión de Gaich, y este martes puede ser un día movido con esos tres o cuatro movimientos esperados.

Otro central al Almería

Volviendo a Vavro, se habló del interés de equipos de Segunda, entre ellos el Huesca. El eslovaco guarda un buen recuerdo del club y de la ciudad y al principio del verano se habló desde Italia de que quería volver, pero su elevado salario hace que sea complicado concretar una cesión con el Lazio.

Otros equipos de Segunda habrían estado interesados en el central, entre ellos el Almería de Rubi, que durante muchas semanas siguió la pista de Jorge Pulido. Pero los rojiblancos no ficharán a uno ni al otro, ya que este lunes cerraron definitivamente (esta vez parece que sí) su defensa con la cesión de Srdjan Babic, central zurdo que viene del Estrella Roja serbio.

Ahora mismo, Rubi tiene cinco centrales con Babic, Chumi, Carriço, Ibiza y Maras, pero el club busca salida a este último, ya que el lateral Martos también podría ejercer en esa posición si fuera necesario.

Veremos quién es ese central que llega al Huesca. Rubén García ya dejó claro en una rueda de prensa reciente que es muy complicado que Vavro pueda recalar en el conjunto oscense. Además, el fichaje de un defensa está supeditado a la venta de Siovas, ya que, en principio, si el griego no saliera, sería ese central que le faltaría a Nacho Ambriz. 

Etiquetas