Comarcas
Elena Uzcategui, de Quesos de Elena, es una de las últimas incorporaciones en el Vivero de Biescas.
Elena Uzcategui, de Quesos de Elena, es una de las últimas incorporaciones en el Vivero de Biescas.
Adecuera

Adecuara se constituyó en el año 2000 con el objetivo de “promover el desarrollo territorial: cultural, económico y social de las comarcas del Alto Gállego y Jacetania, con especial dedicación en el medio rural”. Una de las iniciativas que ha llevado a buen puerto ha sido el Centro de Emprendimiento para la Transformación Agroalimentaria, un espacio compartido de trabajo que cuenta con distintas salas u obradores para elaborar productos agroalimentarios, ubicadas en Biescas y en Jaca. Estos viveros de empresas suponen un gran impulso y apoyo para los productores de estos territorios en la puesta en marcha de sus negocios. Un total de 26 empresas han pasado por ellos en los seis años que llevan en funcionamiento.

En el Centro de Biescas está trabajando la Asociación Cultural Laina que elabora miel del Pirineo, Hidromiel Guerrero, y Gardeniers con su producción de miel ecológica. Y el pasado septiembre se incorporó Bodega y Viñedos Legado P. Gastón y Quesos de Elena que elabora quesos con leche de oveja.

Esther Rodríguez, de Hidromiel Guerrero, en el Vivero de Biescas.
Esther Rodríguez, de Hidromiel Guerrero, en el Vivero de Biescas.
Adecuera

Carlos Martínez, propietario de Bodega y Viñedos Legado P. Gastón, es un joven agricultor que cultiva cereal en Bescansa (Jaca). Para diversificar el negocio decidió plantar vides y este año ha realizado la primera vendimia. Dice que el vivero “es un apoyo importante, un lugar dónde empezar, hacer pruebas…, hasta que tengamos nuestra propia bodega que estamos construyendo en Bescansa”.

Hidromiel Guerrero produce tres variedades: Guerrero Dulce, Escudera semiseca e Idun manzana y miel. Por esta última han obtenido varios reconocimientos. Javier Guerrero y Esther Rodríguez comenzaron en julio de 2017 a producir esta bebida en Biescas, y para ellos este centro supuso poder materializar su proyecto, “sin el apoyo de Adecuara no hubiéramos podido empezar”. Cinco años después, siguen produciendo hidromiel y trabajan en nuevas recetas. Por este vivero han pasado Bodegas Bal Minuta, Pacharán Layan, A Redolada o Quesos Val de Broto, que siguen elaborando los productos en sus propias instalaciones.

En el Centro de Jaca está trabajando la empresa Ternera Valle de Aísa con despiece y platos preparados de vacuno; Rabona, que produce empanadas craft argentinas al estilo del Pirineo; Repostarte, que elabora repostería sin gluten y sin lactosa; Casa Tolosano, que produce embutido tradicional del Pirineo; y Gardeniers, que temporalmente embota piparras en vinagre. También por este centro han pasado iniciativas como Cabrito Val D’Oroel, Paté L’Ainsa y Croquetas de Oroel, que ahora trabajan en sus instalaciones. Hoy, en ambos viveros hay espacio para nuevas propuestas.

Jesús Lacasta, presidente de Adecuara, dice que este Centro de Emprendimiento cumple su objetivo de “impulsar y apoyar, de forma temporal, la creación de nuevas empresas y favorecer empresas locales ya constituidas que elaboran fuera del territorio”. Incide en que estos viveros de empresas despiertan gran interés entre grupos de acción local de otras comunidades autónomas. Prueba de ello, son las visitas que reciben a lo largo del año para obtener información de primera mano con la que poner en marcha proyectos similares en sus lugares de procedencia.

Etiquetas