PROMOCIÓN TURÍSTICA
 

El tren turístico de Huesca cruza un cementerio íbero y llega hasta las murallas

Más de 2.100 viajeros han disfrutado ya del ferrocarril azul de la Navidad que recorre la ciudad hasta el 6 de enero y que ofrece visitas guiadas llenas de curiosidades e historia local



BEGOÑA SIERRA
10/12/2019


HUESCA.- ¿Sabía usted que en la avenida Martínez de Velasco hubo un cementerio íbero, que la muralla de Huesca tuvo 99 torres de vigilancia en pie o que Santiago Ramón y Cajal realizó la primera fotografía documentada a color del castillo de Loarre?

Estas preguntas no forman parte de ningún trivial oscense, sino que son algunas de las muchas curiosidades que se pueden aprender durante las visitas guiadas que ofrece el Tren de la Navidad de Huesca, toda una atracción en la ciudad de la que han disfrutado ya más de 2.100 viajeros desde su puesta en marcha el pasado día 5.

El tren ofrece hasta el 6 de enero una ruta por la ciudad, con salida cada 30 minutos en horario de 11 a 14 horas y de 16 a 20:30, y también visitas guiadas muy instructivas. En ellas, parte de la historia de algunas calles de la capital altoaragonesa se sube a este simpático ferrocarril con 60 plazas y servicio de megafonía con salida desde la plaza de Navarra.

En este punto arranca este interesante recorrido de una media hora en el que grandes y pequeños pueden descubrir datos relevantes de la historia de Huesca al son del traqueteo de este ferrocarril azul que la Oficina de Turismo de Huesca ha incluido este año, como gran novedad, en la programación de Navidad para disfrute de los oscenses.

La ruta comienza por la calle Alcoraz, cuyo nombre procede de la famosa batalla acaecida en el año 1096 y en la que los ejércitos cristianos arrebataron la ciudad a los musulmanes. "A partir de allí, Huesca pasó a ser la capital de Aragón", comenta el guía de estas visitas mientras suena la campana del tren.

Los pasajeros, muy atentos, van tomando nota de este trayecto que a su paso por la avenida Martínez de Velasco recuerda que aquí se localizaron restos de un cementerio de la época íbera y romana, de hace unos 2.500 años. "Estas tumbas seguían el rito de la incineración hasta la llegada del cristianismo, con el que se empezó a inhumar a los muertos", explican en la visita guiada.

Tras pasar el antiguo edificio del Banco de España el tren atraviesa la avenida Juan XIII hasta llegar al Parque Miguel Servet, un espacio verde que se inició en el año 1928 a partir de los jardines de Lastanosa, un famoso noble del siglo XVII que tenía en estos terrenos un gran palacio con un laberinto vegetal y hasta con una laguna navegable.

A su paso por el instituto Ramón y Cajal, los viajeros del tren pueden conocer que este edificio fue fundado en el año 1845 siguiendo el plan de estudios de Isabel II, aunque funcionó como tal a partir del año 1951. La Biblioteca Pública, vista desde la plaza Luis Buñuel, es otro de los muchos edificios que destaca esta visita guiada que llega a continuación hasta la iglesia de las Miguelas para atravesar posteriormente la Ronda Montearagón desde donde pueden apreciarse las murallas de Huesca. Esta fortaleza, que llegó a tener hasta 99 torreones y de la que se conserva una de su entradas, la Porteta, acompaña a los viajeros que tras atravesar la avenida Ramón y Cajal llegan hasta la avenida de los Danzantes, la calle Teruel y la de Zaragoza para recalar de nuevo a la plaza de Navarra. Las próximas visitas guiadas en el tren de la Navidad tendrán lugar los días 14 y 15 de diciembre, a las 16:30 horas. Los días 26, 27, 28, 29 y 30 de diciembre y 2, 3 y 4 de enero están programadas a las 12:30 y a las 16:30 horas. Y el 5 de enero será a las 12:30 horas.



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS