Huesca

DÍA DE LAS FUERZAS ARMADAS

Los Reyes de España presiden un multitudinario desfile en Huesca

Felipe VI y doña Letizia asistieron ayer a la parada militar entre una gran expectación

Sus Majestades en la tribuna real junto a autoridades civiles y militares.
Sus Majestades en la tribuna real junto a autoridades civiles y militares.
Pablo Segura

Los Reyes de España presidieron ayer en Huesca el desfile por el Día de las Fuerzas Armadas 2022, que se celebró entre una gran expectación, con miles de oscenses en las calles tras dos años de espera debido a las restricciones impuestas por la pandemia de la covid-19.

La capital altoaragonesa se convirtió así en el patio de armas de España durante una celebración multitudinaria que tuvo lugar en esta edición bajo el lema ‘40 años de participación activa en la Otan’, ya que precisamente mañana lunes se conmemoran las cuatro décadas de la adhesión de España a la Alianza Atlántica. Don Felipe y doña Letizia fueron, sin duda, la gran sensación y miles de ciudadanos les recibieron entre aplausos y vítores, a pie de calle y desde ventanas y balcones, a su llegada a la avenida Juan XXIII. Múltiples gritos de “¡Viva el Rey!” y “¡Viva la Reina!”, sonaron a su paso.

Los Reyes escucharon tras su llegada el himno nacional, acompañados por la ministra de Defensa, Margarita Robles; el jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), el almirante general Teodoro Esteban López Calderón; el presidente de Aragón, Javier Lambán; el alcalde de Huesca, Luis Felipe; y diversas autoridades civiles y militares. Se lanzaron entonces las salvas de honor desde el parque Miguel Servet. A continuación, Felipe VI, que lucía el uniforme de capitán general del Ejército de Tierra, pasó revista al Grupo de Honores de la Guardia Real y, seguidamente, ambos monarcas saludaron al resto de autoridades presentes en este acto central del Día de las Fuerzas Armadas.

Los monarcas han sido recibidos entre aplausos.
D. A.

Entre ellas se encontraban el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska; la directora de la Guardia Civil, María Gámez; la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Esperanza Casteleiro; y la ministra de Educación, Pilar Alegría, exdelegada del Gobierno en Aragón; además de la cúpula militar y otras autoridades civiles y militares. Llegó entonces uno de los momentos más espectaculares de la jornada, con el salto en paracaídas de un efectivo del Ejército del Aire, que portaba una gran bandera de España de 54 metros cuadrados y 15 kilos de peso. Ya en la tribuna real, don Felipe explicaba en ese momento a doña Letizia el salto y la posición del viento, fundamentales en este aterrizaje del paracaidista, que quedó perfecto.

El momento se vivió con gran expectación

En el izado solemne de la bandera nacional volvió a sonar de nuevo el himno de España con 21 cañonazos de fondo, y se dio paso a uno de los momentos más solemnes del acto central del Día de las Fuerzas Armadas, el homenaje a los que dieron su vida por España. Se llevó a cabo, por primera vez en esta celebración, la lectura de los nombres de los 36 fallecidos en acto de servicio desde mayo de 2019.

La emoción invadió a los asistentes cuando sonó el himno ‘La Muerte no es final’, cuya letra también cantó el propio Rey de España, que posteriormente depositó una corona de laurel en honor a los caídos a pie del monolito en el que se encontraba la bandera nacional.

El desfile de vehículos fue uno de los momentos más impactantes.

En ese momento, la Patrulla Águila realizó una primera pasada por el cielo, coincidiendo con el final del toque de oración y una descarga de fusilería. El desfile aéreo discurrió a continuación con la participación de 45 aviones y 24 helicópteros de los tres ejércitos. Sobrevolaron el cielo de Huesca un total de 17 formaciones procedentes de bases y unidades repartidas por toda España. Le siguió el desfile motorizado, que hizo retumbar el asfalto al paso de los vehículos blindados, y el desfile a pie, que despertó miles de aplausos con cada una de las tropas.

Los agentes acudieron a caballo.

Los oscenses lo dieron todo y se entregaron a la visita real, portando banderines y colgando banderas de España en sus balcones. Las calles del recorrido estuvieron de lo más concurridas y la ciudad mostró así su respeto y cariño a las Fuerzas Armadas. Y es que, la parada puso de manifiesto la sintonía existente entre la población asistentes a los actos y las Fuerzas Armadas, una situación que se ha repetido a lo largo de toda esta semana en Huesca en todas las actividades y exhibiciones que se han realizado para mostrar el adiestramiento y habilidades de estos cuerpos.

Fue una de las formaciones más aclamadas por los espectadores.

Ayer tarde, en la exposición estática y dinámica que ha acogido la explanada del Palacio de Congresos se pudo disfrutar de una exhibición del carro de combate Leopardo y del vehículo de combate de Infantería Pizarro. Además, hubo una demostración de la Banda de Guerra de la Brigada Aragón I. Muchos ciudadanos aprovecharon para visitar en el Palacio de Congresos las exposiciones sobre el médico militar oscense Fidel Pagés Miravé y la muestra titulada ‘40 años de participación activa en la Otan’.

Los efectivos acapararon todas las miradas con su característico paso.

“Muy buen ambiente”

El alcalde de Huesca, Luis Felipe, agradeció ayer de nuevo a todos los ciudadanos su colaboración y participación durante estos días, en los que la ciudad “ha estado llena y se ha respirado muy buen ambiente en las calles”. Además, pidió disculpas a los vecinos por las molestias que hayan podido ocasionar los diferentes actos.

El alcalde también agradeció a todos los empleados municipales, en especial a las brigadas y a la Policía Local, su implicación en la organización de los actos y su trabajo durante estas intensas jornadas: “Sin ellos, los actos no habrían sido posibles”.

Luis Felipe incidió en que durante estos días “la ciudad se ha mostrado tal y como es. Es decir, muy acogedora. Además, los ciudadanos han dejado clara su ejemplaridad, su buen comportamiento y su cariño y respeto a las Fuerzas Armadas”. Asimismo, remarcó la importante repercusión que ha tenido la celebración del Día de las Fuerzas Armadas en Huesca a todos los niveles, desde la promoción de la ciudad hasta la actividad económica que se ha generado, por ejemplo, en la hostelería y en el sector hotelero, que ha colgado el cartel de completo.

Etiquetas