Comarcas

DEVOLUCIÓN DE LOS BIENES DE BARBASTRO-MONZÓN

Roda de Isábena se acuerda de aquellos que tanto anhelaron la vuelta de los bienes

El párroco informó este sábado en misa a los feligreses de la recuperación de piezas textiles

La Casulla de San Vicente, de Roda de Isábena, está entre las piezas devueltas el viernes.
La Casulla de San Vicente, de Roda de Isábena, está entre las piezas devueltas el viernes.
S.E.

“El párroco (Aurelio Ricou) nos ha informado en misa de que el Museo de Lérida ha devuelto piezas textiles y poco más sabemos, pero los vecinos están contentos”, señaló el sábado a este periódico la vecina de Roda de Isábena María Ángeles Alins, entre las que mejor conocen la antigua catedral por su labor de guía. La devolución de 27 tejidos entre casullas, capas pluviales, dalmáticas, collarines y frontales ha caído bien. “Mi madre (Milagros) tiene 85 años y dice que ¡ya era hora!, pero quienes más esperaban la devolución de piezas no viven, entre ellos Angelita, que tenía 93 años y falleció hace un mes. A su edad nos contaba muchas cosas porque las vivió cuando se llevaron obras y piezas de la catedral”, recuerda Ángeles, y dice que “no queda casi nadie de aquellos”.

María Ángeles Alins: “Ahora, a ver si es posible que las veamos (las piezas) en la Catedral de Roda” 

El ambiente es de “satisfacción porque han devuelto algo nuestro, ahora a ver si es posible que las veamos en la Catedral de Roda porque sería un aliciente añadido a las obras expuestas en el interior y para quienes visitan el claustro románico. De todas maneras, la gente está tranquila y más en esta época en la que estamos los de siempre”.

Juan Antonio Lasheras es natural de Roda, su mujer Gemma Abad es de Campo y viven en Reus donde han celebrado, a distancia, la devolución de los 27 textiles. “La verdad es que no tenía mucha confianza porque se llevaron tantas cosas que nunca volverán al pueblo. Si han devuelto tejidos me parece muy bien, esperamos verlos en el Museo Diocesano y si es posible en Roda”, señaló Juan Antonio, que fue monaguillo en la parroquia.

Juan Antonio Lasheras: “Manuel Iglesias y mosén Limiñana, si vivieran, se alegrarían más que todos juntos” 

Al mismo tiempo tiene recuerdos afectivos para dos personas, “Manuel Iglesias y mosén Limiñana, que si vivieran se alegrarían más que todos juntos. Recuerdo historias que nos contaron personas mayores pero la mayoría ya no viven, ellos vieron cómo se llevaban las obras y piezas del pueblo hasta Lérida. A ver si se reclama el patrimonio porque hay mucho pendiente, en algunos casos es imposible que lo devuelvan porque hubo ventas”.

Juan y Gemma recuerdan momentos emotivos “cuando devolvieron la talla de San Juan, restaurada” y también “una concentración para reclamar el patrimonio en la que estuvo el presidente del Gobierno de Aragón Juan Antonio Bolea Foradada”. Ambos han celebrado la devolución a distancia y ahora tienen “ganas de ver los tejidos”.

“Expresión de sus tiempos de esplendor”

Respecto al patrimonio rotense, el historiador oscense Antonio Naval indica en su libro “Patrimonio emigrado” (Peasa, 1999) que Roda de Isábena ha tenido “un extraordinario conjunto de textiles de las que ha sido despojada de forma sucesiva. Era una peculiar forma de expresión de sus tiempos de esplendor y constituían una colección muy especial que hablaba de la importancia que tuvieron los textiles para Roda de Isábena”.

Al mismo tiempo, el experto apunta que “entre los ornamentos litúrgicos trasladados al Museo de Lérida destacan las casullas de San Vicente mártir y de San Ramón, las capas pluviales de San Vicente y de San Pedro con la Virgen y el Niño dalmáticas, un humeral del siglo XVI, frontales fechados en torno al año 1.600 y varios ornamentos para celebración de funerales.

Etiquetas