Comarcas

COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

Quince familias más y una red de acogida con ‘Pueblos vivos’

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Nerea Yarza en el bar de El Grado que gestiona, con dos vecinas de esta localidad del Somontano.
Nerea Yarza en el bar de El Grado que gestiona, con dos vecinas de esta localidad del Somontano.
S.E.

Quince nuevas familias que buscaban un pueblo para vivir se han instalado en los municipios de Abiego, Azlor, Castillazuelo, Colungo, Pozán de Vero, Salas Altas y El Grado. A este último llegaron hace dos años Nerea Yarza y Sergio García, con su hija Mia, una de los nueve alumnos de un colegio que busca crecer. Con este mismo reto, surge en el Somontano el proyecto ‘Pueblos Vivos’, un conjunto de actuaciones para contribuir a frenar la despoblación y a potenciar la instalación de nuevos pobladores. Esta familia se asentó para llevar el bar y la tienda multiservicio pero ha dado un paso más: impulsar su proyecto empresarial.

El programa impulsado por Ceder Somontano se extiende por Alto Gállego y La Jacetania

Si su proyecto de vida crece en El Grado, el programa coordinado por Ceder Somontano también, y llega a las comarcas del Alto Gállego y La Jacetania, a través del grupo de acción local Adecuara. ‘Pueblos Vivos’ es plan integral que pone los cimientos para facilitar el éxito de la llegada de nuevos pobladores. Sus dos grandes objetivos y ejes de actuación son preparar a la población local y al territorio para actuar contra la despoblación y mejorar su capacidad de atracción, acogida e integración; así como contactar con potenciales pobladores y acompañar a los que se quieran establecer.

“Es afrontar un problema que, como es tan complejo, casi nadie quiere afrontarlo directamente”, indica el presidente del Ceder Somontano, Mariano Altemir. Comenta que en la estrategia de desarrollo rural del Somontano, se dieron cuenta de que la despoblación era la principal preocupación. Entendían que tanto el sector agroalimentario como el de servicios podían generar empleo, pero para atraer pobladores también era importante favorecer la acogida y, de ahí, esa “red de colaboradores” en los pueblos que ayuden a las nuevas familias a conocer el pueblo. Dentro del reto de preparar a la población y al territorio, se trabaja en mejorar la oferta de servicios para aumentar su atractivo para vivir.

Para acompañar a los nuevos pobladores, se trabaja con ellos en madurar la idea y llevarla a cabo, se les ayuda a seleccionar el territorio, se les busca una vivienda, se les busca empleo o se les ayuda a desarrollar una actividad profesional y se les anima a participar en la vida social.

El proyecto se inspiró en dos experiencias que implican a la población local: ‘Abraza la tierra’ y ‘Collectif Ville-Campagne’, que trabaja en Francia desde hace más de 20 años. “A finales de 2016, tres asociaciones aragonesas decidimos diseñar el proyecto ‘Pueblos Vivos’ porque los territorios en los que trabajábamos no dejaban de perder población, pero observábamos que había gente de la ciudad interesada en trasladarse a vivir a un pueblo, y creíamos que podíamos contribuir de una manera decisiva actuando desde el ámbito local”, explican desde el Ceder Somontano. También querían dar la oportunidad de que la población local pudiera seguir en su pueblo.

‘Pueblos Vivos’ se desarrolló en una primera fase, entre 2017 y 2019, con tres socios; y en la segunda fase, hasta 2022, se han implicado siete asociaciones de desarrollo rural que trabajan en diez comarcas aragonesas. En la provincia de Huesca, al Ceder Somontano, que coordina el programa aragonés, se ha sumado Adecuara (Asociación para el Desarrollo Integral de la Cuna de Aragón), que trabaja en el Alto Gállego y la Jacetania. También colaboran las tres comarcas y distintos ayuntamientos que se han adherido al proyecto. Este se sufraga con una ayuda Leader 2014-2020, cofinanciada por el fondo europeo Feader y el Gobierno de Aragón.

En el Somontano, hay 19 ayuntamientos adheridos al proyecto, y colaboran entre 30 y 40 personas; en la Comarca de La Jacetania, participan la mayoría de los ayuntamientos y entre 20 y 25 personas colaboran en la red, que comparte con Alto Gállego, donde se está iniciando el programa y se van a programar talleres dinamizadores basados en la metodología del proyecto ‘Empenta Artieda’.

Jornada de nuevos pobladores realizada en el Somontano. Ahora, se han sumado al programa Alto Gállego y Jacetania.
Jornada de nuevos pobladores realizada en el Somontano. Ahora, se han sumado al programa Alto Gállego y Jacetania.
Ceder Somontano

Precisamente fue por el interés de Artieda, Mianos y Salvatierra por lo que Adecuara, según explica su presidente, Jesús Lacasta, se interesó por el proyecto. “Es un programa que ofrece la posibilidad que ahora mucha gente se plantea de irse a un pueblo y, además, se trabaja para mantener la población existente”, indica. En el Alto Gállego, se han sumado los municipios más pequeños como Caldearenas, Yebra de Basa, Yésero y Hoz de Jaca, según su presidenta, Lourdes Arruebo, que pone en valor este tipo de acciones. Por su parte, la presidenta de La Jacetania, Montse Castán, destaca la conectividad y la vivienda como los retos para atraer población y apuesta por que vengan con autoempleo.

Soluciones a la vivienda

Tanto los presidentes de los grupos de acción local como las presidentas comarcales resaltan los problemas de acceso a la vivienda en el medio rural. En este sentido, Castán destaca los programas de ayudas de la Diputación Provincial. “El mensaje de ‘El que vende acaba’ es nefasto”, apunta Altemir. Por ello, se está trabajando en aumentar la oferta de vivienda, especialmente en alquiler. En Jacetania, cuentan con las experiencias de Artieda y Ansó, que alquilan viviendas municipales y, en el segundo caso, incluso apoyan a los particulares a dar el paso. En Somontano, han subvencionado con ayudas Leader el acondicionamiento de viviendas municipales en 11 municipios. Ahora, la Comarca ha puesto en marcha el programa Somontano Alquila, una bolsa de alquiler de viviendas en los pueblos, con garantías para los propietarios, identificadas con la ayuda de los ayuntamientos y colaboradores de ‘Pueblos Vivos’.

El acceso a la vivienda es una preocupación para la que ya hay soluciones en marcha

Entre las actividades de sensibilización, en el Somontano se han realizado debates en los municipios adheridos; en el Alto Gállego se han organizado reuniones con los alcaldes que tienen los mayores problemas de población; y en la Jacetania, se han realizado visitas para afianzar la red de colaboradores. También ha tenido mucho éxito la obra teatral ‘Me voy p’al pueblo’, del colectivo To. En general, se ha creado un sistema de recogida de información sobre recursos (servicios sanitarios y educativos, conexión a internet, transportes...). Se puede consultar en www.pueblosvivosaragon.com. 

Etiquetas